suscribete: Posts | Comentarios | Email

LAS REDES SOCIALES: ¿MIEDO U OPORTUNIDAD?

Hace unos días, leía en la versión digital del periódico Expansión y Empleo el artículo titulado “El 49% de las empresas utiliza las redes sociales para seleccionar personal

La datos de esta artículo se han sacado de un estudio realizado por Unique y según el mismo “El 49% de los directivos de recursos humanos y responsables de selección de personal de empresas españolas de diversos sectores hace uso de las redes sociales para el desempeño de su actividad profesional; un 44% asegura utilizarlas de forma esporádica, y un 5% reconoce que sólo lo hace para la búsqueda de perfiles profesionales muy concretos. Por el contrario, un 45% afirma que nunca utiliza las redes sociales como fuente de reclutamiento”.

Por supuesto, en este post voy a reflexionar sobre esta noticia porque creo que se pueden sacar conclusiones interesantes.

Para empezar, vemos como casi un 50% de las empresas no ha utilizado las redes sociales y profesionales como fuente de reclutamiento para buscar a su personal. Es decir, que aun existe un volumen de personas en nuestro país reacio a ellas porque no les ven utilidad. Las redes sociales tienen muchos usos a parte del poder utilizarse para localizar talento. ¿Para que crees que sirven las redes sociales y profesionales?

Muchos directivos se niegan a darle una oportunidad a esta nueva herramienta porque tienen verdadero pánico al cambio y no se rendirán hasta que no les quede más remedio porque su uso esté generalizado y el no aceptarlo supondría quedar rezagados.

De la misma forma, queda claro que no es la herramienta de selección más usada por las empresas como una de sus principales fuentes de reclutamiento. Sobre todo, suele usarse como complemento para buscar perfiles altos y técnicos que tienen unas especificaciones difíciles de encontrar. No olvidemos que los perfiles que más abundan en las redes sociales y profesionales son los de alto nivel. Igualmente, pocas empresas publican en ellas sus oportunidades laborales de forma generalizada. Las que más lo hacen son las empresas especializadas de selección de personal para globalizar sus canales para encontrar nuevos candidatos.

Firmemente afirmo que poco volumen de compañías han introducido las redes sociales y profesionales como herramientas de trabajo para acoplarlas en sus métodos de trabajo y beneficiarse de su potencial, interactividad y rapidez de llegar a personas y empresa de cualquier parte del mundo. El problema principal porque las ven como una pérdida de tiempo y sin utilidad porque lo asocian con la faceta individual. Si se fomenta su uso corporativo con profesionalidad y confianza desde arriba se pueden lograr grandes avances.

Un 44%  de los directivos encuestados no la ven como una herramienta más rápida y útil, sin embargo, no se han parado a planificar e investigar como poder sacar partido a estas herramientas teniendo en cuenta sus necesidades para buscar una integración satisfactoria.

Lo que está claro es que los perfiles profesionales encontrados en la red no tienen porque ser más veraces que los que se encuentren por los métodos tradicionales. Es decir, que el que mienta en la esfera 1.0 lo hará también en la red 2.0. Por ello, muchas empresas las usan para verificar la información de los perfiles en formato papel y encontrar contradicciones. Los perfiles en las redes suelen ser más breves y concisos, basados sobre todo en lo que se está haciendo en el momento actual.

La diversidad de redes sociales son usadas para diversos fines y la más usada por los directivos para reclutar es Linkedin. Por el contrario, Twitter, Viadeo y Tuenti no son utilizadas para este fin, según esta encuesta, por los directivos de las compañías.

Sería mentir no comentar que las redes sociales y profesionales están plagadas de perfiles profesionales incompletos y de muchas personas que lo introducen y posteriormente, en un breve período de tiempo, lo abandonan sin acordarse de él. Esto, lógicamente, no ayuda a que las empresas confíen en esta fuente para reclutar. Los profesionales siguen teniendo miedo de estar en las redes porque sus empresas actuales pueden interpretar que, si están ahí es porque están buscando trabajo y que ello les puede conllevar problemas de diversa índole.

La red nos puede decir mucho de las personas en lo que respecta a su vida profesional, su nivel competencial, capacidad de influencia, etc.; siempre y cuando sepamos ver más allá del perfil 2.0, interpretando la globalidad de las señales.

Solamente con mirar a mí alrededor profesionalmente hablando, la gran mayoría de profesionales de recursos humanos que conozco realizan su búsqueda de candidatos y difusión de ofertas al margen de las redes sociales y profesionales. De la misma forma, pocos candidatos están usando estas herramientas de forma habitual como técnica activa de búsqueda de oportunidades laborales. Es más, las redes profesionales suelen usarse más de forma pasiva para buscar información extra de los candidatos que pueda dejarles fuera del proceso, es decir, la imagen 2.0 o marca personal, aun es incomprendida por muchos directivos o lo que es peor, vista de forma negativa.

Los directivos de las organizaciones tienen aun mucha ignorancia de la multitud de herramientas útiles que existen y que pueden ayudarles a hacer sus procesos organizativos más sencillos.

Muchos directivos siguen si saber para qué sirven las redes sociales o profesionales por que, para empezar, no comprenden qué son.

Me quedo con una anécdota de un directivo que en la actualidad se ha quedado sin trabajo y le recomendé, tras explicarle su utilidad y funcionamiento, que se diese de alta en las herramientas que la red le brinda (portales de empleo, redes, etc.) porque en 20 años no había precisado buscar trabajo. Cuando volví a quedar con él, le pregunté si había completado los perfiles en la red y me dijo de forma rotunda “NO” razonando que “yo que soy muy observador me he dado cuenta que la gente tiene razón y que con esas herramientas cualquiera puede verte tus datos y usarlo para cualquier cosa”. Obviamente, seguía en el paro, mirando las ofertas de los periódicos del domingo.

Nada te garantiza encontrar un puesto de trabajo, pero hay que moverse dentro de las redes, allí donde se “cuecen” las cosas, para ser considerado. Y si ya hablamos de que el 49% de directivos, hacen uso de las redes sociales para buscar candidatos… ¿por qué insistimos en quedarnos fuera de ellas? La ignorancia y el miedo hacen mucho daño al progreso y la evolución.

  1. En primer lugar feliz año a tí y a todos tus lectores.

    seamos malvadamente sinceros, algunos rrhh también miran los perfiles de facebook para cotejar la vida civil (¿personal?) del candidato y eso a mi por lo menos me genera un montón de dudas sobre el caracter indeleble de la red,
    Si pones una mamarrrachada en facebook o twittter perfecto, si tienes fotos en plena diversión en picasa perfecto, pero como te la enganche google, esa mamarrachada quedará pegada a tu nombre.
    Otra cuestión (y en esto habría mucho que hablar) es si debemos cambiar el concepto de intimidad, en pocos años que no exista una foto mia comprometida en la red será practicammente imposible (ojo! mia y del señor que tengo enfrente entrevistandome o de su empresa.)

  2. Hola Juan.
    Coincido parcialmente contigo. Seguro que hay muchos profesionales de RRHH que por miedo, ignorancia o desconfianza no se atreven a asomarse a la tecnología 2.0
    Pero no es menos cierto también que en las redes sociales no estan todos los que son. Quiero decir que según que perfiles busques, no es el medio más adecuado. Todavía no se han generalizado y popularizado lo suficiente para que sean un medio de captación como lo son actualmente los portales de empleo. Tendrán que convivir durante mucho tiempo, igual que aún convive un medio tan tradicional como la prensa para el reclutamiento.
    Para mi, lo importante es que el profesional de RRHH conozca todos los medios que existen y valore sus pros y sus contras en cada caso para aprovechar mejor los recursos según el perfil que esté buscando.

    Saludos.

  3. Hola Juan¡ Un poco tarde, pero que tengas buen año 2011¡

    La verdad es que este tema es peliagudo.

    Supongo que los del artículo, tú, y los comentaristas anteriores tienen razón¡
    Por un lado, la necesidad lógica de saltar a las redes sociales.
    Pero, ¿cómo saltamos? ¿de forma privada, de forma profesional? ¿Usamos una Red para la parte más personal, otra para la faceta profesional?
    ¿Los RRHH buscarán sólo aquello que sea válido para el puesto en la Red Profesional?
    ¿Una persona debe usar las redes sociales siempre velando no pasarse de la raya, cuidando aquellas cosas susceptible de críticas por las empresas? ¿y sobre las afinidades política de la persona?

    Sean las respuestas que sean la selección de personal usando las Redes Sociales sugiere censura y autocensura personal e inhibición al menos de la persona seleccionable, cosa que se contrapone con el uso libre de las Redes.

    De la misma forma, está claro que cada quién es responsable de lo que cuelgue en la red, y cómo.

    La selección de personal de la forma tradicional al menos se basa en el criterio profesional, y el equilibrio emocional mediante test. De hecho, quizás mañana no hagan falta test en las entrevistas de selección, o acaso ni siquiera entrevistas. Los RRHH navegarán por la Red buscando gente, y cuando la encuentren se pondrán en contacto.

    Creo que es todo.

    Un saludo Juan¡

  4. Hola Javier,

    Desearte lo mejor a ti también en este 2011 y este año espero que nos podamos conocer en persona en algún evento.

    Buenas tus puntualizaciones. Determinados seleccionadores no saben discernir entre la faceta personal y profesional de los candidatos y deben de recopilar y juzgar información relevante para el perfil profesional que buscan.

    Después no se debe magnificar los datos que se encuentran, porque como bien dices todos somos personas y nadie está limpio en la red desde un punto de vista purista. La intimidad o faceta personal va muy de la mano de las otras facetas. Creo que falta regulación al respecto de que es lícito usar y no. No todo vale.

    Saludos,

    Juan

  5. Hola Nacho,

    Gracias por pasarte.

    Está claro que no todos los perfiles están en la redes y que para algunos quizás no sean la mejor herramienta. Aun existe mucho miedo al cambio de probar nuevas herramientas como estas y ya dice mucha gente de ambos lados (reclutadores y candidatos) que no valen para nada sin probarlas.

    Ciertamente su uso debe complementarse con el resto de herramientas de búsqueda.

    El problema es que muchos profesionales de recursos humanos ignoran estas herramientas sin darles una oportunidad. Aun queda mucho camino por recorrer.

    Saludos,

    Juan

  6. Hola Negocy,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Desearte también a ti buen año 2011.

    Buenas preguntas que hacen pensar. Yo personalmente creo que debemos tener un perfil personal en determinadas redes y en otras un perfil profesional. El error esta en romper ese equilibrio de separación porque entonces se está dando vía libre.

    Luego las personas debemos ser conscientes de lo que hacemos y colgamos en la red porque las cosas que pasan en estos medios en un 95% de caso son porque sus protagonistas dejamos que pasen. Tenemos un estupendo apartado de configuración que muchos ignoran que esta.

    Saludos,

    Juan

  7. buscar trabajo tiene muchos matices, algunos sin exagerar incluso llenos de dolor. La cantidad de vacantes, cuál es el pago adecuado, en qué condiciones se ofrecen los empleos. Es tenaz

  8. Hola Javier,

    Gracias por participar.

    Está claro que la búsqueda de trabajo tiene muchos campos de visión y se deben intentar aunar todos aunque eso es lo complicado.

    Saludos,

    Juan

  9. Con un poco retraso te felicito el año, Juan y también por este post con el que coincido.

    El perfil profesional se va haciendo más y más público cada día. Como no parece que la tendencia se invierta, lo mejor es colgar cada uno sus datos profesionales no-confidenciales en una red profesional.

    Coincido en que las redes sociales son otra cosa y no deben mezclarse. Parece que la tendencia es usar dos nombres: el formal como José González y el familiar, como Pepe.

    Saludos,

  10. Hola Luis,

    Gracias por pasarte y aprovecho para desearte lo mejor en este año nuevo que ya hemos comenzado.

    Veo que coincidimos porque debemos separar ambas facetas para evitar malentendidos y problemas.

    Se debe educar a las personas en el uso de las redes profesionales.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *