suscribete: Posts | Comentarios | Email

EN TU ENTORNO LABORAL… ¿TIENES ESTE PERSONAJE?

IMG-20110608-00016Las personas tendemos a imitar las conductas de los demás porque es una forma de aprendizaje que existe de siempre. También a las personas nos gustaría conseguir los éxitos de los demás, sin embargo, nos olvidamos que para eso tenemos que esforzarnos igual o más que ellos.

En la sociedad actual determinadas personas tienen envidia buena de las cosas estupendas que les ocurren a las personas de sus entornos porque se lo han  currado desde hace tiempo y al final el esfuerzo tiene sus resultados. Sin  embargo, también tenemos a muchas personas que tienen envidia negativa y solamente piensan que lo que obtienen los demás es de casualidad y que deberían haberlo alcanzado ellos. Aunque olvidan preguntarse ¿qué hacen esas personas para lograrlo? Para empezar hacen más que dicen y no se quejan por todo sino que desde la acción intentan poner remedio para alcanzar lo que estiman que les corresponde.

Este post, por si no lo habíais averiguado todavía, está dedicado a los envidiosos, criticones y desalmados que no dudan en despellejar a aquel que va progresando en sus entornos laborales. Estas personas siempre están quejándose de todo, todos los demás han conseguido las cosas por suerte y enchufe, los únicos que hacen bien su trabajo son ellos. Además estas personas solamente ponen buena cara cuando están los responsables delante y después ya vuelven a su estado natural. Si les pides ayuda, mal porque “¡fíjate tú!” y si no cuentas con ellos, también mal porque ellos quieren estar ahí pero parece que para no hacer nada. Sus mayores propuestas son criticar lo que proponen o hacen los demás.

Cuando se topan con personas que les gusta su trabajo, que tienen ideas y que consiguen algunos logros, no dudan en lanzarse contra ellos. Eso sí, como son cobardes se dedican a criticar y malmeter a sus espaldas para intentar hacer daño sembrando la duda. En vez de criticar, se podrían preocupar en saber qué hace esa persona para alcanzar esas metas o el tiempo que le dedica para llegar a ello. A veces uno solamente ve lo bonito pero no el esfuerzo, trabajo y fracasos qué pueden existir detrás para llegar a dónde esta. Todas las personas que les dedican tiempo a algo saben lo que es luchar y quedarse a las puertas, sin embargo, se replantean todo para volver a intentarlo tras analizar qué pudo fallar.

Los envidiosos intentar hacer mella en esas personas. Son fácilmente reconocibles, pues están en corrillos haciendo todo, menos trabajar… Son los que más derechos tienen, porque han dedicado mucho tiempo a estudiarse todos los puntos… eso sí, las obligaciones, entre ellas, las de trabajar, parece que es una sección que se leyeron sin prestar mucha atención…

Críticas va a ver… qué duda cabe, pero cuando os critiquen en exceso por lo que hacéis o conseguís es que vais por buen camino. No merece la pena que dediquéis un solo minuto a estas personas. Ni que les paguéis con la misma moneda, sin embargo, lo mejor es que les paguéis con la ignorancia más absoluta. Estas personas van de inteligentes y en el fondo te demuestran que no lo son porque se dedican a criticar a todos en cualquier lugar y delante de cualquiera sin pararse a pensar que quizás algunos de ellos puedan conocer al sujeto al que se dirigen sus “flechas venenosas”.

Cada uno sabe lo que ha tenido que luchar por llegar a conseguir lo que tiene o el tiempo que invierte para llegar a donde está y eso no tiene que demostrárselo a nadie y menos, a las personas que aprovechan cualquier momento para criticarle. Estas personas no dudan en poner una buena cara cuando se encuentran con los criticados porque en el fondo no se atreven a decir lo que piensan ya que saben que no tienen motivos.

Estas personas envidiosas lo que tienen que hacer es preocuparse menos de los demás y más de ellos mismos. A veces cuando uno critica a todos y todo el problema lo tiene uno mismo porque, siendo realista, el mundo es imposible que esté contra uno. También han de ponerse en el lugar de los criticados y que piensen cómo les sentaría que todos los logros obtenidos fueran por suerte, morro, enchufe o casualidad divina. Por ultimo iría bien que se preguntaran qué podrían hacer para conseguir las cosas o logros de las personas criticadas.

Siempre digo que en este mundo hay que dejar de ser espectador para ser protagonista… así que habrá que empezar por hacer más y decir menos. La gente tiende a meterse en la vida de los demás y normalmente de las personas que van a su ritmo sin prisa pero sin pausa y si alardear de sus logros.

En tu entorno laboral… ¿tienes este personaje? ¿Añadirías alguna cualidad adicional?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *