suscribete: Posts | Comentarios | Email

LA PLANIFICACIÓN REGULAR DE LA BÚSQUEDA DE EMPLEO

Cada vez más es muy importante que las personas que buscáis un empleo os enfoquéis hacia ello con los objetivos claros de qué tipo de trabajo buscáis y de cuáles son las vías adecuadas para poderlo lograr lo antes posible, siendo conscientes de que sabéis cuando empezáis pero no de cuando acabareis.

No es fácil, no os voy a decir lo contrario y más, en estos tiempos en los que vivimos en los que tener un trabajo es todo un privilegio que no todas las personas lo tienen. Sin embargo, tampoco hay que ser pesimista sino realista, teniendo claro que hay oportunidades que están ahí y que tenéis que saber encontrarlas.

La planificación y la focalización hacia vuestro fin son fundamentales de cara a comenzar. El primer problema viene porque no tenéis claro que el buscar trabajo es un trabajo en si, al que hay que dedicarse en cuerpo y alma para tener más opciones. Pensad que esto es como las oposiciones, donde hay un largo camino por recorrer en el que no vale con hacerlo bien sino que tenéis que hacerlo de los mejores para conseguir uno de los puestos de trabajo disponibles, es decir, si hay 5 plazas y tu quedas el 6º, serás de los mejores, pero te quedarás sin nada en la gran mayoría de las ocasiones y eso hay que tenerlo claro para no llevarse a error.

Luego debéis tener claro qué tipo o tipos de trabajos buscáis. Porque si es algo muy concreto, siempre lo vais a tener más complicado por una sencilla razón: para un puesto muy concreto, dependiendo del área, no salen muchas oportunidades. Si buscáis varios tipos de trabajos tenéis un abanico más amplio de posibilidades. Así que lo primero que tenéis que hacer es aclararos vosotros mismos con lo que queréis encontrar.

Así que antes de poneros a buscar, debéis determinar el perfil concreto del puesto o puestos que os agradan y para los que estáis preparados. Porque no es cuestión de buscar a ciegas sino que tenéis que saber lo que buscáis para hacerlo en los sitios y de la forma correcta para no dar pasos en falso que harán que os desesperéis.

Así que ira bien contestaros a una serie de preguntas que os ayudarán a comenzar a despejar muchas dudas. ¿Buscas trabajo sólo en tu ciudad o estás dispuesto a cambiar de provincia de residencia por trabajo? ¿Puedes trabajar a jornada completa o sólo puedes a media jornada? ¿Para qué necesitas el trabajo? ¿Qué sabes hacer? ¿Prefieres trabajar solo o en equipo? ¿Buscas un puesto en concreto o te es indiferente? ¿Quieres un puesto donde asumir responsabilidades o no? ¿Qué horario te encaja? ¿Qué tipo de remuneración prefieres fija o variable?

Lógicamente, la respuesta a estas preguntas ha de ser sincera y en función de esto, tendremos un perfil sobre qué tipo de trabajo buscamos. Sin embargo, no olvidéis que estáis buscando trabajo y que eso os va a exigir tener capacidad de adaptación y flexibilidad. Porque una cosa es lo que busquéis y otras cosa lo que encontréis porque como seáis inflexibles, se os cerrarán muchas puertas.  Debéis de estar dispuestos a amoldaros y eso requiere tener que hacer sacrificios y modificar hábitos, rutinas, etc. de vuestra vida diaria que os permita compatibilizar todas las facetas de vuestra vida dentro de lo posible.

Por ejemplo, hace poco me comentaba una persona que buscaba trabajo, tras haberse quedado en el desempleo y haber ocupado durante años un puesto de cierta responsabilidad que no encontraba nada igual a lo que tenía y que estaba rechazando ofertas. Esto es muy común en determinadas personas porque no cambian el chip. Porque debéis de daros cuenta de que no hay dos trabajos iguales porque cada empresa es distinta, también las personas que trabajan en ella y todo lo demás. Incluso los salarios. Aconsejo en este caso, adaptarse a la nueva realidad teniendo claro que aun buscando un puesto de determinado nivel, inicialmente, en las nuevas oportunidades profesionales que os surjan, os va a tocar demostrar vuestra valía antes de poder exigir un salario más competitivo.

Una amiga también me comentaba que no encontraba trabajo porque las ofertas que le surgían, no se adaptaban a su ritmo de vida y a sus distintas actividades. Obviamente le comente que con esa mentalidad se tenía que preguntar si realmente quería trabajar y si estaba dispuesta a sacrificarse. Me contestó con que eso no se lo había planteado porque ella creía que eran las empresas las que tenían que sacrificarse y no ella. Bueno esto es muy común y es tener una falta de actitud hacia la realidad de lo que supone buscar trabajo. Tened claro que como vayáis con muchos problemas y exigencias os vais a quedar sin trabajo porque las empresas tienen variedad donde elegir.

Luego otro problema es que os pensáis como indicaba antes que buscar empleo es algo que con dedicarle un ratito al día es suficiente. Desgraciadamente, aunque seáis muy buenos, si no os mostráis al mundo, no tenéis nada que hacer. Porque no os van a ir a buscar a vuestras casas ni ahora ni nunca.

Igualmente, debéis centraros e investigar las empresas de vuestra zona geográfica de búsqueda donde puede haber necesidad del tipo o tipos de puestos que buscáis y comenzar a recorrer todas, para saber qué necesitan y dejarles vuestra auto candidatura. Así que debéis tener herramientas que os ayuden a llevar un control de las que ya habéis visitado. Porque no hacéis nada con enviar 4 veces el CV a las mismas empresas en un corto o medio plazo porque esto es contraproducente y hace ver que estáis desesperados. Aunque sea así, no es aconsejable transmitirlo. Así que os recomiendo haceros una base de datos básica en Excel donde introduzcáis, las empresas, sector de actividad de las mismas, fecha de visita o envió de CV, respuesta obtenida y un apartado de comentarios. Esto os va permitir averiguar rápidamente que empresas habéis visitado para buscar trabajo.

Es un error centrarse en una única vía de búsqueda por lo que debéis diversificar las rutas de búsqueda, explotando todas las que conozcáis día a día. Así que siempre tenéis que llevar a mano un USB con vuestro CV porque nunca sabéis cuando puede surgir una oportunidad.

Por ejemplo, si buscáis empleo en portales de empleo a través de la red no os podéis centrar sólo en un portal. Porque los portales de empleo no empiezan y acaban en infojobs; hay muchos más y debéis registraros en todos. Por supuesto, lo mejor es ponerse el mismo usuario y contraseñas de acceso en todos los portales, porque sino al final llevas un cacao mental que hace que nos las recuerdes y caigan en el olvido muchos de esos portales en los que os registrasteis un día. Lo importante no es daros de alta, sino ir actualizando los datos e iros estableciendo avisos automáticos para que todos los días os lleguen a vuestras cuentas de correo electrónico avisos de las ofertas de vuestro interés que surjan en cada uno de ellos ya que esto os ahorrará tiempo y os facilitará la labor.

Os aconsejo que os deis de alta en todas las consultoras de recursos humanos de vuestra cuidad de búsqueda. Igualmente, no habrá que olvidar las bolsas de empleo de las cámaras de comercio, colegios oficiales afines a vuestros estudios, asociaciones de antiguos alumnos, etc. También debéis consultar los periódicos de prensa especializados que tienen secciones dominicales de búsqueda de empleo que pueden ofrecer puesto de vuestro interés.

Uno de los problemas de la búsqueda de empleo es que supone un desembolso de dinero y muchos de vosotros no disponéis en estos momentos de muchos ingresos porque tenéis muchos gastos y hay que priorizar. Así que debéis ser inteligentes y ahorrar costes. En muchas bibliotecas, centros cívicos, sindicatos, etc.; disponéis de los periódicos de forma gratuita que podéis ir a consultar y fotocopiar las ofertas de vuestro interés de forma gratuita o a precios muy asequibles. También tenéis acceso gratuito a Internet para enviar CV  o redactar el mismo y poderlos imprimir. Es cuestión de buscar todas las alternativas y cuando más os mováis más herramientas y sitios que os ayuden a la búsqueda encontrareis.

Es muy importante que echéis voces a vuestros contactos y conocidos porque quizás ellos os puedan proporcionar un empleo al conocer a alguien que tenga una vacante para la que puedes encajar. Es decir, tenéis que hacer visible que estáis disponibles en lo profesional. No hay que quedarse rezagado. Al principio, puede dar corte, pero siempre se dice que hay que estar en el sitio adecuado en el tiempo adecuado y quizás seas tú lo que estén buscando. ¿Por qué no intentarlo?

Igualmente debéis potenciar vuestra red de contactos, explotando una nueva vía en auge como son las redes profesionales que están disponibles en la red. Registrándoos en todas y estableciendo en vuestro perfil que buscáis de forma clara y concisa. Y comenzando a trabajar en buscar aquellas personas que os pueden abrir puertas. Desgraciadamente, las redes profesionales y sociales no garantizan el éxito por el mero hecho de daros de alta y a esperar que nos ofrezcan trabajo. Es decir, vais a tener que dedicarle tiempo entablando contactos con distintos profesionales, empresas, etc. que hará que poco a poco vayáis poniendo puntos en común que permitan establecer sinergias positivas para ambas partes. Porque aquí consiste en buscar ayuda pero también en poderla prestar si estáis en disposición de hacerlo. Los resultados de estas herramientas no se consiguen en un día ni en dos sino que lleva su proceso. No es ni mejor ni peor, sino una herramienta más que debéis tener en cuenta en vuestra búsqueda.

Todos los canales de búsqueda sirven, aunque siempre hay unos mejores que otros. La clave está en complementarlos todos y esto hará que estéis ahí porque las oportunidades son de los que ponen todos los medios para que les surjan a ellos.

Esta planificación requiere mucha organización por lo que es muy necesario llevar una agenda semanal que establezca las tareas previstas para cada día de la semana, sin ser excesivamente rigurosos porque siempre deberéis mover tareas previstas porque os surjan otras actividades relacionadas con la búsqueda. Es cuestión de dedicar tiempo a todo en su justa medida. Por lo tanto, debéis combinar todas las actividades sin dedicar más tiempo a unas que a otras. Debéis ser constantes y tener todas al día. Es cuestión de estar ahí.

Debéis centraros en buscar nuevas oportunidades en gran parte, revisar los avisos que os lleguen. Luego también debéis prestar atención a cultivar vuestro talento aprendiendo nuevas cosas que os puedan enfocar o abrir las puertas de los trabajos que deseáis encontrar.

Lo mejor es combinar las tareas de búsqueda en la agenda para hacerlo más ameno y dinámico. Porque el dedicaros un día entero a una  mismas tarea o canal de búsqueda puede resultar aburrido y monótono.

Sobre todo no os conviene tumbaros a la bartola en la búsqueda de empleo porque aquí cobra mucha importancia el refrán “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”; quizás pierdas oportunidades reales de conseguir tu trabajo ideal por no haber sido rápido.

Será importante analizar vuestra andadura en la búsqueda planificada de empleo para ver los resultados obtenidos, viendo qué ha fallado para que las oportunidades que os han salido no llegasen a verse materializadas en realidad. Porque esto va a ayudaros a ver vuestros errores que así corregiréis y no volveréis a cometer. Es decir, tenéis que estar abiertos a introducir novedades en vuestros hábitos de rutas y en vuestra planificación de las vías usadas porque si no obtenéis resultados es porque algo no hacéis de la forma adecuada. No es cuestión de hacer las cosas, de lo contrario, hay que buscar la forma que nos de resultados positivos.

Por eso, también va bien llevar un control de qué hábitos o tareas os salen la mayor parte de las oportunidades para intentar implantar la cadena de acciones que lleváis allí en el resto de vías de búsqueda.

Igualmente, debéis prestar atención a potenciar vuestras debilidades hasta conseguir convertirlas en virtudes que os ayuden a encontrar el trabajo deseado.

Después tenéis que tener marcados unos objetivos con cada actividad que realizáis de cara a encontrar trabajo. Sin objetivos claros no conseguiréis nada. Es decir, un objetivo de por qué enviáis vuestra candidatura a determinado puesto o empresa nunca puede ser “porque sí”. Tiene que haber algo más concreto que os impulse y motive.

También ayuda en la búsqueda el estar informado, leyendo artículos relacionados con los sectores empresariales de vuestro interés para que estéis al tanto de futuras aperturas de empresas, modificaciones de requisitos, etc.; que hagan que estéis en la onda, sin quedaros al margen por ignorar la realidad de ese sector en concreto.

Tenéis que desarrollar mucho vuestra paciencia y tener mucho ánimo sin desviaros de vuestro objetivo que es encontrar un trabajo antes o después. Es cuestión de insistir y a eso ayuda tener un ritmo constante todos los días de la semana. De nada sirve que un día os peguéis la paliza haciendo muchas tareas de búsqueda si el resto de los días, dejáis aparcada totalmente esta actividad que es algo prioritario para vosotros.

No debéis tirar la toalla por muchas ganas que podáis tener; nadie os dijo que la búsqueda de empleo fuese fácil y rápida. Podéis desanimaros un día porque todos somos personas que necesitamos puntos positivos que nos ayuden a seguir, sin embargo, al día siguiente tenéis que estar con más fuerza y ganas que el día anterior. Vuestra fuerza mental es prioritaria para guiaros hacia el éxito.

En la búsqueda de empleo ninguna persona que busca es vuestra amiga porque todas las personas que están en vuestra misma situación son competencia por muy duro que parezca y cuanto antes lo aprendáis, mejor. En caso de prestar ayuda a los demás deberéis de pedir otro tipo de ayuda a cambio para que ambas partes salgáis beneficiados de esa colaboración.

Vuestra intuición será clave a la hora de la búsqueda de empleo planificada. Será de vital importancia la estrategia que adoptéis a la hora de hacer las cosas porque la improvisación no os conviene. Las cosas sobre la marcha pueden funcionar una vez, pero no puede ser una forma de vivir.

También debéis buscar la planificación que vaya con vuestra forma de ser y ritmo de vida porque lo que le funciona a una persona no tiene por qué hacerlo con  vosotros. Tendemos a copiar los hábitos y procedimientos de los demás y esto no es algo adecuado porque no hay una única forma valida.

Debéis aprovechar todo el tiempo del que disponéis para conseguir vuestro principal objetivo en vuestra vida ahora mismo que es buscar trabajo. Eso sí, no olvidéis tomaros algún respiro de vez en cuando porque tampoco es bueno obsesionarse con la necesidad de encontrar un trabajo. No podéis permitir que vuestras necesidades os controlen, teniendo que ser vosotros los que llevéis el control de las mismas para evitar males mayores.

Si vosotros no sois capaces de planificaros debéis solicitar ayuda especializada a profesionales que os ayudarán a ver la necesidad de establecer una planificación de cara a adquirir unos hábitos. Os harán encontrar el camino necesario a seguir, marcándoos pautas y estableciendo unas metas hasta que vean que sois capaces de andar por vosotros mismos.

Como se dice de forma popular, el que la sigue la consigue, así que ya sabéis lo que tenéis que hacer para obtener el premio final.

También debéis ser realistas con vosotros mismos y saber ver qué es lo más importante en cada momento. Por ejemplo, si alguien está en una situación económica límite, lo que necesita es encontrar una fuente de ingresos y una vez que comience a mejorar su situación ya pensará en mejorar de trabajo y enfocarse más hacia la carrera profesional que quiere seguir.

Hay que tener claro qué es lo más importante en cada momento porque muchas personas se obcecan con algo y lo único que consiguen es meterse más en el pozo, perdiendo de vista las salidas posibles.

Así que ya sabéis que casi todo esta en vuestra mano y que de vosotros depende el que conseguir, en función de la ruta que toméis, llegar a ese fin. 

  1. Pero que muy buen artículo. Hoy en día, en estos tiempos difíciles, desde las unidades de orientación el primer obstáculo no sería la falta de empleo, sino el desánimo que provoca esta circunstancia entre nuestr@s usuari@s, lo que conlleva, como tu muy bien desarrollas en tu artículo, a tener menos probabilidades en términos de empleabilidad.

    Reitero mi enhorabuena. Un saludo

  2. ¡Fantástico post, Juan!
    Hay que ser coherente a la hora de marcarse una estrategia en la búsqueda de empleo. Cualquier cosa no sirve. Y debe hacerse desde la realidad de cada uno.

    A pesar que ahora las cosas no están bien a nivel social, incluso cuando en épocas mejores conozco personas que se fustraban al hora de buscar un empleo. Se pensaban que con sólo inscribirse en portales de empleo ya había suficiente, que sólo era cuestión de “esperar”.

    Y es que, como indicas en tu artículo, creo que en nuestro país no hay una “cultura de flexibilidad y adaptación” generalizada en el aspecto laboral. Argumentos como, por ejemplo, que “el trabajo no está cerca del domicilio” han estado al orden del día. Supongo que la parte positiva de esta crisis sea un cierto cambio en esa “cultura” y tanto candidatos/as (como también las empresas) se flexibilicen más para facilitar más el flujo del empleo.

  3. Hola Jesús,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    La actitud de los usuarios es muy importante para tener éxito en la búsqueda de empleo. No olvidemos que el desanimo tiende a dejarnos inactivos y eso no es bueno.

    Saludos,

    Juan

  4. Hola Xavi,

    Gracias por pasarte y me alegro que te guste el artículo.
    Cada usuario debe adaptarse a sus particularidades y ser flexible en función de sus necesidades económicas y personales.

    La búsqueda de empleo cada vez más requiere por el usuario una actividad e iniciativa constante, porque la reactividad es contraproducente.

    Las personas debemos ser cada vez más rápidos a la hora de evolucionar y cambiar porque cada vez el mundo es más variable.

    Saludos,

    Juan

  5. Estoy muy de acuerdo con le articulo , esa es la actitud que debe tener un desempleado cuando hace una busqueda activa de empleo.

    Comparto contigo lo que habla en tu articulo ,enhorabuena por el blog.

  6. Hola Antonia,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    La actitud es fundamental en la búsqueda de empleo y las personas embarcadas en ella deben concienciarse de esto.

    Saludos,

    Juan

  7. Felicidades por el post; recopila de forma exhaustiva las principales variables de la búsqueda de empleo.

    Sobre todo me parece fundamental hacer un esfuerzo reflexivo por ver la coherencia de mis elecciones a lo largo de mi carrera profesional y tratar de darle un sentido. O al menos identificar la falta de sentido y admitir que he ido reaccionando a las circunstancias como primer paso para cambiar esa situación.

    Creo que tener un sentido profesional, integrado con el resto de las facetas de tu vida, no solo es motivador sino que además centra esa “brújula interna” que todos llevamos dentro.

    Gracias por compartir tus ideas!

  8. Hola Isidro,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Es fundamental el analizar nuestros pasos y sacar las conclusiones objetivas y reales por muy duras que puedan ser a priori, estas nos ayudaran a seguir avanzando. El engañarnos a nosotros mismos no nos ayuda nada.

    La cuestión es darse cuenta de nuestros fallos y buscar una alternativa para solucionarlos.

    Saludos,

    Juan

  9. Diego Serrano dice:

    Hola Juan, es un placer leer un artículo tan completo. Comparto contigo hasta la última coma del mismo. Se necesitan grandes dosis de esfuerzo para encontrar empleo. El problema es que los mismos implicados a veces no creen en sus posibilidades ni en sus recursos, unas veces por el desánimo y otras por la desinformación.
    Un saludo

  10. Hola Diego,

    Gracias por participar.

    Hoy en día la constancia es clave en la búsqueda de empleo, es un trabajo diario lo que al final da resultados. Debemos ser realistas pero optimistas y buscar alternativas nuevas.

    Saludos,

    Juan

  11. Hola Juan:
    Hace años que sigo tu blog y estado en algunos de talleres. La verdad es que bien cierto y útil es todo lo que escribes en tu artículo, aunque no por ser una realidad deja de preocuparme e indignarme esta sociedad del “espabila o te comen”, ya que no todos hemos nacido con los mismos recursos innatos y si bien es cierto que gran parte de las habilidades sociales y profesionales se pueden aprender, también lo es que el proceso de aprendizaje es más difícil y lento para unas personas que para otras y hay algunas capacidades que el mercado laboral exige que no están al alcance de todos por igual. Hablo de personas con discapacidades físicas o mentales, de las reconocidas y de las no reconocidas sobre papeles (“los/as lentos”, “los niñ@s límites” que crecieron….) Esto que dices en uno de tus párrafos: “oportunidades reales de conseguir tu trabajo ideal por no haber sido rápido” desde luego en ello/as es una verdad dolorosa.
    Hay una masa enorme de “lentos/as” que también tienen derecho a un trabajo digno para poder llevar una vida digna y en el mercado actual competitivo y cruel ell@s están deshauciados (o casí)
    Gracias por tu atención.

  12. Hola MMBS,

    Gracias por participar y seguir mi blog.

    Efectivamente, existen personas con características especiales que su ritmo de adaptación a los cambios rápidos del mercado laboral no puede ser el mismo. Debemos trabajar entre todos para adaptar a estos colectivos a su rito a estas nuevas necesidades. Esto requiere querer hacerlo con planificación, es fuerzo y buena voluntad.

    Saludos,

    Juan

Trackbacks/Pingbacks

  1. Conversaciones sobre empleo en la Red (72) - [...] LA PLANIFICACIÓN REGULAR DE LA BÚSQUEDA DE EMPLEOJuan Martinez de Salinas analiza cómo cada vez más es muy importante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *