suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿CUÁNTOS RESPONSABLES SON LOS PRIMEROS EN HACER LO CORRECTO?

Constantemente se está hablando sobre las competencias que debe tener un líder. Pero no sólo eso, sino que además, se dan pautas y sugerencias teóricas sobre cómo hacerlo. Pero de ahí, no se avanza. El paso de la teoría a la práctica es el paso que más cuesta dar.

Todas las personas que en la actualidad son jefes han sido en alguna ocasión trabajadores de base y han tenido sus respectivos superiores. Esto significa que saben perfectamente lo correcto e incorrecto para gestionar un equipo y lo difícil que es ponerlo en práctica. Sin embargo, el querer es poder. Debemos asumir que el dirigir personas no es fácil y a veces se deben tomar decisiones impopulares.

La clave para empezar con un buen pie a la hora de dirigir equipos es ser uno más del grupo, es decir, saber hacer de todo, para comprender los procesos y funciones de cada persona del equipo y poder presentar propuestas de mejora desde el conocimiento. Muchas veces, algunos responsables cambian los procesos de trabajo de su equipo sin conocerlos ni contar con las personas que los suelen hacer y esto suele suponer desastre total.

Por otro lado, otro tema clave es que la comunicación con las personas del equipo debe ser fluida y habitual. Esto supone estar disponible para que cualquiera pueda acudir y se le puede decir al jefe lo que uno opina de las cuestiones a resolver o mejorar del departamento. Lo importante es que se hagan las cosas lo mejor posible con independencia de quien parta la idea adecuada. Un responsable también se equivoca y no pasa nada por reconocerlo. Esto siempre se critica cuando uno ha tenido jefes y después pocas personas lo hacen cuando ocupan puestos de responsabilidad. Se tienden a imitar los malos ejemplos y debemos asumir que porque sea algo extendido no quiere decir que sea lo correcto. A veces hacer lo correcto supone esfuerzos y cambiar hábitos corporativos de la jerarquía superior que os pueden generar problemas de concepto. Sin embargo ser líder supone dar ese tipo de pasos hacia adelante.

Todos los jefes dicen que sus personas son lo principal, sin embargo, esto no vale con decirlo sino que se debe demostrar en el día a día con hechos y no con palabras. Las personas quieren que sus jefes les escuchen, les comprendan y al menos intenten ayudarles cuando lo precisen aunque a veces las decisiones no dependan de ellos. Uno quiere a sus jefes para lo bueno pero también para lo malo. Un responsable también necesitara ayuda de su equipo por lo que esa comprensión y apoyo debe ser mutuo.

Muchos responsables se emperran en que los procedimientos y procesos estén en manuales, sin embargo, esto no vale para nada si esos procedimientos no están sistematizados e introducidos de forma real en las organizaciones. Para que esto ocurra los primeros que deben cumplir esos procesos y procedimientos son los responsables corporativos para que cunda el ejemplo. Las personas tendemos a hacer las cosas por imitación de lo que vemos a nuestro alrededor. En las organizaciones que cada uno hace lo que quiere solamente cabe preguntarse ¿Cuántos responsables son los primeros en hacer lo correcto? Está comprobado que en las compañías donde se cumplen los procesos, el 100% de los jefes son los primeros en cumplirlo intentando aplicar solamente excepciones objetivas.

Algunos jefes se piensan que simplemente están para mandar y que las personas de su equipo son los que resuelven. Cuando un buen líder es el que da las directrices y da libertad de decisión a las personas de su equipo, asume la responsabilidad en caso de que las cosas no salgan como se esperaba, porque la delegación supone eso.

Cuando se dirigen equipos, se debe asumir que es imposible acertar porque a veces las cosas se hacen mal y otras, peor. A veces ver la película como espectador es muy fácil y no olvidemos que la crítica es un recurso muy común. Otras veces, cuando uno forma parte de un equipo debe, no solo quejarse sino proponer cambios que ayuden a mejorar el funcionamiento del mismo. Las personas de los equipos no podemos esperar a que nos den todo mascado.

También se debe lanzar una flecha a favor de los jefes que lo intentan y plantearnos la pregunta de qué haríamos nosotros en el pellejo de nuestros responsables, qué cosas haríamos diferente y por qué o qué nos gustaría recibir de las personas que conforman nuestro equipo, por ejemplo.

Las personas que conformamos equipos de trabajo también debemos dar facilidades a nuestros responsables porque a veces uno debe preguntarse si se está alguna vez contento con algo que hace nuestro responsable. Nadie es perfecto pero está claro que todo es imposible que lo haga mal.

A veces, uno dice que el listón está tan bajo que es imposible hacerlo pero, sin embargo, está comprobado que siempre es posible hacer bueno al que se pensaba que lo hacía mal.

Como suelo hacer para finalizar un post, me gustaría plantear varias preguntas ¿Por qué pensáis que es tan difícil poner en práctica estas cuestiones en las personas que ocupan cargos de responsabilidad? Cuéntanos qué sería lo primero que haríais en caso de ser jefe.  ¿Cuál es el mejor y peor jefe que habéis tenido y por qué?

  1. Antonio Fernández dice:

    Hola Juan.
    Lamentablemente en algunas empresas los jefes han promocionado a ese puesto porque son los que más conocimientos tienen sobre la actividad de la empresa o porque son los que más tiempo llevaban en ella. Esto último resulta habitual en los equipos con mucha rotación. Por lo tanto, en ocasiones no tienen habilidades directivas de ningún tipo.
    Esto enlaza con la pregunta que formulas al final del post: mi peor jefe era uno que llegó a jefe porque “le tocaba”. Era un desastre trabajando y dirigiendo, bebía durante el turno de noche y quedaba incapacitado, etc… Al final lo bajaron de categoría pero no se le pudo despedir porque venía recomendado. Por suerte creo que al final logró dejar la bebida y hasta el tabaco.
    Saludos cordiales
    Antonio fernández

  2. Hola Antonio,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Efectivamente, algunas personas ocupan puestos de jefes o responsables por las circunstancias debido a que no había nadie más. Otras veces la cúpula pone a personas cercanas que ejecutan sus decisiones sin importar la valía y el talento. Estas empresas con ese tipo de jefes son mediocres y nunca destacaran a nivel empresarial como grupo potente por sus personas.

    Yo conozco empresas que tenían una buena proyección y por tener en los puestos de responsabilidad a personas poco cualificadas, sin visión y con nulas competencias profesionales la han llevado a la desaparición.

    Saludos,

    Juan

Trackbacks/Pingbacks

  1. Personas, ¿activo más valioso de una empresa? | Blog de Alfonso Romay - [...] veces se pierde la dimensión humana de las organizaciones. Los directivos y mandos están tan enfrascados en conseguir el…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *