suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿EMIGRANDO A ALEMANIA DE NUEVO?

España no lo está pasando bien. Es por ello que hay muchos que miran a otros países para buscar ese trabajo que no tienen en su país. Tal y como pasó en los años 60, Alemania, con un desarrollo económico potente, se ha convertido en el punto de mira de algunos, que con un conocimiento de la lengua aceptable, ven posibilidades en ese país para obtener trabajo. Pero no todos los países en Europa o en el resto del mundo están en disposición de aceptar inmigrantes por tener una situación crítica, como tiene España. Parece que las noticias hablan de lo mal que está el país, pero ahí fuera, la situación no es que sea mejor.

Algunas personas piensan que el irse a buscar trabajo fuera de España es retroceder en el tiempo, volver a los años 60, cuando sus compatriotas o incluso sus antepasados fueron a buscarse el sustento y comenzando desde abajo, independientemente de que no conociesen el idioma de ese país al que iban. Era la época de “Pepe, vente a Alemania”, que tanto éxito tuvo como película. Sin embargo, lejos de la ficción del cine, la situación ha cambiado mucho y eso debe tenerse en cuenta antes de decidir embarcarse.

Para empezar debéis tener claro que todos los comienzos en otro país distinto del vuestro son complicados y requerirá mucha capacidad de adaptación y flexibilidad para poder sobrevivir.

Muchas personas deciden emigrar fuera de España a algún otra nación sin preocuparse ni plantearse previamente qué tipos de trabajos tiene demanda en el país de destino, qué requisitos son imprescindibles para poder trabajar allí entre muchas otras cuestiones. Actuar de forma precipitada en este tipo de situaciones suele estar abocado al fracaso rápido y al tirar la toalla a la mínima dificultad, que normalmente, surgirán.

El hecho de querer buscar alternativas profesionales fuera de España está muy bien, sin embargo, antes debe de realizarse una labor extensa de reflexión, investigación, estudio y asimilación para tomar la decisión más adecuada.

Está claro que quedarnos de brazos cruzados a que mejore la situación en España a veces no es la solución porque puede hacer que se os “pase el arroz” en el ámbito profesional. Lo primero que os debéis plantear es cómo están las alternativas profesionales en España para los profesionales de vuestro perfil y en otros sectores afines donde pudieseis trabajar. En caso de que el panorama sea muy negativo debéis de investigar cómo está en los demás países, es decir, qué tasa de paro tienen en la actualidad, qué perfiles profesionales son los más demandados allí o dónde se necesita mano de obra, qué requisitos son imprescindibles, qué tipo de permisos necesitamos para poder residir y trabajar allí (porque no es lo mismo irnos a países de la Unión Europea que a países de otro continente). En algunos países, incluso dentro de la Unión Europea, se os exigirá, antes de trabajar, un seguro médico privado, que deberéis aporta a la hora de firmar un contrato. En otros países, tendréis que registrar vuestro domicilio con la policía. A veces no es tan fácil como cogerse las maletas e irse. Hay que saber qué proceder hay en el país de destino, que puede ser bastante diferente a lo que ocurre en España.

Otro factor a tener en cuenta será el nivel de vida que exista allá donde elijáis dirigiros, pues teniendo en cuenta vuestros ahorros, habrá que evaluar cuanto tiempo podréis hacer frente a la situación de búsqueda en aquel país. Si además, no estáis solos, habrá que tener en cuenta, cuál es vuestra situación personal y familiar. Siempre os tenéis que ir con un colchón de dinero para poder subsistir al principio.

En según qué países europeos, existen subsidios a los que podréis acceder siendo españoles. En principio, os podrán aplicar las mismas medidas que a los locales, quizás con alguna restricción o cumpliendo un mínimo requerido.

Lo que debéis asumir es que en aquellos países que no sean hispanohablantes sin defenderos con el idioma local o el inglés, las opciones de encontrar trabajo son escasas por no decir nulas. Es más, en algunos de esos países, incluso con el inglés, no es suficiente sino se habla un mínimo aceptable del idioma de ese país. Debéis aceptarlo y buscarle una solución porque sino, lo único que quizás consigáis es gastar vuestros escasos ahorros y volver a España más frustrados. Por ello, antes de marcharos, deberéis reforzar el inglés y seguir haciéndolo allá. En caso de no defenderos en el idioma os recomiendo el que el marcharos a trabajar fuera os lo plateéis más como objetivo a medio plazo y no a corto plazo. Obviamente, con este tipo de consejos, no pretendo desmotivar y dependerá de las circunstancias de cada persona el que la supervivencia y estancia en ese país sean exitosas o no.

Cierto es que ha habido gente que se ha ido a la aventura, para encontrar un trabajo “cualquiera”, normalmente en el sector Horeca, que le permitiese, además, tiempo para estudiar la lengua local. Es una opción, pero ante todo, habrá que identificar si ese país, tiene ese tipo de puestos disponibles.

A priori esto os puede parecer una pérdida de tiempo que os hará demorar el comenzar en otro país, sin embargo, es preferible hacer las cosas bien para que el comienzo os resulte más fácil. Está claro que conseguir iros con un trabajo antes de estar viviendo en otro país suele ser complicado. Sin embargo, el tener claro que vuestro perfil es demandado y que cumplís los requisitos mínimos para poder trabar en ese campo os facilitará mucho el proceso.

Igualmente, debéis buscar noticias e informaros de cuáles son las fuentes de reclutamiento más usadas en ese país, qué portales de empleo son los más efectivos, qué empresas de vuestro sector son las mejores. Paralelamente, tendréis que poner todas vuestras energías en adecuar vuestro perfil al tipo de currículum que se estila en cada país porque en cada sitio tiene unas particularidades concretas.

Muchas personas se preguntan ¿Cómo podemos obtener esa información si no conocemos a nadie en ese país concreto al que queremos ir? Existen múltiples formas y hoy en día que la red es global, es cuestión de buscar foros o redes donde poder encontrar a personas de origen de ese país o españoles que vivan o hubiesen vivido allí en alguna ocasión y os puedan contar sus experiencias. Por otro lado, no va mal contactar con reclutadores de allí, servicios públicos de empleo para que os puedan pasar información de interés. Incluso la embajada puede ser de ayuda en indicaros, no solo información laboral, sino también diferentes aspectos que se tengan que tener en cuenta. Es cuestión de dar vuelta a todas las opciones posibles y usar aquellas que os sean más factibles a vuestras particularidades de partida. Lo que está claro es que obtener la información veraz no se consigue a la primera de cambio y es cuestión de buscar y contrastar todo lo que vais obteniendo.

A pesar de hacer esta labor de investigación, nadie os garantiza que por ello os vaya a ir bien, sin embargo, tenéis más opciones de llegar al éxito. Llegará un momento en que os tengáis que lanzar a la aventura tras la labor de campo e ir a comprobar la realidad y probar suerte. Recordad que debéis ser realistas respecto a vuestras posibilidades y tener claro cuál es el fin con el que vais a vivir a ese país. No es cuestión de elegir cualquiera sino a aquel en el que más posibilidades tengáis de ser empleables con respecto a vuestros requerimientos en comparación con los que pide allí.

Aquí sí que vosotros, los que habéis probado suerte en otros países, nos podéis aportar información. Me gustaría que nos contaseis vuestras experiencias de trabajo y búsqueda de empleo e otros países de Europa y de otros continentes. ¿Cuáles fueron vuestras mayores dificultades? ¿Qué recursos recomendáis emplear?

Por otro lado, a aquellos que podáis aportarme más información concreta sobre algún país, puedo recopilarla para escribirla en algún post “temático” sobre el país del que me aportéis dicha información, para facilitar a otros la búsqueda de empleo en países concretos.

Seamos algo más que un “Pepe” de los años 60 en un país extranjero.

  1. Xavi Soro dice:

    Hola Juan,

    Suscribo todo lo que expones, al final creo que todo se reduce a actuar con sentido común. No se puede huir hacia adelante, pero tampoco ‘verlas venir’.
    Se está viviendo una situación muy complicada y, ante este escenario, el ser humano habitualmente actúa con precipitación.

    Tu propuesta para recopilar información sobre otros países es una buena iniciativa. Tengo un par de conocidos que están trabajando actualmente en el extranjero. Les preguntaré por su experiencia a ver si puede servirte para futuros posts.

    Un saludo,
    Xavi

  2. @ramonbalterra dice:

    Hola Juan
    hace 2 meses que acepté una oferta en Varsovia, después de año y medio buscando en España. Es verdad, hay una parte muy dura (dejar a la familia, tramites, idioma…) aunque yo me vine con una propuesta en firme. Sin embargo, las condiciones aquí son extraordinarias, hay un espiritu de confianza en el trabajo muy positivo, energía en las personas que te acompañan…
    No sé, quizá debería haberme decidido antes: mejoro mi inglés, tengo un proyecto internacional, proyecto a futuro. Es dificil decidirse, pero creo que el coraje se ve recompensado.

  3. Hola Xavi,

    Gracias por participar.

    Efectivamente, el sentido común es importante y las nuevas acciones o decisiones que tomemos se deben hacer con paso firme.

    Agradezco que difundas la idea de poder plasmar en mi blog las pautas para buscar trabajo en otros países para ayudar a otras personas.

    Saludos,

    Juan

  4. Hola Ramón,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Felicitarte por tu decisión y por tu salto internacional.

    Está claro que es una decisión complicada que se debe sopesar porque se tienen que sacrificar y dejar cosas atrás. Todos los comienzos son duros.

    Luego como en tu caso sacas las cosas positivas que te está aportando esta experiencia profesional el otro país.

    Por supuesto, si quieres puedes contarnos tu experiencia de buscar trabajo en Polonia para poderlo plasmar en algún artículo en mi blog.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *