suscribete: Posts | Comentarios | Email

PERDER EL TIEMPO EN LAS REDES SOCIALES

Hace unas semanas leí un interesante artículo en la versión digital de El País titulado “Insumisión en las redes sociales”  cuya lectura recomiendo. Así que hoy, abordaré este tema, dando mi opinión.

Antes de nada, me gustaría aclarar que soy de la opinión de que se puede vivir sin las redes sociales. No dejan de ser un medio más de comunicación y relación. Pienso igualmente que todo uso en exceso de las mismas, como ocurre con otras cosas, es negativo, sin embargo, las posturas del negro o blanco no suelen ser buenas porque el término medio no suele ser una mala opción.

Lo que también tenemos que tener claro es que las redes sociales por si solas no hacen perder el tiempo, es decir, dependerá del uso que de ellas hagamos lo que lo determine.

Las redes sociales solamente se vinculan al ocio, sin embargo, se pueden usar también para estar informado de bastantes materias y para la faceta profesional o laboral. Dependerá del enfoque que le demos. También uno debe tener claro el fin y el objetivo de estar en estas redes para no perderse en su maraña de posibilidades. Es importante por ello marcarse tiempos que dedicar a las redes sociales al día o a la semana para evitar convertirse un verdadero ladrón de tiempo.

Tampoco podemos criticar las redes sociales sino las hemos usado y basar nuestra postura solamente en las opiniones de otros que siempre suelen estar sesgadas y son subjetivas, dependiendo de sus experiencias personales. Por ello, para tener una opinión formada lo mejor es probarlas.

No podemos negar tampoco que las personas se mueven por modas en función de que lo que usen y hagan los demás. Solamente tenemos que ver el porcentaje de cuentas abandonadas que existen en estas redes sociales, es decir, cuentas abiertas sin actividad. Mucha gente se da de alta porque los demás están ahí y parece que para estar a la última tenemos que estar nosotros también. Las personas siempre tendemos a compararnos e imitar a los que creemos que marcan tendencia.

Tenemos que asumir que una persona puede ser tecnológicamente avanzada sin usar las redes sociales. Algunas personas asocian la tecnología a herramientas de trabajo, de información y de colaboración pero no de relación y comunicación directa.

Las redes sociales pueden ser un canal de comunicación que nos ahorren tiempo y que nos permitan estar en contacto con las personas de nuestro interés. Siempre y cuando las queramos usar para eso. Al ser plataformas sociales no dejan de ser similares a las comunidades de vecinos, los pueblos, las reuniones de antiguos compañeros de clase, etc.; donde se “cotillea”, “marujea” e incluso,  crítica al resto entre otras muchas cosas porque, al fin y al cabo, las personas se suelen mover en estos ámbitos y las redes sociales no son más que un vivo reflejo de la sociedad que las usa.  

Personalmente, utilizo las redes sociales de forma habitual y como ya he dicho,  son prescindibles con independencia de que puedan aportar algo. La información a la que uno accede en tiempo real podríamos conseguirla o no más tarde por otros medios. Las redes sociales nos permiten acceder a información y a persona de forma global que de otra forma no lo conseguiríamos de una forma tan fácil o rápida.

Las redes sociales son un medio más de relacionarnos con los demás y por supuesto nunca deben sustituir al trato directo y real con las personas. Son un complemento que ayuda a poder mantener relaciones con otras personas que tenemos en la lejanía y que no nos cuesta dinero estar en contacto.

Lo que está claro es que las cosas de verdad se materializan en persona, con independencia de que el primer contacto se pudiese hacer por la red.

No podemos negar por otro lado que si no se controla el uso que se hace de las redes sociales puede llegar a convertirse en adicción que nos traiga problemas. Es por esto que debemos tener cuidado el traspasar esa barrera. El relacionarnos solo a través de esos medios nos puede aislar y hacer dependientes de esas herramientas.

Las redes sociales también son una forma de entretenimiento para relacionarnos y hablar con personas que conozcamos o no sobre temas triviales o aficiones comunes como se podría hacer en un bar y no por ello es peor o mejor. Cada uno decide a que dedica su tiempo y en que quiere perderlo. Igual de pérdida de tiempo es estar 3 horas viendo la televisión que conectado a las redes sociales o jugando a la videoconsola. Normalmente solamente consideramos que es perder el tiempo a lo que hacen los demás.

En que invertir nuestro tiempo es una opción más de nuestra vida en la que podemos permitir que los demás opinen o no.

¿Cuánto tiempo dedicáis a las redes sociales? ¿Cuántos perfiles tenéis en internet abandonados? ¿A que llamáis vosotros perder el tiempo? ¿A qué dedicáis el 80% del tiempo en las redes sociales?

  1. En lo personal hay veces que quisiera desconectarme por completo de las redes sociales, pues sucede igual que cuando no tienes ganas de ir a alguna reunión social; sin embargo, estoy tan involucrado en ellas que me parece algo cercano a lo muy muy difícil.

    Tengo varios blogs y cada uno de ellos dispone de sus página en Facebook, perfil de Twitter y de G+, y el hecho de abandonarlas un tiempo significaría estar echando por la borda parte del trabajo que me ha costado comenzar a levantarlos.

    Es verdad que manejo servicios que automatizan procesos, pero no suelo abusar de ellos y solo cuando es realmente necesario los dejo funcionando. Muy seguido mis estudiantes me dicen que soy adicto al Facebook, y cuando les explico que es por cuestiones de trabajo no lo entienden.

    Muy buena entrada 😉

  2. Hola Olmo,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Efectivamente, a mí tampoco me gusta abusar de las automatizaciones y se deben usar solo en momentos puntuales de verdadera necesidad.

    A veces cuesta comprender un uso excesivo a nivel profesional de estas herramientas porque aun no es algo generalizado.

    Saludos,

    Juan

  3. Alicia Perea dice:

    Nos encontramos ante la sociedad de la cultura 2.0, inevitablemente, antes o después, vamos rindiéndonos a las nuevas tecnologías y redes sociales…adaptarse o morir. Por supuesto que podemos vivir sin ellas, pero no podemos negar que ya forman parte de nuestro mundo, y son de gran ayuda en muchas ocasiones. Desde las empresas, centros educativos, emprendedores, etc, la comunicación a través de las redes sociales ha supuesto un gran impulso para todos ellos, facilitando un canal de comunicación y herramienta de trabajo vitales.
    Creo que el uso de las mismas va acorde con la edad y las inquietudes de cada persona. Como todo, tiene su lado positivo y negativo, de nosotros depende sacar el mayor provecho de ello. Sin olvidar, que los medios tradicionales son tan importantes como las nuevas tecnologías.

  4. Hola Alicia,

    Gracias por participar en mi blog.

    Efectivamente, las redes facilitan el proceso y son herramientas complementarias a las tradicionales y nos ahorran mucho tiempo con el enfoque adecuado.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *