suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿POR QUÉ LA CÚPULA DIRECTIVA ES RETICENTE A COMUNICAR LOS CAMBIOS EN SUS ORGANIZACIONES?

Foto propiedad de Juan Martínez de Salinas En más de una ocasión ya he abordado este tema de la escasa comunicación en las organizaciones. Hoy quiero comenzar este post abordando un caso y exponiendo mis conclusiones al respecto.

Hace unos días quede con una buena amiga que reside fuera de Zaragoza. Tras ponernos al día de nuestras vidas personales, llego el momento de charlar de las profesionales.

Ella trabaja en un grupo internacional y lleva más de 10 años en esa compañía. Ha pasado por diversas etapas, aunque ahora a priori estaba tranquila. Hace no mucho el director general le citó a una charla informal y le comento que tenia nuevos planes para ella. Eso sí, le dijo que lo descubriría en una reunión del equipo directivo a la que sería citada. Por supuesto, no le dieron ninguna pista. Ella, inquieta, pregunto a su jefe directo y a otros compañeros. La rumorología se había extendido y se oían rumores de fusión, cambios entre muchas otras cosas. Todo eran percepciones inseguras porque para desvelarse los cambios quedaban más de un mes. El tema es que la espera para mi amiga y para el resto está siendo una tortura porque su cabeza no para de dar vueltas, imaginando lo bueno o malo que pueden ser esos cambios para sus vidas profesionales.

Este caso está muy resumido, sin embargo, este tipo de situaciones no son un caso aislado… y en mayor o menor medida, son más habituales de lo que sería deseable. La comunicación de cambios, en muchos casos, las personas que dirigen las organizaciones no pueden hacerla peor. Siempre tengo la sensación de que usan la táctica de tirar la piedra y esconder la mano. Es decir, comentan por encima que se producirán cambios en un puesto o que tienen cambios previstos para uno para continuar diciendo que ya los comunicarán más adelante… por lo que toca esperar.

Esto es una faena muy gorda que es evitable. Es mejor no decir nada y esperar al momento en que se pueda contar toda la información que afecta a esa persona de la organización. Este tipo de actuaciones hacen que la rumorología comience a construir, inventar, interpretar y aseverar suposiciones, invenciones, maldades, etc. Más que nada porque fulanito dirá que ha escuchado tal, Menganito comentará que está seguro que los cambios serán X… y Pepito rematará diciendo que tú estarás en los cambios porque vio movimientos extraños. Vamos que la maquina del café de las compañías se convierte en el centro de inteligencia de los dimes y diretes de lo que se supone que ocurrirá. Esto hace que el rendimiento del trabajo de esas personas baje considerablemente.

La rumorología es (o debería ser) un punto a evitar por la cúpula directiva y es responsabilidad de ella el intentar no crear fantasmas y que la plantilla trabaje enfocada. Tienen que evitar alimentar los rumores. Da mucha rabia que al final se entera todo el mundo de los cambios antes que los interesados.

Todo discurso de dirección suele mencionar cuan valiosas son las personas para las organizaciones pero… ¿realmente las empresas lo demuestran en el día a día?

Algunos jefes no se dan cuenta (quiero creer) que el lanzar noticias como que tienen planes para ti sin especificar si estiman que son buenos o malos, hacen daño. Porque no olvidemos que el ser humano suele tender a lo peor por lo que pueda venir y en caso de que luego los cambios sean mejores de lo esperado uno se queda aliviado. Sin embargo, los días hasta tener la información son nefastos para la persona afectada y para su entorno cercano.

Algunos responsables piensan que es mejor no informar a las personas de los cambios y es una forma de pensar respetable. Sin embargo, en este caso se debe guardar silencio hasta el momento elegido para realizar la comunicación.

Personalmente, soy de la opinión de que las personas agradecen que se les trate con humanidad y esto significa sincerarse con ellos contándoles los planes que tienen previstos para ellos y que las personas afectadas de forma cercana les puedan comunicar qué les parece antes de que se realice el anuncio oficial. Porque a veces es mucho riesgo que se enteren las personas afectadas de los planes previstos para ellos en el momento del anuncio oficial.

El comunicar las cosas con antelación ayuda a que esos cambios se vivan con más normalidad dentro de las organizaciones y evitar la desmoralización y desmotivación de los trabajadores. Las empresas son entes vivos y fluyen en todo momento.

Porque cuando la información no se hace oficial pero si oficiosa se debe exigir silencio a los que conocen la información. Sin embargo, se producen situaciones del tipo: “Te lo cuento a ti y no se lo cuentes a nadie”, “¿sabes de lo que me he enterado?”, “no me gusta hablar pero, dentro de poco se van a producir cambios bomba…” y podría seguir con frases tipo. A las personas en las empresas les quema la información que afecta a otros y les da morbo el poder difundir noticias sonda sobre ellos. Esto es evitable con planificación, criterio y poniéndonos en el lugar de los demás. Si en una organización existe una buena política comunicativa que se aplica las cosas funcionan mejor. Si las personas tienen la información que necesitan no se da pie a especular sobre lo que uno cree que puede ocurrir y el trabajo se realiza más enfocado.

La comunicación en las empresas las personas que las dirigen la hacen muy complicada. Con todas las personas que hablo me comentan que existen grandes problemas de comunicación en sus organizaciones. Uno muy común es que a veces las personas con responsabilidad no hacen descender la información. Aquí la culpa es de los que permiten que eso ocurra y no toman medidas. Creo que se debe de comenzar a permitir tolerancia cero a la mala comunicación premeditada en las compañías.

Está claro que este tipo de problemas de comunicación de una forma teórica son muy fáciles de solucionar pero en la práctica es mucho más complicado de resolver.

¿Por qué la cúpula directiva es reticente a comunicar los cambios en sus organizaciones? ¿Qué opinión os merece el hecho de que se transmita la información con cuentagotas? ¿Es aceptable hacer sufrir a los trabajadores de una compañía con este tipo de actuaciones?

  1. Muchas gracias por este post. Es bastante representativo de lo que ocurre normalmente en las empresas. Aquí se mezcla el tema de la confidencialidad con la resistencia a la alta dirección a ofrecer confianza a sus empleados. En cualquier caso depende de cada empresa. Un saludo.

  2. Hola Iberlegis Abogados,

    Gracias por pasaros y participar en mi blog.

    Por supuesto, este tema depende de la política comunicativa de cada organización. Y la resistencia al cambio no ayuda.

    Saludos,

    Juan

  3. Rolando Lopez dice:

    gracias Juan Martinez

    Te felicito por este tema en tu blog.

    sabes a parte de que tenemos mala comunicacion los valores o valoraciones de la experiencias del papasado con que interpretamos lo dicho profundiza mas los conflictos dentro de las empresas y las desmotivaciones dentro del rendimiento del personal

    que dios te bendiga

    Rolando Lopez

  4. Gracias por participar en mi blog Rolando. Saludos. Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *