suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿QUÉ PUEDES HACER PARA MEJORAR EL AMBIENTE DE TRABAJO EN TU ORGANIZACIÓN?

El ambiente de trabajo es vital, como ya he comentando en más de una ocasión en este blog, para poder desarrollar vuestro trabajo con motivación, productividad, implicación y ganas. Lógicamente el ambiente de trabajo debe de cuidarse desde la cúpula corporativa, preocupándose por sembrar de forma continua para incentivar un buen clima real entre sus filas.

El problema es cuando impera en las organizaciones un clasicismo latente entre los trabajadores, entiendo por esto posturas inamovibles sobre lo que es lo adecuado para obtener puntos positivos dentro de esa compañía. Igualmente, en otras compañías está admitido todo, es decir, que todo vale tanto en el buen sentido como en el malo. Imaginemos en una empresa donde se permite que determinados trabajadores desempeñen la ley del mínimo esfuerzo para trabajar bastante menos de lo exigible y otros, por el contrario, trabajan a pleno rendimiento, obteniendo grandes resultados. El responsable es consciente de tal situación pero no obra en consecuencia. Aquí tenemos un caso donde se incentiva que los buenos trabajadores se “tumben a la bartola” tarde o temprano porque hagas o no hagas se te valora de la misma forma. Además, en vez de agradecer el esfuerzo de los que trabajan de forma excepcional, se les carga de más trabajo para llegar a objetivos en compensación de lo que no hacen los que están dedicados a la buena vida.

Normalmente, los que menos hacen suelen ser los que más se quejan de que no tienen tiempo para nada y a mi me gusta matizar que les falta tiempo para producir y les sobra tiempo para estar ociosos.

Un buen gestor de equipos, en este caso, debe de tomar cartas en el asunto para atajar el problema de raíz y dejarse de poner parches que no solucionan nada.  No se puede optar por tomar el rol de que “no pasa nada” y que las cosas se solucionaran por si solas. Debe existir una adecuada distribución de la carga de trabajo en la totalidad del equipo de trabajo. Si unos carecen de trabajo y otros no llegan a lo que tienen, algo falla. Todos deben poner de su parte para que reine la armonía dentro de los equipos de trabajo y se debe de dejar claro que los problemas, roces, malentendidos y situaciones complicadas deben hablarse, matizarse y solucionarse para que no vuelvan. Lo peor es cuando estas situaciones se llevan a lo personal porque se enquistan de tal manera que ya no tiene solución alguna. Muchos equipos van a contracorriente, donde existe de todo menos unidad y esto se nota hasta en la decisión de la cosa más nimia que puede hacer que se alargue en el tiempo de forma indefinida y luego, a la hora de la verdad, cada cual hace lo que quiere o lo que puede porque nada queda claro.

Por ello, un buen gestor de equipos debe dejar libertad en la forma de acometer el trabajo y debe prevalecer alcanzar sus objetivos, sin embargo, debe exigir que se le presenten reportes de lo efectuado, realizado y conseguido para tener seguridad de a qué se dedica el tiempo. El problema es cuando determinadas personas de los equipos de trabajo no llegan a los objetivos y tampoco se tiene constancia de a qué dedican el tiempo; aquí tiene más responsabilidad el que lo consiente que el que lo hace. El permitir que personas del equipo no hagan nada es una falta de respeto hacia los que trabajan y denota falta de profesionalidad del que da vía libre para ello.

Se debe juzgar a las personas por lo que hacen en su trabajo y no por lo que desarrollan en su tiempo libre.

Es curioso escuchar entre los trabajadores “que menos trabajan” la frase “¡Uf! ¡Cuánto trabajo tengo… y no llego!”. Suele dejárselo claro a su entorno, que ya lo conoce, pues sabe que dedica gran parte del tiempo a hablar con otros en vez de terminar esas tareas que dice que tiene pendientes. Suelen ser los reyes de la apariencia. Y son precisamente este tipo de personajes los que enrarecen el buen ambiente laboral.

Cada persona debe poner de su parte para ayudar a que el ambiente de trabajo sea el adecuado, sin embargo, la parte principal depende las personas que dirigen las compañías a nivel estratégico ya que con sus acciones u omisiones marcan el devenir climático en sus filas.

El ambiente de trabajo es posible cambiarlo tras un minucioso análisis y plan de choque para modificarlo. Es decir, requerirá mucha inversión de tiempo en hacer protagonistas del mismo a todas las personas que componen la empresa.

¿Qué opinas de trabajar en un ambiente clasista? ¿Qué puedes hacer para mejorar el ambiente de trabajo en tu organización?

  1. Alfonso Hermida dice:

    Buen tema y mejor disertación.
    Bajo mi punto de vista, se trata de un tema a todas luces “candente”, y me explico.
    Como gestor de equipos, he vivido la situación de enfrentarme a personas cuyo rendimiento estaba por debajo de lo necesario en el montexto internacional en que nos movíamos pero que resultaban intocables habida cuenta de su antigüedad, su ascendencia sobre el resto de sus compañeros o, simplemente, dada su afiliación sindical (para qué engañarnos, estos casos existen y forman parte del día a día).
    Finalmente, y en caso de que no exista un apoyo claro por parte de la Dirección de la Empresa, es necesario afrontar la situación de manera individualizada, tomando cada caso con sus connotaciones implícitas e intentando evitar la confrontación a fin de que el resultado del trabajo de la totalidad del equipo no se vea afectada.
    Sin duda, no es la mejor de las situaciones, pero las exigencias del día a día lo imponen en estos casos.

  2. Hola Alfonso,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Como bien dices estas situaciones son más habituales de lo que puede parecer. Si no existe un protocolo de actuación claro y por otro lado la dirección estratégica de la corporación no se decanta de forma clara por la postura correcta se deben tomar a atajos que beneficien al bien común.

    Por ello, a veces se debe de tomar el caso de forma individual con objetividad sin personalizar y evitando la confrontación a toda costa sin involucrar al resto del equipo. Puede salir bien o por el contario ser un parche que explote a medio plazo con virulencia.

    Saludos,

    Juan

  3. La entrada de un nuevo elemento al equipo resiente el ambiente. Además no depende de una misma el prescindir de ella, sino que debemos convivir. Pero la situación es límite, su “educación” laboral penosa, basada en la ley del mínimo esfuerzo, en el “escaqueo” permanente, producto de la filosofía de “si el trabajo lo puedo hacer en 2 horas, ¿por qué voy a estar 3?”. La tensión en el ambiente es insostenible,
    ¿y qué hacer?

  4. Buenos días Pepi,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Esta situación que comentas es bastante habitual porque a los compañeros de trabajo no los podemos elegir y nos toca adaptarnos a ellos y viceversa. También comentar que más que el tiempo en el que se hace el trabajo se debe mirar la calidad de lo que entrega. Obviamente el tiempo que le sobra lo debe dedicar a cosas productivas.

    Mi recomendación seria que individualmente hables con él para hacerle ver el problema en el equipo e intentar llegar a una solución.

    Saludos,

    Juan

  5. Yo trabaje en una Financiera en donde el ambiente laboral era malo, en todos los años cuando hacian la evaluación del desempeño salian malisimo, peor el problema tambien estaba en que las personas que hacian que el ambiente laboral se tornara así eran personas a las que no se les podia tocar ni un pelo porque tenian años en la compañia. Al ver esta situación decidí mejor buscar otro lugar y ahora estoy en otra empresa donde el ambiente es diferente. 🙂 Creo que si no te sientes bien en un trabajo puedes buscar otro, pues es un lugar donde pasas la mayor parte de tu vída y debes sentirte bien contigo mismo, es bueno para la salud…:)

  6. Hola Ingrid,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Esto que comentas es una realidad porque en muchas ocasiones el ambiente de trabajo esta intoxicado por culpa de la cúpula directiva que lo permite. Cuando uno no se siente bien en el trabajo y la situación no depende de él para mejorar quizás deba plantearse seriamente cambiar de aires.

    Saludos,

    Juan

  7. Yo soy lider de una unidad de trabajo en una financiera. Mi unidad era eso un equipo de trabajo unido. A pesar d que se nos heredo una cartera complicada nos llevabamos bien y nos apoyabamos, subimos las metas llegamos a los microfines y nos iba mejor. Entro una persona nueva y siento q me descompuso el ambiente laboral y despues abandono el trabajo. Mis promotores se quedaron peleados unos con otros y hoy por mas esfuerzo que hacemos no estamos llegando y siguen peleados unos con otros. Que me recomiendas hacer?

  8. Hola Lupita,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Situación complicada la que planteas.

    Mi recomendación es que primero me reuniría con cada miembro del equipo de forma individual para ver su opinión de porque están así y que te expliquen qué ha cambiado y como opinan que puede volver la situación a la concordia. Después tras analizar y hacerles ver la realidad sin la subjetividad que cada uno pone a las situaciones, lo mejor sería poder celebrar una reunión común para acercar posiciones donde cada uno adquiere el rol contario, es decir, que se pongan en el lugar de las personas con las que están enfrentadas. Por supuesto coordinado por ti para que los situaciones no se lleven al terreno personal.

    Saludos,

    Juan

  9. Te agradezco te hayas tomado la molestia de responder. Estoy por iniciar una dinamica donde ellos se van a escribir unas cartas q solo leere yo y de ahi comenzare a tomar acciones… Te ire contando el desarrollo del mismo…

  10. Hola Lupita,

    De acuerdo, ya me vas contando cómo van las acciones que pongas en marcha.

    Saludos,

    Juan

  11. Edwin Romero dice:

    Saludos a todos,
    Tengo un problema y necesito opiniones de personas de experiencia en el tema, resulta que adquiri un empleo de Jefe de recursos (compras) de una empresa y la coord. de Recursos lleva 2 años trabajando en la empresa y ella esta acostumbrada a hacer lo q le da la gana, se queja q tiene mucho trabajo, habla mucho por telefono con no se quien de cosas personales, hemos tenido roses, el ultimo rose fue cuando ella pidio mi telefono y le dije q lo tomara y q si lo usa q sean para trabajo y no motivos personales, ademas noto q ella trata en forma despectiva a los demas compañeros, el ambiente me estresa que me recomendarian,,,, les agradesco muchooo

  12. maurico dice:

    ok me parece muy cierto todo el tema y los comentarios .
    Ahora el problema ya esta en la empresa , tengo en mente hacer una proyecto como en ejercicio en el cual participen todos los empleados sin marcar los que están mal para que no se sientan etiquetados ,como lo puedo hacer ?
    tendrán algún linck donde expongan una actividad grupal ?

  13. Me parece interesante el articulo y me parece que voy a necesitar mas de su colaboracion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *