suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿POR QUÉ MOTIVO SEGUÍS DANDO LA ESPALDA A LA WEB 2.0 EN VUESTRA COMPAÑÍA?

Muchas empresas, independientemente de su tamaño, ven en la global Web 2.0 su salvación. Está de moda, todo el mundo habla de ello y dicen que está llena de oportunidades. La cuestión es que olvidan que no se trata de entrar como un elefante en una cacharrería, es decir, haciendo mucho ruido.

Por supuesto, está claro que el objetivo en la web 2.0 de las empresas grandes y de las medianas y pequeñas empresas es vender o al menos conseguir nuevos clientes u oportunidades y también dar a conocer sus productos actuales y los nuevos. Lo que pasa es que no asumen que el comenzar en la Web 2.0 requiere una estrategia planificada.

Primero deben preguntarse las siguientes cuestiones: ¿Qué esperan conseguir en la Web 2.0? ¿Qué piensan que puede aportarles este tipo de herramientas? ¿Qué están dispuestos a cambiar para adaptarse a las exigencias de las diversas herramientas de la Web 2.0?

No se debe olvidar que a veces las empresas solamente se fijan en que a otros empresarios les ha servido, solo se dedican a copiar un modelo que parece bueno externamente, sin entender el cambio de filosofía que les ha conllevado a esas empresas la aplicación del 2.0.

No se trata simplemente de meter la empresa en la red. Hay que ir más allá. Como cualquier estudio de negocio propondría, se debe investigar en qué canales y herramientas se encuentran sus clientes reales y sus potenciales clientes. Habrá que prestar atención a las razones por las que usan sus clientes esos canales y qué pueden esperar de ellos si deciden lanzar esa aplicación; deben meterse en la cabeza y en la forma de pensar de sus clientes. Los clientes y los usuarios cada vez son más exigentes y tienen claro lo que quieren y lo que no quieren. Cuando ven que sus empresas están en el Web 2.o, no quieren acceder a una venta unidireccional a cualquier precio. Para eso ya tienen los canales tradicionales. En estos canales, los clientes actuales y los potenciales quieren que les den conversación, que les escuchen, que les vendan calidad, que asuman sus errores y se pongan a buscar soluciones, que les expliquen sus productos de una forma más cercana y practica, que les aconsejen, que innoven, etc. Es decir, las empresas tienen que estar dispuestas a interactuar con sus clientes o usuarios.

Hay quienes adoptan estas herramientas para darse autobombo y mostrar lo buenas que son, que todo lo hacen bien y que sus productos son los mejores. Es decir, acuden a estas nuevas herramientas solamente cuando las precisan a nivel comercial, de venta o imagen puntual. Cuando algún cliente o no cliente les saca los colores se dedican a intentar taparlo en vez de asumir sus errores y ver cómo pueden volver esa situación controvertida a su favor desde la acción y la búsqueda de alternativas.

Lógicamente las empresas que son nuevas en la Web 2.0 deberían pedir consejo a las empresas y personas que saben de esto, sin embargo, suelen capitanear estos cambios personas de la cupular corporativa y personas que ya forman parte de la organización. Las personas quieren hablar con las personas que trabajan en las compañías y no con intermediarios que simplemente lanzan un mensaje corporativo de buenas palabras y que no pueden dar soluciones. Esto requiere adaptar y formar a vuestras personas para que puedan manejarse adecuadamente por estos canales. Igualmente requiere adaptar las estructuras corporativas, los procedimientos y los hábitos de trabajo a estas nuevas herramientas de trabajo y de comunicación con los clientes y las personas en general.

Por ello, la siguiente pregunta que lanzo es ¿Cuántas empresas están dispuestas a asumir esto?

El estar en la Web 2.0 y en algunas de sus herramientas requiere dedicarles tiempo y personas que estén a las duras y a las maduras. El abrir un perfil y una página de empresa en una de estas herramientas es algo muy fácil, el problema es estar todos los días alimentando de calidad y contestando a los clientes o personas que nos preguntas cosas o nos plantean problemáticas. Estas herramientas se basan en la interactuación y en la rapidez de respuesta por la inmediatez de poder hablar directamente con las organizaciones y con sus personas.

La web 2.0 es un medio que puede ayudar a las empresas a vender más porque saben adaptarse a las nuevas necesidades de las personas que son clientes o qué pueden llegar a serlo. Es decir, la web 2.0 no es un fin en sí mismo para permitiros vender más sin hacer nada más que estar en estas nuevas plataformas.

Por ello, para estar de forma inadecuada es mejor no estar porque la Web 2.o requiere que sea atendido los 365 días del año y no solamente cuando puede beneficiar a los intereses de la marca o de empresa que está detrás.

En la web 2.o y en sus múltiples herramientas no existen jerarquías y supone que cualquier persona tiene voz y puede hacer daño a los peces grandes porque puede mostrar la realidad con hechos e imágenes.

Además no hacemos nada con que estén las empresas en la web 2.o y no las personas que conforman esas organizaciones. No sería la primera vez que las empresas presumen de estar presentes en las redes sociales y profesionales y prohíben su uso laboral a las personas que trabajan en ellas. No es cuestión de prohibir sino de enseñar a usarlas de forma eficiente y adecuada en el campo profesional.

¿Cuéntanos las experiencias de vuestras compañías en la web 2.0? ¿Para qué os ha servido a vuestras empresas la web 2.0? ¿Por qué motivo seguís dando la espalda a la web 2.0 en vuestra compañía?

  1. Excelente reflexión sobre como suelen plantear su presencia en las rrss una gran parte de pymes y autónomos. Ahora me pregunto, de que forma puede generar conversación una empresa b2b interesada en captar clientes en forma de venta de espacios publicitarios, entiendo que no sería posible directamente con ellos si no con los propios usuarios de la web y esperar que esos mismos usuarios sean futuribles clientes. No se si se entiende mi duda. Enhorabuena por la entrada. Saludos

  2. Hola Antonio,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Creo que la forma adecuada sería la que planteas o al menos una forma de poderlo hacer.

    Saludos,

    Juan

  3. Tengo la impresión que muchos no “creen” en los beneficios o desconfían que les pueda ayudar en su quehacer; porque todavía lo ven como algo innecesario. Además porque su apropiación requiere tb de un cambio en la mentalidad de sus gestores, requiere de mayor apertura, de estar dispuestos a “conversar” siendo más transparentes en sus servicios, tb el temor a las críticas o no saber como responder en esos casos asumiendo que puede “dañar” su imagen a gran escala.
    Otras están… pero siguen hablando solas (1.0)
    Excelente como siempre 🙂
    Saludos!

  4. Hola Rosa,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Las empresas tienen que dar un giro de 180º grados cuando deciden embarcarse en la aventura de la web 2.0 porque no pueden actuar de forma unidireccional y deben comenzar por formar y preparar a sus personas en estas nuevas formas de interactuar.

    Saludos,

    Juan

  5. Creo que el gran problema es que en este país se liga internet con facebook y con pérdida de tiempo. Ahí creo que reside el gran problema que tenemos a día de hoy. Esa manera de pensar que estar en internet no es producir. Aún conozco empresas con internet en un solo ordenador, para recibir el correo de la empresa. Cuando hay que enviar algo, cada trabajador tiene que pasar por ahí. Los demás PCs, offline.
    Si pensamos así, ¿Cómo podemos evolucionar, y más, comparándonos con nuestros países vecinos?
    Nosotros implantamos la web 2.0 y animamos a nuestros trabajadores a prodigar nuestros productos y servicios por la web. Ellos tienen contactos, amigos con amigos, clientes en potencia.
    Lo que hay que tener cuidado de tampoco caer en el abuso. Y si preocupa la productividad, siempre puedes recurrir a programas como Workmeter, para medir la productividad en el PC, y así estar seguro de que no se te va de las manos.

  6. Hola AntonioBr,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    El tema es que en este país como bien comentas se asocia internet con ocio y pérdida de tiempo, cuando ni mucho menos es así. Sin control y enfoque internet puede ser un gran ladrón de tiempo como todo.

    Se debe dejar libertad a los trabajadores dándoles pautas de cómo sacarle partido a internet y sus herramientas para su trabajo. En casos concretos se puede medir la productividad asociada a estas herramientas para que la dirección se quede tranquila.

    Saludos,

    Juan,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *