suscribete: Posts | Comentarios | Email

LOS CONTENIDOS DE LAS OFERTAS DE TRABAJO

Hace ya bastante que analizo las ofertas de trabajo de los periódicos y de los portales de empleo en cuanto a su contenido y he de decir que muchas de ellas no cumplen el requisito principal que deberían tener de concreción y claridad, optando por la generalidad en la exposición del puesto.

El contenido de las ofertas de trabajo debe ser específico, haciendo referencia a las principales funciones de esa posición, el nombre concreto de ese puesto, el tipo de empresa y sector y los requisitos determinados que se ofrecen para que la oferta resulte interesante a los candidatos, que simplemente, con leerla, sabrán lo que se ofrece.

Muchas empresas optan por ocultar el nombre de la compañía en las ofertas y poner sólo el sector de la misma, en más de una ocasión es porque son compañías que llevan mala fama y si ponen su nombre no recibirán apenas candidaturas. En otras ocasiones, algunas empresas no quieren publicitar sus ofertas para no recibir aluviones de candidatos por su renombre. También, las empresas lo hacen con varios fines, entre los que está el poder ver qué trabajadores de sus filas están buscando trabajo, aparte de reclutar nuevo personal. Cuando la oferta la publica una consultora externa de recursos humanos para algún cliente, en el 80% de los casos, no figura el nombre de la compañía hasta que los candidatos no lleguen a la fase final de proceso de selección.

El apartado que me hace mucha gracia es el dedicado por las empresas a los requisitos o condiciones ofrecidas, que suelen llevar mensajes generales, atractivos, que parece que dicen mucho y a la hora de la verdad no dicen nada.

Por ejemplo a la hora de mencionar las condiciones económicas, son muchas las empresas que mencionan “remuneración según valía” o “remuneración competitiva acorde con experiencia y capacidades aportadas” y muchos candidatos lo aceptan, pero luego se preguntan ¿Y eso qué significa? No sería más fácil poner una banda salarial con un mínimo y un máximo para que los candidatos se hagan una idea aproximada.

Seamos realistas. Las empresas, cuando ponen en marcha un proceso de selección directamente por ellas o lo externalizan con una consultora, conocen la remuneración máxima que pueden ofrecer. Si la pusieseis en las ofertas, no haríais perder el tiempo a determinados candidatos y no que estos os lo hagan perder a vosotras. Concretando más, hacéis que opten a ese puesto las personas que aceptan todas las condiciones y esto ya acorta bastante el proceso. Porque luego en la primera entrevista de corte preguntáis las empresas cuáles son sus aspiraciones económicas y cuánto cobran en la actualidad. ¿Por qué tanto misterio con la remuneración?

También están esos mensajes generalitas tipo “Grandes oportunidades de desarrollo profesional participando en asuntos o proyectos de primer orden” o “Plan formativo individualizado” o “excelente ambiente de trabajo” entre otras muchas que podríamos mencionar. Después, resulta en más de una ocasión que se cumple el dicho de dime de que presumes y te diré de que careces porque el ambiente luego suele estar enrarecido con problemas internos de actitud y comportamiento por todos los lados. Cuando se ponen mensajes se tienen que corresponder con la realidad porque sino estáis creando falsas expectativas que hará que las personas que se incorporen queden defraudadas poco después. Igualmente, las oportunidades de desarrollo profesional hay que concretarlas durante el proceso de selección en la última fase para que queden claras y cada potencial candidato que finalmente se incorpore sepa hasta dónde puede llegar su desarrollo profesional y cuál será su plan específico. Porque esto no se le olvida a la gente y después, cuando ven que van pasando los meses y que la evolución profesional no llega, ni llegará, se dan cuenta que sólo pueden conseguir algo mediante la queja constante. Lo mismo pasa con alardear de planes formativos particularizados y específicos para los empleados y luego resulta que el desarrollo formativo en esa compañía es casi inexistente y si esos trabajadores quieren seguir formándose tendrán que hacerlo por su cuenta en su tiempo libre. Estas cosas estáis en vuestro derecho de que os las concreten y más si son de importancia para vosotros.

Posteriormente en los requisitos que se requieren para poder tener posibilidades de continuar los candidatos en ese proceso y de llevarse el puesto es frustrante cuando algunas compañías ponen sólo un requisito imprescindible y los demás valorables porque esto hace que una avalancha de todo tipo de candidatos os hagan llegar su candidatura aunque no cumplan los requisitos valorables porque eso no tiene significado subjetivo. Las empresas deben indicar los requisitos concretos que son imprescindibles luego todo lo que se aporte extra se le dará un valor en su justa medida a nivel global. Es muy típico poner la frase de “imprescindible experiencia de dos años en el mismo sector profesional”. Normalmente, ciertos perfiles, en sus contratos especifican que al abandonar el puesto, no podrán incorporarse a otra empresa del sector durante X tiempo, por lo que… ¿para qué ponen este requisito si luego, ellos también incluirán la cláusula? Ciertamente, la experiencia en el sector puede ser un punto positivo, pero más lo es que el candidato sepa llevar a cabo sus funciones con eficacia.  Ponerse al día del producto no es lo más complicado.

Para finalizar es muy frustrante ver en el desarrollo de las funciones a desempeñar, mensajes poco clarificadores para despejar dudas como “Gestiones propias del departamento”, “desarrollo de procedimientos”, “Supervisión del equipo de trabajo” por citar algunas. Se deben afinar al máximo las funciones concretas para que os lleguen las candidaturas más acordes posibles ajustándose a lo solicitado porque las funciones carentes de especificación hacen que a veces los candidatos más adecuados no opten al puesto por no ver claro el perfil.

¿Qué opináis de los contenidos de las ofertas de trabajo? y ¿Qué valoráis en las mismas para hacer llegarles vuestra candidatura?

Las empresas debéis de aprender y saber que lo que importa es la calidad y no la cantidad de los requisitos puestos en las ofertas de trabajo. Menos prometer y más cumplir lo especificado. Porque no sólo para poder exigir a los candidatos concreción y sinceridad las primeras que debéis de cumplir con el ejemplo sois vosotras. ¿A qué esperáis?

  1. Chapeau, Juan, no hay más que decir. El ocultismo, generalismo y vaguedad de las ofertas de trabajo lo único que hace es dificultar y prolongar (la tortura de ;)) el proceso de búsqueda de empleo a los candidatos. Y lo que es peor, genera una desconfianza, aleatoriedad, y frustración que no hace sino desprestigiar a los profesionales que nos dedicamos a la selección. Seguro que habrá opiniones en contra, y entiendo que hay razones para hacerlo de esta manera, pero personalmente creo que la transparencia y la buena fe son a la larga mucho más eficaces y rentables.
    ¡Qué ganas tenía de volver a leerte! veo que las vacaciones te han recargado de fuerzas. Un fuerte abrazo!!!
    María

  2. Hola Maria,

    Gracias por pasarte y participar.

    Esta claro que otras personas no estarán de acuerdo con lo que opinamos tú y yo, sin embargo, así se genera debate y se aprende.

    Pienso que la claridad, concreción y sinceridad debe producirse por ambas partes en el proceso de selección para que las cosas fluyan y funcionen como es correcto.

    La verdad que el descanso me ha sentado bien y ya tenia ganas de volver.

    Un abrazo,

    Juan

  3. Hola Juan:

    Como dice María Chapeau. La indefinición de la oferta es una característica común. Cuando las lees no sabes exactamente que se pide ni muchas veces que se espera del candidato. Si a eso le añadimos las incongruencia en los requisitos (muchas veces piden cosas que no se ajustan al perfil del puesto) y la gran cantidad de cosas que se piden por pedir, es lógico que los procesos de selección sean complicados o como dices, una perdida de tiempo para candidato y seleccionador.
    Muy bueno, me ha parecido magnífico
    Un saludo.

  4. Hola Fernando,

    Me alegra que te guste el post.

    Las ofertas de trabajo deben recoger los requisitos imprescindibles y necesarios para el desempeño adecuado de las funciones. Debe primar la calidad sobre la cantidad.

    No es tan difícil concretar y transmitir de forma entendible lo que se pide, eso si, hace falta quererlo hacer. Complicamos excesivamente los procesos de selección porque no se dedica el tiempo adecuado a definir que se precisa en realidad y cual es el perfil exacto ajustado a la realidad.

    Saludos,

    Juan

  5. pero hay también ofertas de trabajo que no echan tanta carreta y son igual de confundidas o en realidad no cumplen con lo que dicen

  6. Hola Buscar trabajo,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Por supuesto, la concreción en las ofertas de trabajo no garantiza la honestidad y realidad de lo que se pone porque eso luego se debe demostrar en el día a día.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *