suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿PERSONAS CON TALENTO U OVEJAS?

Muchas organizaciones debaten y aúnan criterios para conseguir que el talento entre y se mantenga dentro de ellas; sin embargo, a la hora de la verdad, se ve como personas con talento que hacen un buen trabajo, que se esfuerzan, que tienen ideas y que se comprometen con lo que hacen son despedidas. ¿Por qué ocurre esto? Hoy quiero hablar sobre la respuesta a esta pregunta y al menos, generar un poco de reflexión sobre este tema.

Como punto de partida, cada organización, empresario y directivo tienen una creencia particular sobre lo que para ellos significa tener talento y eso, obviamente, influye a la hora de detectarlo en sus compañías porque se basan en esa percepción y no en hechos reales objetivos descargados de componentes afectivos y subjetivos. Imaginemos una organización que siempre ha realizado las cosas de la misma forma y que no se plantea en absoluto hacer las cosas de otra forma. En este caso, para esa organización, una persona con talento será aquella que haya empezado un proceso y se dedique día a día a repetirlo de la misma forma ya por inercia, obteniendo los resultados esperados, sin avanzar ni retroceder. Sin embargo, aquellas personas que planteen y hagan las cosas de otra forma, independientemente de que puedan alcanzar mejores resultados, nada más empezar, serán vistos como rebeldes porque la cúpula directiva, corta de vistas, dirá que han tenido la suerte del principiante. Desgraciadamente, ese tipo de trabajador en esa compañía será vetado y boicoteado porque determinadas personas ven peligrar “su modus operandi” y no tienen otras opciones ni se las platean. Es decir, que las personas con ideas nuevas, sino se reciclan y se limitan a continuar innovando o intentarlo al menos, no durarán mucho en esa organización.

Lo que tenemos que tener claro es que el talento es heterogéneo y tiene muchas formas de manifestarse. Para ello, las compañías deben ser flexibles para permitir que cada persona desarrolle su potencial hasta el máximo y eso requiere paciencia porque el talento conlleva practicar y experimentar hasta que llega a ser eficaz.

Cada persona tiene una forma distinta de hacer las cosas y eso supone que los resultados son distintos muchas veces y las empresas deben saber diversificar ese valor añadido al resto de miembros de sus compañías para que todas las personas alcancen esos resultados excelentes. Para ello, se deben sembrar previamente dentro de las organizaciones los valores y actitudes que incentiven el pensar más como grupo y no como personas o entes particulares dentro de un grupo disperso.

Por ello el trabajar sobre la motivación de las personas es fundamental para que aporten todo lo que puedan dar. Eso, de la misma forma, requiere tener mano firme para que las personas que no aporten excelencia y calidad en sus organizaciones sean animadas a abandonar las mismas y busquen compañías que valoren ese tipo de rendimiento y de forma de llevar a cabo los trabajos.

El tener talento supone saber adaptarse a las diversas circunstancias que puedan ir aconteciendo en los cada vez más cambiantes mercados. Las personas tienen que pensar por si mismas para saber hacer las cosas sin que sus empresas les tengan que decir que hacer y como hacerlo. Se debe de aportar y participar para hacer que las compañías avancen hacia nuevas dimensiones.

Por supuesto, todos tenemos talento aunque otra cosa es que lo demostremos y los usemos en cosas rentables. Muchas personas se dedican a mantener su posición haciendo la vida imposible a las personas de su entorno laboral que pretender avanzar y aportar cosas porque los ven como una amenaza. Y eso hace que este tipo de personas se preocupen más por lo que hacen los demás olvidando lo que deben hacer para seguir desarrollándose. Cada persona tiene su hueco en la compañía y debe demostrar su valía enseñando lo que sabe hacer, aportando soluciones, etc. Y por supuesto no solo quejarse y poner pegas a todo.

¿Qué opinas del talento?

  1. Lo más importante es definir que es Talento y medir el impacto de contar con esos perfiles en la organización.

    De manera generalista y práctica, me quedo con que una persona con talento es:

    Una persona con competencias,
    Una persona con compromiso emociona con el proyecto organizacional
    Una persona que consigue resultados superiores

    A partir de hay, hay que crear planes para identificar a estas personas, hacer un inventario, crear planes de desarrollo, promoverlas y por último, fidelizarlas.

    Otro objetivo puede ser el de Identificar potenciales para transformarlos en alto rendimiento

    Por parte del trabajador, no podemos depositar en las organizaciones toda la iniciativa de gestión, creo que tenemos una obligación con nosotros mismos cómo profesionales con ser proactivos en el autoconocimiento y desarrollo de nuestras competencias y evaluar si la cultura de tu organización actual, te acompaña y potencia el desarrollo de esas competencias

    Un ejemplo sería que gracias al 2.0, el employer branding ya no pertenece a la empresa, ahora está en manos de todos.

    Un saludo Juan

    César Martinez Dalmau

  2. Hola César,

    Gracias por participar.

    Efectivamente, el talento tiene diversas formas de manifestarse y por lo tanto los modos de medirse deben ser variados adaptándose a las necesidades de cada organización.

    La clave también esta en la gestión que desde la cúpula organizacional se haga del mismo y se incentive y transmita a todos los rincones de la misma.

    Saludos,

    Juan

  3. Buen artículo Juan y no menos bueno el comentario de César que suscribo totálmente.

  4. Y no sólo el talento o habilidad es lo que puede perder una empresa al deshacerse del empleado “rebelde”, también pierde la lealtad y la retribución que puede generar ese tipo de empleado, pues éste es precisamente, por lo general, el sujeto que cuestiona acciones y ve posibles problemas y soluciones a futuro de la empresa, pues son los que más se comprometen con el trabajo.

  5. Hola Jesús,

    Gracias por pasarte.

    Saludos,

    Juan

  6. Hola Miguel,

    Gracias por participar en mi blog.

    Las empresas al quitarse el talento salen perdiendo en muchos aspectos como bien comentas. El talento tiene visión global y critica que ayuda a evolucionar y mejorar, sin embargo, en las empresas estáticas molestan sin saber que sin ellas están abocadas a la desaparición.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *