suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿QUÉ OS IMPIDE SACAR AL LÍDER QUE LLEVÁIS DENTRO?

El hablar de liderazgo siempre está de moda, sin embargo, siempre asociamos el liderazgo hacia un grupo de personas, es decir, la capacidad que tiene una persona de influenciar, guiar, indicar, ayudar, rectificar, etc. a otros, sean subordinados o no y con independencia de que sea del ámbito laboral. Sin embargo, no podemos olvidar que para poder liderar a otros, primero debemos ser capaces de liderarnos a nosotros mismos que no siempre es fácil.

Por supuesto, el saber liderarnos a nosotros mismos no supone que no tengamos dudas y que no necesitemos ayuda en más de un momento, sin embargo, la diferencia estará en saber pedir la ayuda o asistencia de otros cuando la precisemos. Por ello, es fundamental dedicar tiempo a conocernos, escucharnos y analizar el porqué de nuestros comportamientos. A veces, muchas personas tienen miedos que arrastran con el paso del tiempo y nos los superan porque no investigan de dónde vienen ni buscan soluciones para ponerles freno. Los miedos suponen no asumir la realidad de las cosas y dejar de verlas con subjetividad.

Tenemos que saber liderar nuestro propio proyecto profesional en la vida que estamos viviendo, es decir, no podemos pretender que otros tomen las decisiones por nosotros. Podemos pedir consejo a otras personas, sin embargo, debemos decidir lo que creamos que es mejor para nosotros, con independencia de que en más de una ocasión nos equivoquemos. Pero como más se aprende es de los propios errores. Aunque el aprendizaje es precisamente el aprender la lección para no volver a tropezar en la misma piedra.

Las personas, de forma interna, debemos estar seguras de nosotros mismos, de nuestro potencial y de aquellas cosas que debemos seguir mejorando. No podemos pretender que los demás sepan lo buenos que somos en algo si nosotros no creemos en ello. La inseguridad y las dudas se muestran en la forma de comportarnos y de actuar. La seguridad en uno mismo nos da fuerzas para asumir nuevos retos y seguir avanzando a pesar de las dificultades. Por el contrario, la inseguridad nos hace que nos paralicemos ante la mínima dificultad y que desechemos el liderar nada ni a nadie.

Esto no significa que todos debamos querer liderar personas o equipos de trabajo, sin embargo, en caso de quererlo hacer de forma adecuada tendremos que haber sido capaces previamente de liderarnos a nosotros mismos. Eso comienza por tener claro qué se quiere conseguir y qué no, hacia dónde queremos ir y en qué condiciones. Esto puede parecer imposible pero no lo es, con independencia de la dificultad que entrañe. Lo fácil no es retador ni apasionante, así que debéis buscar al líder que lleváis dentro.

Muchas personas que a priori pueden parecer líderes se quedan en aprendices de jefe porque solamente saben dar órdenes y piensan que el conseguir que las cumplan es cuestión de gritar más y si eso no funciona, optan por infundir miedo entre sus subordinados para conseguirlo. Es más, en aquellos que estas tácticas no surtan efecto, no dudarán en ir a por ellos, usando todo tipo de tácticas. Por supuesto, aquí queda patente que estas personas tienen muchas inseguridades y que no saben liderarse a sí mismas de forma correcta. Estos “aprendices” están habituados a sobresalir a base de infundir miedo porque no saben ni quiénes son.

Los líderes, antes que nada, son personas y eso supone que sufren y padecen igual que los demás. Por ello, no podemos pretender que el ser líderes de nosotros mismos suponga mostrar fortaleza siempre porque determinadas circunstancias de la vida nos harán caer y ser débiles. La cuestión será la actitud con las que asumamos esas circunstancias una vez pasado el correspondiente y lógico periodo de asimilación. Liderarnos supone aceptar lo que nos venga y continuar el camino y no avergonzarnos de reconocerlo porque eso supone engañarnos a nosotros mismos.

¿Qué os impide sacar al líder que lleváis dentro? ¿Cuáles son las principales dificultades que os impiden liderar vuestro proyecto profesional?

  1. Muy buen post, pienso que el liderazgo podemos verlo en cualquier aspecto de nuestra vida diaria incluso fuera del trabajo. Tomar decisiones sobre dónde ir a comer, dónde ir de vacaciones, cómo interactuar preparando alguna actividad con tu grupo de amigos o familia, son ejemplos donde podrías sacar al líder que llevas dentro también.

    Un saludo. Pásate si quieres por mi blog.El mercado de la incertidumbre

  2. Hola Juanjo,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Efectivamente, el liderazgo se demuestra en las acciones cotidianas de nuestras vidas y no solamente cuando tenemos personas a nuestro cargo. Debemos abrir la mente.

    Saludos,

    Juan

Trackbacks/Pingbacks

  1. Artículos que nos gustan (11) | Never Alone - [...] ¿Qué os impide sacar al líder que lleváis dentro?, en El blog de Recursos Humanos. Es fundamental dedicar tiempo…
  2. ¿Qué te impide sacar al líder que llevas dentro? | GMCRH - [...] en el blogderrhh.com  ¡Compártenos! Tweet(function() {var s…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *