suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿CUÁL HA SIDO VUESTRO ÚLTIMO FRACASO?

Foto propiedad Juan Martínez de Salinas MurilloEl tema del FRACASO no es la primera vez que lo toco. De siempre y más ahora fracasar no está de moda y mucho menos en España. Parece que todo el mundo exitoso ha conseguido las cosas a la primera, sin ningún fracaso ni negativa a sus espaldas. El fracaso es visto como algo negativo… y la gente suele tapar, omitir o hacer desaparecer sus errores como si nunca hubiesen estado ahí.

Partamos de la base de que solamente fracasa aquel que intenta realmente hacer cosas, mejorar, cambiar y evolucionar. Está claro que no siempre alcanzaremos el éxito, sin embargo, el aprendizaje es enorme y nos ayuda a ser más fuertes. El fracasar también ayuda a saber qué personas están ahí con nosotros de manera incondicional y que otras se mueven solo por el puro interés.

Todos hemos suspendido algún examen, nos han rechazado en algún proceso de selección, algún proyecto al que hemos dedicado mucho tiempo no ha salido, nos han apartado de un grupo de personas, entre otras experiencias de fracaso. Esto no significa en absoluto que no valgamos. Lo que sí demuestra es la imposibilidad de conseguir todo cuando nos guste. También existen factores más subjetivos… gustarle a todo el mundo es imposible. Cada uno de nosotros tenemos que buscar nuestro lugar.

Creo que tenemos que decir más a menudo lo siguiente “yo he fracasado en más de una ocasión y os puedo asegurar que sigo siendo igual de válido.” La clave está en aprender y ver en qué has podido fallar si es que algo dependía de ti y si no asumir que los aspectos no controlables siempre pueden jugar a favor o en contra.

Yo he aprendido de los fracasos que no debo rendirme y que tengo que seguir adelante con más fuerza. En algunas ocasiones asumo que no he dedicado todo el tiempo necesario para alcanzar el objetivo, algo que se solventa invirtiendo más tiempo la próxima vez. Otras veces he asumido que determinado trabajo que he presentado no ha gustado y eso no quiere decir que sea malo, simplemente que se depende de la opinión de las personas que te valoran, donde entra las motivaciones personales para evaluar algo. A veces, llegas al final en un proceso de selección con otros candidatos igual de válidos que tú y se decantan por otro perfil por pequeños aspectos o por la intuición del que decide. Esto da rabia, sin embargo, no significa que no seáis válidos, aunque en un primer momento lo penséis. El esfuerzo en muchas ocasiones no se ve recompensando y nos tocará empezar de cero.  Lo que vas aprendiendo en la vida es que las cosas al final se consiguen pero no siempre cuando nosotros quisiéramos.

Echo de menos que se celebren congresos sobre el fracaso y que personas exitosas (o no) nos cuenten sus fracasos, errores, cómo los afrontaron, qué aprendieron y cómo salieron de ellos. Qué duda cabe que a nadie nos gusta fracasar o que nos digan no, sin embargo, a todos nos ocurre y callándonos no hacemos nada, debemos hablar sobre ellos y asumirlos. Tampoco será extraño que cuando hablemos de nuestros fracasos haya personas que estén ahí para intentar que nos hundamos. De todo se sale y lo que nunca os podrán quitar serán vuestra motivación, el creer en vosotros y vuestra fuerza interior. El fracaso no está reñido con seguir soñando por intentar nuestros sueños, conseguir nuestros proyectos y mejorar a nivel profesional.

Igualmente, nos encontraremos con aquellos que han fracasado o que no han conseguido sus planes y echen siempre la culpa a los demás, nunca de ellos. Todos, en más de una ocasión, hemos fracasado por no medirnos bien las fuerzas, por no prepararnos bien, por improvisar, por dejarlo todo para última hora, por no estar convencidos o por mil causas más. La cuestión es asumirlo, ser consciente de ese fracaso y, en caso de querer volverlo a intentar, tocará un enfoque diferente y otras formas de intentar hacerlo.

Me gustaría que os respondieseis a las siguientes preguntas: ¿Cuál ha sido vuestro último fracaso? ¿Por qué creéis que ha ocurrido? ¿Qué ha fallado por vuestra parte? ¿Cómo lo podéis reformular? ¿Qué habéis aprendido? ¿A cuántas personas le habéis contado vuestro fracaso? Este tipo de preguntas son necesarias para asumir y afrontar vuestros errores porque ninguno somos perfectos.

Luego por otro lado a veces determinados fracasos pueden convertirse en éxitos de las formas más inesperadas. Personalmente, en más de una ocasión, he recibido negativas a proyectos propuestas que después han conseguido que surjan otros sin que uno lo espere. También algunos éxitos no son tan grandes como parecen.

Lo que cada vez tengo más claro es que conseguir el éxito conlleva esfuerzo, enfoque, paciencia, motivación, ignorar lo que nos dicen los demás y ser flexibles. Muchas veces es cuestión de saber replantearnos nuestras metas y de priorizar. No se puede conseguir todo a la vez. Habrá que decidir, porque todo a la vez no se puede alcanzar, estableciendo nuestro calendario anual de prioridades y tener clara la prioridad. Esto hará que evitemos que nos frustremos en más de una ocasión.

  1. Excelente articulo. A mi entender un fracaso es una gran escuela, un poco cara eso si, y cierto es que se procura esconder, cosa que hasta cierto punto es logico, a alguien le gusta sentirse un fracasado?, no nos engañemos tampoco es un orgullo pero tampoco deberia ser un estigma y sin duda lo es, y no lo digo porque yo este dentro de esos “fracasados” si no que formo parte de los estigmatizados. Y si quieres saber por qué fallé. ..muy sencillo. Por osado, y por haber trabajado mucho sin un rumbo fijo y por no tener la formación necesaria. Ahora estoy adquiriendo dicha información y a por la próxima Y más animado si cabe ya que estoy constatando que sabiendo lo que ahora se, dudo (por no decir que estoy seguro) de que hubiera funcionado, prro para mi esa es una de las lecciones aprendidas entre otras tantas. En fin espero regresar a este post en un tiempo y poder decir que conseguí poner a flote y viento en popa a mi nuevo barco.
    un saludo
    carlos

  2. Hola Carlos,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Esta claro que a nadie le gusta fracasar, sin embargo, es parte del aprendizaje de vida de todos en algún momento de nuestra vida personal o profesional. La clave aprender la lección para que no vuelva a ocurrir en aquellos aspectos que dependan de uno.

    Lo peor de nuestro país es la estigmatización a la que se somete al que fracasa porque se asocia directamente a que no vale, no tiene talento, no sirve para eso o múltiples mensajes de ese estilo. Vamos que en vez de ayudar te hunden aun más. Lo mejor es pasar de lo que la gente dice por difícil que sea.

    La clave centrarte en mejorar tu y siguiendo adelante para que tu nuevo barco navegue con éxito. Estoy seguro que te ira bien porque estas en el camino y la actitud es la necesaria para triunfar.

    Saludos,

    Juan

  3. Raquel Ruiz dice:

    Hola Juan,

    Qué tal?. Espero que muy bien.

    Bien, respecto al fracaso, creo es un atributo humano, y que como dices todos/as, alguna vez en nuestra vida, mejor dicho, varias veces en nuestra vida, en un proyecto, actividad o incluso en algún aspecto, fracasamos.

    Es curioso, porque tengo entendido que en otros países como en EE UU, se tiene muy presente socialmente, la figura del “perdedor”, aunque por otro lado, a los jóvenes emprendedores se les pregunta en entrevista de trabajo o en ámbitos relacionados , ¿cuantos negocios o empresas has montado y cerrado posteriormente?, poniendo en valor este hecho.

    Mi caso personal, uno de mis fracasos, es haber invertido 3.5 años en una carrera para prácticamente poco, en el sentido que no la acabé y en los últimos meses, la dosis de cansancio, frustración, desorientación y sentimiento de fracaso e inutilidad fueron bastante altas.

    Afortunadamente, con mucha paciencia, esfuerzo, dedicación, confianza en mí misma (a pesar de algunos mensajes externos negativos, ya sean voluntarios o no), y siempre, como dice el psicólogo, Bernabé Tierno, “la mente siempre con perspectivas positivas a pesar de las circunstancias de la vida…”, me he recuperado, he vuelto a confiar en mí misma y posteriormente he tenido algunos éxitos (grandes y pequeños para mí ), aprendiendo de ese fracaso y de otros, para el resto de mi vida y de mi experiencia personal/profesional.

    Este psicólogo y pedagogo, ha ayudado a miles de estudiantes, que se sentían fracasados y reconocía a su vez, que él también había tenido fracasos y dificultades, pero que siempre había conseguido salir a flote con estas dos ideas:

    -“Sólo se fracasa si estamos derrotados, si nos consideramos fracasados”( y él jamás consintió sentirse así)

    – “El tesón, el coraje, la sabiduría que le transmitió siempre la vida de Abraham Lincoln, sabiendo que hay que pagar un alto precio por el éxito, que nadie regala nada, que todo depende del propio esfuerzo y de la inteligencia, de no cesar de” AFILAR EL HACHA DE LA VOLUNTAD”, de las propias aptitudes y , como ya he dicho, la mente siempre con perspectivas positivas sean cuales fueran las circunstancias de la vida”.

    Muchas gracias.

    Saludos.

    Raquel Ruiz

  4. Hola Raquel,

    Gracias por participar en mi blog una vez más.

    Efectivamente, en muchos países anglosajones se valora muy positivamente el fracaso como parte del aprendizaje de vida necesario para triunfar posteriormente.

    A nadie nos gusta fracasar, sin embargo, todos lo hacemos bastantes veces a lo largo de nuestra vida. La cuestión es cómo encajamos esos batacazos y las acciones posteriores que acometemos. Es cuestión de actitud y de aprendizaje. A pesar de no obtener el resultado esperado debemos reponernos y seguir adelante. La clave detectar que fallo y aprender la lección para el futuro. Fracasar es parte de la vida y debe de educarse para que las personas lo vivan con normalidad. Queda mucho por hacer al respecto.

    Saludos,

    Juan

  5. Raquel Ruiz dice:

    Hola Juan,

    Sí, estoy totalmente de acuerdo, el fracaso debe tomarse con mucha más normalidad y asumirse como parte de nuestra vida, en el día a día, y de nuestra evolución, ya desde la infancia.

    Si queda mucho por hacer y mejorar…

    Gracias.

    Buena semana y buen programa el martes!.

    Saludos.

    Raquel Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *