suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿QUÉ OPINÁIS DE LA DIVERSIDAD EN LAS EMPRESAS?

El jueves 11 de febrero, se celebró en el aula magna del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, el cuarto encuentro sobre Diversidad Cultural en la empresa, organizado por el Consejo Social de la Universidad. El tema central de la charla era la inmigración en la empresa. Los ponentes eran altos representantes de la administración estatal y autonómica, organizaciones sindicales y empresariales.

Se dijeron y debatieron ideas interesantes que voy a proceder a matizar en este post y, por supuesto, aportaré algunas ideas mías sobre el tema que creo que se dejaron en el tintero y no se abordaron habiendo sido necesario.

Para empezar, antes de entrar en el tema de la inmigración, no debemos olvidar que España ya tenía diversidad antes de llegar los inmigrantes porque convivimos personas de distintas regiones autonómicas, provinciales y locales diferenciadas en bastantes aspectos. Y esto genera bastantes tiras y aflojas entre unos y otros, sobre todo últimamente con el aspecto idiomático de algunas de esas comunidades autónomas. Al final, el consenso hace que la colaboración entre todas ellas sea más o menos fluida, sin olvidar algún conato de rebeldía que existe por ahí de vez en cuando.

Los miembros de las organizaciones empresariales plantearon que el problema de la inmigración no existe en las empresas sino que los mayores generadores de controversia están en otros sectores, como la educación. Y esto es muy matizable. Creo que se debe de educar a las organizaciones y a los colectivos inmigrantes para convivir adecuadamente, para que ambos se adapten y flexibilicen a las necesidades del otro. En primer lugar, muchas cúpulas directivas deben dejar a un lado ciertos clichés y tópicos que tienen sobre los diversos colectivos nacionales de otros países, que tanto daño hacen. Cada persona es diferente, sea española o no, porque cada uno tiene unas creencias políticas, religiosas, etc. que no van a coincidir con el de al lado y por eso no pasa nada. Debemos ser todos más tolerantes.

Las compañías deben tener protocolos de diversidad en sus políticas para que cuando se incorporen personas de otras nacionalidades se tenga todo planificado para que la integración sea correcta. La bienvenida de cada nuevo trabajador, independientemente de sus características personales, culturales, sociales, etc. debe de prepararse, organizarse, teniendo en cuenta las necesidades concretas de cada caso. Porque el “café para todos”, no me cansaré de decirlo, ya no vale. Luego se debe de reeducar a los nacionales de otros países sobre todo de fuera de la Unión Europea en aspectos laborales, de políticas de empresa, de forma de actuar, de seguridad en el puesto, etc. porque las regulaciones al respecto en sus países de origen son muy distintas y en algunos de esos aspectos, inexistentes. Y eso se consigue mediante la formación práctica, dándoles toda la información adecuada que precisen.

Las organizaciones multinacionales nos llevan ventaja y tienen muy asumido este tema y conviven sin problemas las personas de las diversas nacionalidades sin problema, aceptándose unos a otros y trabajando en equipo con las adaptaciones que se requieren al margen de la nacionalidad de cada uno.

Se comento en la charla por parte de los representantes sindicales que el desempleo estaba afectando sobre todo a la población inmigrante. Y he de comentar que dentro de los más de 4 millones de desempleados, tenemos personas de todas las edades, nacionalidades, profesiones, niveles formativos, etc. porque el quedarse sin trabajo no discrimina. Determinados colectivos tienen más problemática la recolocación. Sin embargo, no debemos olvidar que la actual generación joven es la más formada y preparada en décadas y muchos están sin trabajo y otros muchos ocupan puestos muy inferiores a sus capacidades, con sueldos por debajo de los mil euros, porque para muchos, ser mileurista ya sería todo un logro.  Igualmente, es preocupante entre las nuevas generaciones de jóvenes el creciente aumento del colectivo de personas que ni trabajan ni estudian, con una filosofía de vida digamos “alternativa” y fuera de la onda correcta.

No olvidemos tampoco, la doble moral en el tema de la diversidad y la inmigración porque todos nuestros representantes de los diversos colectivos dicen que la muticulturalidad es buena en los colegios e institutos pero… ¿Cuántos de ustedes llevan a sus hijos a colegios públicos con mayoría multicultural en sus aulas? Pues ya les contesto yo: prácticamente ninguno. Porque en las escuelas publicas no se ha preparado al profesorado adecuadamente para tratar los retos de la diversidad de nacionalidades. La barrera idiomática es una barrera y el nivel que traen en muchas materias también. Está claro que se están tomando medidas pero no las suficientes.

Las gentes de otras partes del mundo son necesarias por el progresivo envejecimiento de nuestra población y por la escasa tasa de natalidad en España. Porque no olvidemos que ocupan puestos de trabajo que muchos españoles no quieren y eso que muchos de ellos están preparados para ocupar otras profesiones de mayor nivel. El problema en muchas ocasiones es la burocracia excesiva para poder homologar sus títulos académicos.

Igualmente, otra falacia es que la economía sumergida vino con la inmigración y eso es mentira. El trabajo en negro existía y mucho, antes de que viniesen ellos.

La igualdad y la no discriminación están muy bien en teoría, sin embargo, en la práctica, es muy complicada independientemente de los planes de igualdad e integración que nos puedan implantar. Las medidas igualitarias se deben implantar porque se cree en ellas y no porque no las imponen. Sino, sabemos que “hecha la ley, hecha la trampa”.

Debemos mirar a las personas desde un aspecto global en donde valoremos sus capacidades, competencias, actitudes, inquietudes, experiencias, etc. donde prime la valía y aportación de cada ser humano por encima de sexo, raza orientación sexual, religión, ideología, etc. Partiendo de esta máxima y del respeto a todos los demás, lo demás vendrá solo.

¿Qué opináis de la diversidad en las empresas?

  1. Hola Juan.
    Nuestras empresas reflejan como es nuestra sociedad. Y aunque me disgusta reconocerlo, seguimos viviendo en una sociedad poco tolerante y con muchos prejuicios y estereotipos creados.
    Deben pasar algunas generaciones y quizá sea la generación de nuestros hijos, que desde la guardería empiezan a vivir con un cierta multiculturalidad, quienes lleguen a trabajar en empresas más abiertas y tolerantes de lo que son hoy dia.

    Saludos.

  2. Hola Nacho,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Nuestra sociedad en la actualidad es muy individualista que va a la suyo sin tolerar aquellas cosas que no les cuadran dentro de su esquema normal de estereotipos subjetivos.

    Debe trabajarse mucho en valores perdidos, en implantar la tolerancia hacia la multiculturalidad y en dar ejemplo a nuestro entorno cercano. Ojala que cambien nuestros hijos aunque ellos también hacen lo que ven a su alrededor.

    Saludos,

    Juan

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention ¿QUÉ OPINÁIS DE LA DIVERSIDAD EN LAS EMPRESAS? | El Blog de Recursos Humanos -- Topsy.com - [...] This post was mentioned on Twitter by Mikel Agirregabiria , Juan Martínez. Juan Martínez said: Nuevo post: ¿Qué opináis…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *