suscribete: Posts | Comentarios | Email

¿DAMOS EXCESIVA IMPORTANCIA A LA IMAGEN?

En pleno siglo XXI, nuestra sociedad tiene varias preocupaciones pero, la principal parece ser la imagen que causamos y proyectamos a los demás. Una imagen se puede idealizar y no ser lo que parece cuando se descubre lo que no se ve a simple vista.

¿Damos excesiva importancia a la imagen?

Más candidatos de los que nos imaginamos son desechados de los procesos de selección por el simple hecho de la imagen que causan en el entrevistador o empresa que les tiene delante, sin dar ningún valor a lo que pueden aportar. Muchos candidatos, alarmados ante esto, se plantean ¿debemos cambiar nuestra imagen para gustar a los entrevistadores?

La respuesta no es tan fácil aunque yo tengo claro que deba triunfar el “no” en la respuesta. En primer lugar, debéis analizar que, por muchos cambios que os hagáis, los primeros a los que os debéis gustar y aceptar es a vosotros mismos. Además los cambios los debéis hacer por vosotros y no por los demás.

Está claro que debéis de ir a una entrevista arreglados con un a ropa adecuada y formal porque esto es lo que se estila en ese tipo de situaciones. No va de más que indaguéis en la Web de la compañía sus políticas a este respecto. Aunque es preferible pecar por exceso que no por defecto, es decir, preferible ir en traje que con pantalón vaquero y camiseta ajustada. Además, ciertas influencias informales están haciendo que las empresas abran su mente respecto a la vestimenta de los candidatos que serán futuros empleados; eso sí, con los límites del sentido común y de que analicéis cada uno qué es adecuado para cada ocasión.

Es más, si por informales pero elegantes os dicen que ha sido el motivo por el que no os han seleccionado, permitidme que lo dude; creo que realmente no os están diciendo los verdaderos motivos. Puede, eso sí, que esa persona que analiza vuestra candidatura sea muy superficial y no sea objetiva con vuestro perfil profesional y de capacidades. A los seleccionadores ¿se les paga por seleccionar a las personas cuyo aspecto sea lo único que les agrade? Se supone que no, que como buenos profesionales, sabrán dar mayor importancia a los valores, actitudes, experiencias, necesidades, capacidades, aspiraciones, competencias de cada candidato.

Que más le da a las organizaciones que sus trabajadores sean altos, bajos, gordos, delgados, blancos, mulatos, de color, etc. Realmente, les debería de dar igual y nos os pueden obligar a cambiar vuestro aspecto porque tenéis vuestros derechos y estáis en vuestro derecho de defenderlos si se os vulneran con la legislación vigente en la mano. El problema fundamental está en demostrar ante un tribunal este tipo de comportamientos porque suele ser la palabra de una parte contra la otra.

No olvidéis que los puestos de trabajo deben adaptarse a cada trabajador y no al revés.

Además, en este tipo de casos donde las organizaciones minan a las personas para que cambien su aspecto físico porque no les gusta, el problema no lo tenéis vosotros sino ellos y eso no lo debéis de olvidar en ningún caso.

El aspecto físico va por modas y hoy en día se le da excesiva importancia, dejándonos llevar en más de una ocasión sólo por la imagen que proyectan los demás (grave error).  No se puede generalizar, pensando que una cara bonita o fea va a dar mejor o peor resultado.

Lo que está claro es que la diversidad debe existir y que cada persona tenga el aspecto que quiera tener porque tenéis posibilidad de cambiar, sólo si necesitáis hacerlo para estar mejor con vosotros mismos.

No olvidemos que una vez que conocemos a alguien, nos transmite una imagen y suponemos como puede ser, sin embargo, luego hay que contrastarlo mediante el conocimiento para ver como es realmente y como se comporta hasta donde necesitemos saber para poder hacer un juicio de valor objetivo.

Será necesario, pues, que hagáis un autoanálisis y os preguntéis ¿Qué imagen transmitís a los demás? Y ¿Cuál es la imagen que os gustaría transmitir?

No podemos pasar por alto que gustarle a todo el mundo es imposible y que debéis mostrar vuestra personalidad y forma de ser con vuestra imagen, siempre con unos límites obvios. Si los demás no saben ver lo que sois y lo que podéis aportar, será su problema porque una persona es mucho más que una imagen.

Así que cuidado con pretender aparentar lo que no sois porque este tipo de cosas, tarde o temprano, se notan. Los demás os deben aceptar por lo que sois, como un todo y no sólo por lo que imaginan que sois por vuestro físico. Al fin y al cabo, el físico es efímero y nuestra personalidad no.

Por finalizar, quiero preguntaros ¿sobrevaloramos la imagen?

  1. Gabriel dice:

    ¿Y si huele mal?

    Lo que quiero decir es que los valores creo que hay que aplicarlos a partir de la aceptación de una realidad mínima. Negar que la imagen derriba fronteras (Psicológicas) y que la imagen genera realidades intangibles básicas es darse contra un muro.

    Si lo consideramos AD INTRA de la empresa muy bien (el trabajador no tiene que salir del inmueble o trabaja desde casa, pues que huela mal), pero si lo consideramos AD EXTRA ¿quieres que una persona con imagen agresiva o desaliñada represente a tu empresa de seguridad, farmacéutica o a tu guardería?

    ¿por qué no aplicar la excelencia -valor- también a la imagen?

  2. Yo creo que sí, que la imagen está sobrevalorada hoy en día… y a partir de ahí, puede suceder que se descarte a muchos candidatos simplemente por no dar una imagen en consonancia con lo que espera la empresa, al menos para la entrevista.

    En este caso, quizás convenga adaptarse, y como dices, pecar más bien por exceso que por defecto, ya que en la mente de muchos seleccionadores (incluso aunque la cultura de la empresa y la forma de vestir en ésta sea habitualmente informal) está el siguiente razonamiento: Si no es capaz de adaptarse a las normas (=>ir bien arreglado a la entrevista)…

    Un abrazo
    Pablo Rodríguez

  3. JODER, Juan;
    hasta en nuestra vida privada cuidamos la IMAGEN,
    no se debe cambiar por un empleo, porque a la larga no serás feliz.
    pero és cierto que vendemos IMAGEN..todas las empresas, no nos engañemos…la buena imagen encuentra ANTES trabajo.
    creo que lo ideal es buscar el trabajo que se adapte a tí.
    y como empresa, el trabajador que se adapte a tí.

    pero bueno las empresas que tienen el mono de empresa?? porque no llevar un traje aunque no sea la vestimenta con la que mejor te encuentras?

    salud…y nada a dar buena imagen.

  4. begoña dice:

    Buenas tardes Juan.

    Una imagen, nos guste o no, vale más que mil palabras; a quién no le entra más por los ojos una persona vistosa o atractiva, que otra que no lo es?.
    No debería ser, pero es. Ahora bien, en una entrevista se supone que se van a valorar otras cualidades que dependen más de uno mismo que de lo que la naturaleza ha tenido la suerte o el infortunio de dotarte: adecuación al puesto de trabajo en cuanto a actitudes personales, motivaciones, el carácter de la persona, etc.
    Habrá trabajos donde el físico será más importante, otros donde la voz y el tono o modulación tengan más importancia, o quizá la habilidad para tomar una decisión o actuar ante una situación concreta.

    La imagen está sobrevalorada, pero al final un trabajo es una carrera de fondo, no un sprint; y la imagen, salvo en determinados puestos, puede ayudar en una primera impresión, pero creo no determina a largo plazo el éxito en él.

    Un saludo.

  5. Hola Gabriel,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Siempre debemos partir de unos mínimos lógicos. La imagen es algo distinto de la higiene personal o así lo veo yo. Las personas vamos a trabajar y debemos ponernos en situación. La falta de higiene personal no se debe tolerar en las empresas porque repercute negativamente al ambiente laboral.

    Lo que también es cierto es que la imagen se debe valorar en su justa medida sin sobrevalorarla como ocurre en algunas ocasiones por determinados profesionales de la selección.

    Saludos,

    Juan

  6. Hola Pablo,

    Coincido plenamente con tú planteamiento.

    Muchas empresas valoran en exceso el continente de los candidatos dejando a un lado el contenido que llevan a nivel de competencias y experiencia. Sin embargo, los candidatos deben usar el sentido común y demostrar que saben adaptarse a las normas existentes en cada empresa. La rebeldía en cosas obvias no tiene ningún sentido. En estos temas de la imagen tanto las empresas como los candidatos deben ser coherentes.

    Un abrazo,

    Juan

  7. Hola Lou,

    Esta claro que no debemos cambiar nuestra imagen y personalidad propia que transmitimos con nuestra presencia por un trabajo. Sin embargo, debemos saber diferenciar los diversos ambientes en los que nos movemos a lo largo del día. No podemos pretender ir a trabajar como cuando estamos en la playa o en la piscina y aunque parezca raro no todas las personas tienen claro esto.

    La adaptación debe ser mutua por ambas partes para que las relaciones laborales sigan por buen cauce.

    Saludos,

    Juan

  8. Hola Begoña,

    Gracias por pasarte.

    Esta claro que lo primero que nos entra por los ojos es la imagen y eso es por lo primero que nos guiamos hasta no tener otro referente.

    Como bien indicas lo que debe primar en la decisión de seleccionar o no a un candidato son sus cualidades, competencias, vivencias, carácter, etc.

    En la gran mayoría de los casos la imagen no es el motivo determinante para incorporar o no a un candidato.

    Saludos,

    Juan

  9. Hola Juan:

    Yo más que decir “que damos excesiva importancia a la imagen” diría que “hay muchos prejuicios alrededor de la imagen”, es decir que depende de como viste el candidato se le encaja o no en el puesto al que opta.

    Por lo demás, coincido bastante con tu artículo.

    Es indudable que una buena estética es agradable, pero hay quien, se ponga lo que se ponga y la tendencia que siga, está correcto y/o armonioso y quien por más que lo intente no lo consigue.

    Por eso mi opinión es que los seleccionadores deben ser abiertos y tolerantes en este aspecto y que la imagen debe ser algo más accesorio y anecdótico en las entrevistas.

    Si realmente el puesto requiere “imagen”, creo que la empresa puede informar a priori de las normas que el candidato debe seguir si es seleccionado y acepta el puesto (digase uniforme, traje, prohibiciónes o lo que proceda).

    Otra cosa es la dejadez y falta de higiene.

    Y pienso que lo mismo puede desentonar un pantalón corto como un traje si el puesto no lo requiere (esto último puede sonar hasta a “trepa”) pero esto ya son prejuicios ¿o no?.

    Un saludo.

    Pilar

  10. Estoy esencialmente de acuerdo con el comentario de Begoña. Equilibrio entre actitudes y aptitudes, competencias y adecuación al puesto de trabajo

  11. Hola Pilar,

    Efectivamente existen excesivos prejuicios con respecto a la imagen en la empresa de los candidatos. Debe existir una tolerancia mutua y no deben confundirse términos ni parámetros.

    Saludos,

    Juan

  12. Hola Buscar trabajo,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Coincido contigo en que debe existir un equilibrio entre todos los parámetros existentes dando a cada uno su importancia adecuada.

    Saludos,

    Juan

  13. Me parece q el personal de recursos humanos, q es qquien hace las enrevistas, se fijan mucho en como uno va vestido, q hace con las manos, los gestos hace en entrevistado con la cara…en lugar defijarse en lo q sabe, en la pedisposición q tiene para aprender lo q le pide el puesto.
    Para hacer bien un trabajo, no importa si uno es bonito o no, elegante o no… lo q importa es tener sentido comun y responsabilidad…La superficialidad no sirve
    Esto es algo a corregir en los entevistadores
    Algo q tambien me parece excesivo es q pien q la persona ya venga con conocimientos avanzados sobre el puesto va a ocupar..si la gente q de verdad quiere trabajar aprende rápido, me parece q no hace falta exigir tanto.
    La cosa es obvia, para trabajar en la mayoria de los puestos q se ofrecen, hace falta estudiar, y para estudiar, hace falta plata…q da el trabajo..no hay q exigir tanto

  14. Hola Caro,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Debemos dar a cada cosa la importancia que tienen. Esta claro que en la selección de personas se debe valorar más lo que una persona sabe hacer, que competencias tiene y cuales son sus expectativas. La imagen y el lenguaje corporal deben ser valorados desde una perspectiva global para ver si lo que se dice se corresponde por como se dice.

    Saludos,

    Juan

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention ¿DAMOS EXCESIVA IMPORTANCIA A LA IMAGEN? | El Blog de Recursos Humanos -- Topsy.com - [...] This post was mentioned on Twitter by . said: [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *