suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿AGUANTARÍAS UN TRABAJO EN EL QUE TUVIESES UN JEFE TÓXICO HACIÉNDOTE LA VIDA IMPOSIBLE?

Tras leer el artículo de la versión digital del periódico Expansión y Empleo titulado “Algún día podremos escoger a nuestro jefe”, no puedo resistirme a comentarlo.

Está claro que podemos elegir el puesto de trabajo, el sector profesional y hasta la compañía donde queremos trabajar, sin embargo, tanto el responsable como los compañeros de trabajo nos vienen impuestos y debemos adaptarnos. Las empresas tipo “autoservicioaun no existen para poder pedir cuarto y mitad de un compañero colaborativo y 2 kilos de un jefe flexible, participativo e integrador, aunque muchos lo desearían. Eso sí, entonces el servicio de atención al cliente no daría abasto con las devoluciones de los compañeros y responsables que a todos nos sacan de quicio.

Las empresas son organismos vivos y cuando nos vamos de una organización, la razón no es la compañía como ente, sino las circunstancias ocasionadas por alguna de las personas que las conforman de forma directa o indirecta.

De todas formas, las personas cada vez tenemos más claro que queremos tener calidad de vida laboral y eso hace que tengamos mayor enfoque de lo que queremos y lo que no. Cuando estamos trabajando, vamos a invertir el tiempo en algo que nos guste y gratifique; por ello no debemos aguantar a determinados responsables tóxicos que se dedican a hacernos la vida imposible como regla general y que, en vez de ayudarnos a solucionar los problemas de trabajo que surgen en el equipo, se dediquen a echarnos en cara la responsabilidad y decirnos lo poco que valemos. Y yo me pregunto ¿compensa aguantar eso indefinidamente? La respuesta es rotunda: No, porque las empresas que mantienen y defienden a ese tipo de jefes no valoran a las personas ni a su trabajo.

También es cierto que cada persona somos un mundo distinto y que cada uno de nosotros nos adaptamos mejor a un tipo de responsable que a otro. Por ejemplo, los trabajadores que tienen mucha iniciativa no llevarán nada bien a un jefe que les supervise hasta el más mínimo detalle ni que les diga constantemente cuáles son los pasos a seguir en cada tarea. Por supuesto, un trabajador que sea muy dependiente no encajará con un responsable que valora los resultados y deja libertad para que cada persona elija la forma de llevar a cabo su trabajo, sin oponerse a ayudar cuando sea preciso.

Aunque es evidente que todos los trabajadores tenemos claro el tipo de jefe que no queremos. Porque ¿quien quiere un responsable desposta, egoísta, individualista, grosero, despiadado, limitador del desarrollo ajeno, manipulador, orador tipo “discurso y no dialogo”, entre otras muchos aspectos? Supongo que nadie que esté en su sano juicio. Pero… ¿Qué otro tipo de características tiene el jefe menos deseado por todos vosotros?

Menos mal que las compañías son cada vez más concientes de que lo que aporta un valor añadido es el talento de sus personas en conjunto y con visión global. Eso hace que comiencen a abrir los ojos y no sacrifiquen un gran volumen de capacidad por las decisiones inadecuadas de un responsable corto de miras.

Las empresas deben buscar responsables a los que les preocupe el desarrollo de sus equipos de trabajo por encima de su desarrollo individual porque no olvidemos que, para el conjunto de la organización, es positivo que todas las personas que la conforman lleguen a desarrollar el máximo de su potencial con ellos.

Los jefes deben ser un ejemplo a seguir en las organizaciones porque son humildes y no tienen ningún problema en reconocer que están equivocados y que deben apoyar la idea de otro miembro de la organización porque es la más beneficiosa.

Es factible que no termines de congeniar en el ámbito personal con tu responsable, sin embargo, eso debe darte igual si, a la hora de la verdad, como profesional te permite aportar, opinar y experimentar. Un buen responsable debe tratar a todos por igual, preocupándose, ayudándoles y rectificándoles cuando sea preciso de una forma constructiva. Eso generará un buen ambiente de trabajo y hará que las personas se sientan a gusto porque se les demostrará, día a día, que se cuenta con ellos porque son parte importante del engranaje.

Y esto no debe hacernos olvidar que la convivencia es difícil y, aunque tengamos buenos responsables, eso no garantiza que no surjan roces y dificultades, sin embargo, la diferencia es que se sepan superar y asumir, sin dejar cosas pendientes por solucionar.

Si observamos las empresas que aun coleccionan jefes tóxicos, nos daremos cuenta que están rodeados y apoyados por personas sin personalidad alguna o mediocres que alimentan su ego para seguir teniendo opciones de continuar en posiciones muy por encima de su potencial. Es más, veremos como muchas de las personas que abandonan esas compañías son trabajadores con un gran potencial que han trabajado duro y han pasado desapercibidos porque no les interesa a sus dirigentes “cortoplacistas” tenerlos en sus filas.

¿Aguantarías un trabajo en el que tuvieses un jefe tóxico haciéndote la vida imposible? Yo tengo claro que no porque debemos de tener nuestro amor propio y saber reconocer nuestra valía y no dejarnos pisotear. Porque como dice una amiga mía, hay muchos peces y océanos que explorar que nos están esperando que sabrán realmente valorar y diferenciar el talento de la incompetencia.

  1. Lo mejor es eligir un jefe que te comprende, que comparte tus creencias y que siente tus dolencias. O sea sé tu propio jefe y no tienes que soportar los idiotas encargados de muchas empresas que están allí solo para permanecer en su puesto.

  2. No está nada claro, en este país, que los jefes toxícos no sean una condición para serlo. Muchos aún creen que el verdadero jefe es quien es capaz tomar deciones que a otros le costarían y que, para dirigir, es necesario ser o sicópata o aparecer como tal.

  3. Buenas tardes,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Obviamente el ser uno su propio jefe tienes sus ventajas, sin embargo, no todos los jefes ajenos son inadecuados porque tenemos de todo.

    Los responsables deben ser más cercano y formar equipo con sus trabajadores.

    Saludos,

    Juan

  4. Buenas tardes,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Aun existen muchos tópicos inadecuados con respecto a las cualidades de los jefes y eso hace mucho daño.

    Saludos,

    Juan

  5. Hola Juan:

    La respuesta debería ser no, pero dependiendo del perfil del trabajador como apuntas, puede ser más o menos tolerable. No creo que los jefes españoles (en su mayoría) sean tóxicos. hay personas que son tóxicas por naturaleza , independientemente del cargo o función que realicen. Y, en cualquiera de los casos, se suele estar atado de manos, no es tan sencillo apartarte de ellos.

    Hay veces que tanto empleados como jefes se pasan al “lado oscuro” a pesar de que se den las condiciones para que no ocurra.

    Un saludo, muy interesante para debatir

  6. Hola Fernando,

    Gracias por pasarte.

    Estoy de acuerdo contigo en que determinadas personas son toxicas independientemente del puesto que ocupen en las organizaciones. El apartarse de ellos no es fácil porque en muchas ocasiones la situación global le tiene a uno atado. Algunas personas aplican la máxima de más vale malo conocido que bueno por conocer.

    Otras personas dejan influenciarse y arrastrarse a un punto inadecuado y sin retorno porque ellos mismos se niegan a hacerlo.

    Saludos,

    Juan

  7. Hola Juan:

    Coincido contigo en que no aguantaría pero lamentablemente, y en estos momentos de crisis aún más, hay un porcentaje muy alto de gente que aguanta. ¿Y cuales son las consecuencias?. Desmotivación, baja productividad,conflictos y lo que es peor estrés, ansiedad y depresiones.

    Y es que , además y lo que es peor, un jefe tóxico nunca va sólo , normalmente está rodeado de algunos como él y eso es lo que le “ayuda” a seguir adelante con esta actitud tan nociva para la organización.

    Desde luego tema complejo y desgraciadamente aún patente el de los “jefes tóxicos”.

    Un saludo

    sonia/ @up_person

  8. Hola Sonia,

    Coincido contigo en la opinión de que en época de crisis muchas personas aguantan situaciones y actitudes extremas en sus trabajos consecuencia de sus responsables. Aunque las consecuencias de aguantar son negativas para la persona que sufre y para su organización.

    Por supuesto, los jefes tóxicos se rodean de personas manejables que les aleccionan para comportarse como más le convenga a ese responsable.

    Aun quedan muchos responsables inadecuados que hacen un gran daño a sus organizaciones porque animan a que el talento salga a la mínima oportunidad.

    Saludos,

    Juan

  9. Me alegro de volver a pasar por tu casa, Juan! 😉

    Desde luego, se aguanta y más en esta época que nos está tocando vivir en España. Y lo que queda…

    Sin embargo, la respuesta lógica es NO. No aguantamos a aquellas personas que tienden, consciente o inconscientemente, a empujarnos a la infidelidad, ya sea en lo personal o en lo profesional.

    Pero cuando tienes responsabilidades humanas o materiales a tu cargo, sólo queda buscar en el océano hasta que encuentres un mejor lugar, y entonces, sólo entonces, nadar y dejar atrás a ese pez piraña que tanto nos angustia.

    Un saludo compañero!

    PD: no tengo nada en contra del pobre pez piraña, conste 😛

  10. Hola Jesús Mª

    Gracias por pasarte.

    Obviamente a nadie nos gusta aguantar ese tipo de jefes, sin embargo, debemos ser prácticos y seguir mirando en la inmensidad del océano como bien comentas hasta que encontremos el sitio que nos merecemos para poder desarrollarnos profesionalmente.

    Saludos,

    Juan

  11. ana ortega dice:

    Mirad, yo tengo un jefe que por todo lo que decis….que si crisis que si se aguatna, que si se necesita para vivir….eso parece que le supone un reto para que todavía machaque mas, parece que le provoca cierto placer insultar a la gente y someterla porque tiene la absoluta certeza y seguridad de que nadie se va a ir.
    Cuando uno se rebela, por dignidad claro esta, es cuando te reta en un plano emocional a que no le calientes y no saues lo pero de el, simple y llanamente porque no coincides con el, o no estas deacuerdo, o le argumentas y razonas tu postura. Os digo que no hay nada peor que vuestro jefe a parte de toxico sea incompetente, no hay nada peor que razones con alguien que solo posee mando porque esa es su única baza. Y si tu eres válido….pues consigue machacarte, consigue minarte hasta tal punto que pierdes el rumbo y te llegas a plantear que no lo haces bien.
    Imaginaos la labor…antes de buscar otro trabajo….que te recompongas emocionalmente del trabajo en el que estás!!.
    Con lo cual, sin pelos en la lengua, seguros amigos que hay no poca gente en esta situacion y cada situacion es igual de compleja como dificil y lo es precisamente porque NO PUEDES DEJAR DE TRABAJAR EN ESE EMPLEO TAN PRONTO COMO DESEARIAS!!!!.

  12. Hola Ana,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Antes de nada darte mucho animo para aguantar esa situación.

    Tener un jefe de ese tipo desgasta emocionalmente mucho y consigue amargarte a nivel profesional porque encima como bien dices uno no puede irse tan fácilmente porque todos necesitamos trabajar. Aunque en determinadas ocasiones no compensa y a la larga puede ser mejor irte antes de que te consuma en vida.

    Saludos,

    Juan

  13. coincido plenamente con ana ortega

    estoy pasando por eso exactamente y mi dilema es si seguir o no en ese trabajo que me está costando la autoestima. otro problema mio es que soy muy joven y aparte de este trabajo en el que llevo ya unos años , no he tenido otra experiencia laboral y me iba a costar una barbaridad encontrar trabajo en estos tiempos tan críticos.

    mi jefe me ha llamado en varias ocasiones para reprocharme que estoy siendo poco productivo y voy atrasado en cuanto a los demás trabajadores. lo cierto es que hago todo lo que está en mi mano. ahora me meto mas caña a la hora del trabajo. me han metido en la cabeza que voy el ultimo y puede que quieran prescindir de mi. no quiero perder el trabajo. mi jefe al principio era muy reacio a mi. hoy habló conmigo y me preguntó que tal me va. es un jefe que digamos que se preocupa algo.

    hace poco también he tenido problemas con mis compañeros de trabajo, me he dado cuenta que son de lo mas egoístas a la hora del trabajo. no somos una cadena. cada uno va a su bola y no nos apoyamos, por no decir que a veces noto como incluso nos puteamos. ese desinterés por los demás me ha alejado de mis compañeros y veo que mi trabajo (aunque sigo esforzándome) se está viendo perjudicado.
    me vengo abajo, trabajo forzado, estresado por no quedarme atrás y con depresión.

    que camino seguir?
    dejar mi trabajo porque no doy la talla y no encajo? (llega un momento que me lo creo) o
    olvidar que mis compañeros son unos oportunistas y aguantar como pueda. porque no es fácil encontrar trabajo y he de acostumbrarme y/o esperar a que pase la dichosa crisis y me salga un trabajo en el que me sienta mas realizado

    un saludo
    por cierto buen blog

  14. Hola Capi,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Darte mucho ánimo y antes de nada comentarte que debes creer en ti mismo y en tu potencial. Estas en proceso de aprendizaje. Al menos tú responsable te escucha. Si no estás contento puedes comenzar a buscar otro trabajo por lo que pueda venir. Si ves que tus compañeros no te apoyan tú debes sobrellevarlo ya hacer tu trabajo mejor cada día y demostrar que eres necesario.

    Lógicamente te podemos aconsejar pero eres tu el que debes decidir.

    Ya me vas contando.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *