suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿QUÉ HACE QUE PERDÁIS LA CONFIANZA EN OTRAS PERSONAS?

Según un reciente estudio, el 70% de los empleados desconfía de su empresa y de su jefe y a mí no me sorprende considerablemente este dato, aunque quizás el porcentaje me parece muy alto.
Cuando hablamos de confianza nos estamos refiriendo a algo que tiene cierta dosis de subjetividad porque se alimenta de las expectativas y creencias de una persona sobre otra u otras. Uno puede afirmar de forma rotunda que su mejor amigo jamás le traicionará y llega a esa afirmación por lo acontecido hasta el momento en esa relación de amistad. Sin embargo, en el futuro, las circunstancias pueden alterarse y cambiar, conllevando una rotura de esa confianza por múltiples circunstancias.
Las personas somos seres sociales y, por mucho que no queramos depender de nadie, siempre tenemos que confiar en otras personas para múltiples facetas de nuestras vidas personales y profesionales. No olvidemos que las personas que no confían en nadie no son de confianza ellos tampoco.
La vida es riesgo y a las personas con las que tener más o menos confianza las podemos elegir nosotros, tanto en el ámbito laboral como en el personal. El hecho de trabajar con varias personas a vuestro lado no supone en absoluto que os fieis de ellas y confiéis plenamente en ellas. Lo que pasa es que se llega a un nivel de entendimiento necesario para que el trato sea el correcto y fluido que hace que el trabajo en grupo sea el más óptimo. Sin embargo, puede ser que no exista buena sintonía como para confiar plenamente en ellas.
Por otro lado, opino que la confianza en otras personas es progresiva en el tiempo, es decir, se debe ir ganando con acciones y hechos que avalen que las otras personas son dignas de vuestra confianza. A veces nos dejamos llevar por las apariencias o por la intuición y nos podemos equivocar totalmente.
Cada uno de vosotros sois dueños de dar vuestra confianza y los más lógico es que pongáis diversos bloques de barreras y dejéis pasar a quien os apetezca. La confianza se gana con el trato y el roce del día a día. Aquellas personas que, sin apenas conoceros, os cuentan toda su vida como un libro abierto son peligrosas y deben haceros saltar todas las alarmas.
Independientemente de que se confíe bastante en otras personas siempre debemos estar con los pies en la tierra y ser realistas. La confianza se demuestra de forma mutua y en caso de que surjan malentendidos deben resolverse para que esa confianza no se resquebraje. De lo contrario, ya nada volverá a ser como hasta entonces. Antes que los demás, estáis vosotros mismos y cuando veáis comportamientos extraños de personas que son de vuestra confianza debéis estar a alerta. El ponerse en el lugar del otro siempre ayuda para darse cuenta de determinadas cosas que puede costar a simple vista comprenderlas.
Aquí se habla de que los trabajadores no confían en sus jefes y empresas, sin embargo, también deberíamos plantear la siguiente pregunta: ¿Cuántas empresas confían plenamente en todos sus trabajadores?
Lógicamente, la relación trabajador/jefe es la más complicada y para que exista confianza plena debe existir una comunicación habitual y fluida. También deben verse las expectativas de cada una de las partes involucradas en esa relación profesional y ver cómo pueden cumplirse para no llevarse decepciones evitables.
Por ejemplo, es habitual que si dejamos de tener relación habitual con una persona en el ámbito personal o laboral y no cuidamos ese vínculo de confianza existente de forma mutua, llegará un momento que se pierda o que vaya dejando de ser fuerte. La confianza no es incondicional y duradera de por vida; es decir, para que esto ocurra, tienen que pasar una serie de hechos por ambas partes donde las dos den pero también reciban. No podemos pretender saber la vida de otras personas sin estar dispuestos a contar cosas de la nuestra. Existen personas muy herméticas, que les cuesta confiar en los demás y suele ser porque ya se han llevado varias decepciones. No podemos pretender meter a todas las personas en el mismo saco porque cada ser humano es diferente.
Por ello, me gustaría que cada uno de vosotros os plantearais las siguientes cuestiones ¿Qué influye para que confiéis más en una persona que en otra? ¿Tenéis diversos grados de confianza? ¿Qué hace que perdáis la confianza en otras personas? El rol que ocupan las otras personas en vuestra empresa, ¿influye para tener mayor o menor confianza?
Otra cosa que se debe tener en cuenta es que para poder confiar en otras personas debéis tener en primer lugar confianza en vosotros mismos porque en caso de no ser así, ¿cómo podéis pretender que los demás confíen en vosotros? La desconfianza en uno mismo se transmite y es fácil de percibir por los demás.
Acabaré con una pregunta: ¿Qué es para vosotros la confianza?

  1. Hola Juan:

    Para mi la confianza es algo más que el entendimiento, complicidad y comprensión entre personas. También es emoción y como tal inherente a nuestros estados emocionales lo que porvoca que la ganemos, la perdamos, la acrecentemos o directamente no la tengamos.

    Esi si, cuando se pierde, tal y como apuntas, es muy difícil recuperarla.
    Un saludo

  2. estoy contigo y con Fernando, la confianza es muy subjetiva y se va adquiriendo con el tiempo y sujetas a todas las emociones. De cualquier manera no me extrañan los porcentajes, atravesamos momentos críticos para fortalecer la confianza, cuando muchos se debaten en el día a día y se les agota la esperanza

  3. Hola Fernando,

    Gracias por pasarte.

    Comparto tu punto de vista y es cierto que las relaciones profesionales pasan por fases y periodos y solamente la adaptación y flexibilidad de ambas partes hará que salgan fortalecidas o que se resientan para siempre.

    Saludos,

    Juan

  4. Hola Camarero Madrid,

    Gracias por pasarte.

    Muy acertada tu intervención, vamos que veo que opinamos lo mismo en este tema. Y eso que como comentas en estos tiempos de necesidad la confianza es relativa.

    Saludos,

    Juan

  5. La confianza es algo que las personas adquieren con el tiempo, con el roce y con el conocimiento mutuo.

    Es labor de los reclutadores el escoger e incorporar personas que sean depositarias de esa confianza. asimismo es labor de los directivos el que en todos los niveles de la empresa esa confianza sea trasladada a la plantilla.

    Sólo cuando empresa y equipo humano confian mutuamente se alcanzan resultados optimos.

  6. Hola Luis,

    Gracias por participar.

    Coincido plenamente con tu comentario.

    Saludos,

    Juan

  7. En mi opinión, la confianza sólo se consigue a través de las promesas cumplidas.

  8. Hola Javy,

    Gracias por participar.

    Por supuesto, las promesas son muy importantes y en caso de que no se pueden cumplir se debe dar una explicación objetiva y razonada con las razones para evitar enquistamientos que hagan perder la confianza.

    Saludos,

    Juan

  9. Hola Juan, es la primera vez que veo tu blog y me ha gustado.

    Con respecto a la confianza, me parece fundamental a la hora de realizar trabajos en equipo, creo que es muy difícil trabajar de otra manera.
    Yo comienzo depositando mi confianza (siempre hay excepciones y tampoco plena confianza) en las personas que trabajan en mi círculo (en mi empresa por encima y debajo de mi puesto) y con subcontratas.

    Sólo los hechos con el paso del tiempo hace que se determine el nivel de confianza que se puede depositar en cada persona.

    Creo que también separaría el tipo de confianza, no es lo mismo que confíes en el resultado profesional de lo que esperas de cada uno o la confianza “personal” que eso si puede conllevar mayores decepciones.

    Pero sigo pensando que es necesario poder confiar por arriba, abajo y a los lados para realizar un buen trabajo en equipo, si no, quedas fuera.

    Un saludo,
    Bea

  10. Hola Beatriz,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Efectivamente, la confianza es vital para que el trabajo en equipo funcione. No obstante la confianza en el entorno laboral se debe ir ganando poco a poco tras demostrar que la otra parte es merecedora de ella. Uno cuando comienza en una empresa debe ser prudente y observar a los demás. Confiar plenamente desde el principio en todas las personas de una organización no es bueno.

    Sin embargo, en la confianza también se deben tomar riesgos objetivos para ver hasta donde puedes llegar con alguien y a partir de ahí estimar que hacer.

    Saludos,

    Juan

  11. Oscar David La Cruz Arango dice:

    En un proceso de selección de personal es labor de los reclutadores incorporar a profesionales que se proyecten como agentes de cambio, de mejoras de procesos y eso basado en los resultados adquiridos por su experiencia en empresas anteriores. La confianza es adquirida con el tiempo y en base a resultados.

  12. Hola Oscar,

    Gracias por opinar.

    Eso que comentas es lo idea, sin embargo, es complicado si las organizaciones tienen muy asumidos e integradas sus políticas de reclutamiento y no suele ocurrir siempre.

    Saludos,

    Juan

  13. Miguel Mamani De la Cruz dice:

    Muy buen artículo y considero que es recomendable confiar en el equipo de trabajo pero estableciendo a la vez mecanismos de control que garanticen el cumplimiento de las responsabilidades asignadas a cada miembro del equipo con la finalidad de asegurar que el trabajo sea equitativo y que se logren los objetivos propuestos para el caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *