suscribete: Posts | Comentarios | Email

LOS SELECCIONADORES NO QUIEREN PERSONAS DE OTRAS PROVINCIAS

Nadie puede discutir que España no está a la cabeza de los países en los que sus gentes tienen movilidad a causa de una oportunidad laboral dentro del territorio nacional y mucho menos, hacia el extranjero. Tampoco es que no exista, pero sí que hay mucha reticencia, sobretodo, cuando uno tiene experiencia y no es un joven aventurero. Si los españoles optamos por salir de nuestra ciudad, normalmente, lo hacemos por un período de tiempo corto.

Es algo cultural de nuestro país y de nuestros hábitos de vida sociales que, personalmente pienso que debemos ir cambiando porque es necesario evolucionar y ser más competitivos.

Sin embargo, hoy quiero hablar sobre el porcentaje reducido de ciudadanos españoles que optan por la movilidad geográfica nacional por el motivo que sea y que se encuentran con verdaderas dificultades para conseguir trabajo en otras ciudades.

Los seleccionadores de personal, en su gran mayoría, son demasiado restrictivos en este aspecto y, en el momento que ven que entre los candidatos hay varios con residencia en otras provincias, suelen descartarles directamente, sin darles la oportunidad de explicar las razones por las que optan al puesto, e incluso, sin analizar si encajan con el perfil.

Aunque es cierto que un pequeño porcentaje de candidatos, en un momento de desesperación, se apuntan a todo, sea cual sea la provincia donde esté la vacante. Pasan los días y se olvidan de que optaron a ella. Lo mejor es cuando, si les llaman, ellos dicen que no tienen interés por trabajar fuera de su ciudad, lo cual redunda en una pérdida de tiempo para el seleccionador. Es por ello que recomiendo a los candidatos que piensen dos veces antes de que la desesperación les gobierne.

Muchos entrevistadores argumentan que seleccionar a alguien de una provincia para otra es muy arriesgado, pues temporalmente, pueden aceptar el puesto, pero no dejarán de buscar un puesto más cerca de su casa. Y las empresas suelen buscar una cierta lealtad a medio-largo plazo. No olvidemos que la selección de personas es una inversión que la empresa hace y si se elige a alguien que deja la empresa en un corto plazo de tiempo, dejará de ser una inversión para pasar a ser un gasto.

En una época de crecimiento, el empleo suele estar disponible, por lo que se genera una alta rotación, en gran medida por las necesidades de crecimiento y desarrollo profesional. En épocas de crisis, es todo lo contrario. Se busca la estabilidad y suele caerse en el tópico “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Es lógico que cuando una persona decide cambiar de ciudad de residencia para vivir y trabajar, al principio esté entre un sitio y otro, mientras se instala. No tendrá una dirección fija de la nueva ciudad donde busca trabajo o pondrá una provisional.

Los seleccionadores deben ser flexibles y comprensibles con las personas que son de otras provincias de cara a citarles a entrevistas de trabajo porque, inicialmente, cuando comienzan a mandar candidaturas a empresas de esa nueva ciudad, lo hacen sin estar aun viviendo allí y cuando les van saliendo entrevistas, van y vuelven en el día, si es factible, claro. Algunos seleccionadores llaman un viernes para citar a los candidatos a una entrevista el lunes siguiente, sin darse cuenta de que igual una persona que viva fuera no puede arreglarse a tan corto plazo, por mucho que quiera. Así que los seleccionadores deben ser previsores y profesionales, avisando con el tiempo necesario.

También tenemos a los seleccionadores que hacen desplazarse a un candidato que aun vive en Zaragoza para un puesto de su interés en Sevilla para media hora de entrevista inicial, sin darse cuenta que quizás esa primera toma de contacto la podían haber hecho vía telefónica o por video conferencia. Cuando el candidato hace un esfuerzo económico en desplazamientos durante el proceso de selección, siempre será mejor intentar reducírselos. Es decir, si se le cita, se debería de intentar poner todas las pruebas y entrevista en profundidad un mismo día. No veo justo que para una entrevista de 20 minutos, en los inicios del proceso, se haga desplazar al candidato de fuera.

Se debe de valorar el perfil y ver si cumple los requisitos necesarios y, en caso de que tenga residencia inicial en otra ciudad, hacer una primera llamada para asegurarse de que le queda claro que el puesto está en otra ciudad y cuáles son sus inquietudes para cambiar de residencia porque se nota rápidamente quién quiere de verdad y quién simplemente lo dice con la boca pequeña.

Pero hay que dar el margen de la duda y al menos dejarles participar en el proceso de selección. Lo que no puede ser es que se les descarte porque sí por la simple circunstancia de ser de fuera. Cada vez hay más personas interesadas en cambiar de ciudad de trabajo, incluso para puestos temporales, porque ellos, ante todo, quieren trabajar. Eso sí, a estas personas, con más razón, se les debe especificar desde un principio las condiciones de trabajo y remuneración para no hacerles perder el tiempo ni que nos lo hagan perder. Más que nada porque alguien que cambia de ciudad de residencia tiene que hacer cuentas para que le salga rentable porque nadie se mueve geográficamente para perder dinero.

Me gustaría que me contaseis anécdotas que os hayan pasado en procesos de selección que implicaban movilidad geográfica, tanto para candidatos como para seleccionadores.

  1. Sí, mi experiencia es tal como dices. Me descartadon automáticamente, me imagino por ser de otra provincia, porque los requisitos los cumplo. Incluso tengo amigos que se inventan direcciones en otras ciudades para que les llamen. Las empresas no favorecen la movilidad geográfica.

  2. No es exáctamente lo que se comenta en el post, pero creo que la falta de movilidad se incentivaría, proporcionando mecanismos efectivos de teletrabajo, con reuniones de coordinación presenciales esporádicas. El trabajador no tendría que renunciar a su ciuidad de origen, y la empresa podría ahorrar costes derivados del uso del puesto de trabajo. Tiene derivadas complejas, pero es un camino que se debería empezar a explotar.

  3. Hola Boatis,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Yo también pienso que determinadas empresas no incentivan la movilidad geográfica. Cuando alguien se inscribe en una oferta de otra provincia es porque en la gran mayoría de los caso no tiene inconveniente de cambiar de residencia. Es lógico que las empresas lo comprueben previamente a comenzar el proceso de selección. Esto hace que muchos candidatos se inventen direcciones o usen la picaresca española.

    Saludos,

    Juan

  4. Hola Aitor,

    No es exactamente el tema pero esta relacionado. Las empresas pueden sacar mucho más partido al teletrabajo para evitar cambios de residencia obligados. Con coordinación y con reuniones periódicas presénciales se puede funcionar sin problema. Lo principal es querer cambiar y experimentar con una visión global focalizada al progreso.

    Saludos,

    Juan

  5. Hola,
    Ciertamente pareciera que el sólo hecho de que estes dispuesto a mudarte de provincia, indica que debes ser descartado del proceso de selección.
    Yo actualmente estoy buscando empleo, después de estar durante los últimos 4 años haciendo un doctorado. Y en estos tiempos difíciles, estoy dispuesta no sólo a presentarme a ofertas de trabajo que no son tan atractivas, sino también en otras provincias. Sin embargo no ha sido posible convencerlos (a través de la carta de presentación) de que estoy dispuesta a cambiar de domicilio.

  6. Hola Anais,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Cuando uno esta dispuesto a cambiarse de residencia por trabajo debe de obtener la oportunidad de demostrar el interés real en esa oferta al menos vía telefónica. El que el candidato sea de otra provincia no tiene que conllevar que dure menos en el puesto. Uno como seleccionador cuando ve que han optado al puesto personas de otras ciudades debe llamarles para verificar el interés real y a partir de ahí tomar decisiones.

    Saludos,

    Juan

  7. Como bien dices: “Es algo cultural de nuestro país y de nuestros hábitos de vida sociales que, personalmente pienso que debemos ir cambiando porque es necesario evolucionar y ser más competitivos.”

    Me comentaba un amigo su reciente experiencia laboral en Estados Unidos, y una de las cosas que más le llamó la atención es la impresionante movilidad laboral de los norteamericanos, como de costa a costa o donde se precise.

    Quizás al ser un país tan grande sea un efecto estadístico le comentaba, y me respondía que si, que podría ser un factor, pero que es un pais donde en materia laboral, como en otros aspectos las cosas se asimilan muy rapidamente y por supuesto, la competividad llega a unos límites insospechados, como el de la “espectacular” movilidad que poseen.

    Personalmente no creo que sea dificil de creer, ya que pienso que tenemos mucho que aprender de los norteamericanos, pese a todos los prejuicios que tengamos sobre ellos… mis principales fuentes de noticias en el sector de las TIC son de empresas estadounidenses y por experiencia propia, si, nos llevan mucha ventaja en muchos aspectos, pero también vuelvo al efecto estadístico al tratarse de un país de una gran dimensión y población.

  8. Conozco a mucha gente sobradamente preparada para trabajar en puestos de alta cualificación que no son llamados ni para la entrevista (ni por telefono) por el simple hecho de que son de otra provincia. Esto es grave cuando la persona es de una ciudad pequeña.

    En la empresa, particularmente en las PYMES, hay mucha “suponitis” sobre lo que quiere y hara el trabajador en el futuro. Si a eso se le añade de que los departamentos de RRHH suelen estar formados por gente de con curioso concepto de lo que es el “candidato ideal”, la mediocridad está servida.

    PD: Curioso que luego sea la “crisis” y no la suma de errores lo que arrastra estas empresas a la quiebra….

  9. Hola Vicente,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    En efecto, es un aspecto cultural de nuestro país que no nos ayuda para evolucionar y avanzar.

    En Estados Unidos se tiene otro concepto de la movilidad geográfica y los hábitos que tienen facilitan el movimiento. Es algo que lo tienen adquirido y asumido sin importarles. Se facilitan los cambios. Si queremos ser más competitivos tenemos cosas que aprender de estos países.

    Saludos,

    Juan

  10. Hola Chowdon,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Es algo triste lo que pasa en nuestro país debido a que no se les da a personas muy capacitadas y preparadas participar en el proceso de selección porque reside de momento en otra provincia.

    Como bien dices muchos seleccionadores suponen cosas de forma subjetiva sin comprobarlo en primera persona. Este tipo de técnicas no deberían de ayudarles y sin embargo no les hace ningún daño.

    Saludos,

    Juan

  11. Hola Juan,

    Leí este post cuando lo publicaste hace un par de días, y vaya qué casualidad, en una entrevista que tuve ayer al gerente de la empresa no le entraba en la cabeza que yo fuese de Extremadura y solicitara un puesto en un pueblo de Madrid…me puso muchas pegas. Me decía que si me compensaba ganar un sueldo no muy alto y tener que pagar un alquiler etc…..me pareció ya meterse donde no le llamaban porque eso serán cosas exclusivamente mías y de mi economía.

    Otra visión es que quieran incorporar una persona “para toda la vida” (eso también es muy relativo) y piensen que vas a salir corriendo a tu lugar de origen a la primera de cambio.

    Casualmente, ayer me llamaron de otro proceso cuya empresa está situada en Navarra y volvimos a tener la misma conversación, que si estaba dispuesta, que me tendría que establecer allí, etc.

    Lo que yo no tengo muy claro es qué puedo yo ya hacer para convencerlos de que lo que digo es cierto y no saldré por patas a los pocos meses. Lo único que se me ocurre por el momento es remitirles a mi Currículum, en el que aparece que he trabajado en lugares muy dispares y alejados de mi tierra. Pero aún así, este tema me parece realmente grave y discriminatorio en los procesos de selección (en España, claro está).

    En fin, ¿qué pensáis de mis últimas experiencias?

    Un saludo,

    Belén

  12. Monica Fe dice:

    El principal motivo para que los descarten es la distancia, no el que sean de otra provincia. Por ejemplo, si vives en Alcalá de Henares puedes trabajar perfectamente en Guadalajara que es otra provincia.
    Como digop la lejanía es un factor clave. Yo tengo compañeros que son de provincias lejanas como Cádiz o Asturias (trabajo en Madrid) y muchas veces ponen como escusa el ser de allí par llegar un día más tarde después de un puente o los viernes irse antes que los demás. supongo que eso también lo tienen en cuenta.

    PD: ufff que tocho siento haberme liado tanto!!; )

  13. Hola Belén,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Muy realistas tus experiencias que demuestran lo que manifestamos en el post.

    Tu currículum ya lo deben tener y si has trabajado en otras provincias, eso debería ayudarte a reforzar el aspecto de la movilidad. Aunque depende de la mentalidad que tenga la persona de recursos humanos que decida.

    Como comentas en el primer caso la gerente de la compañía se estaba metiendo donde no le llamaban porque el decidir si te compensa o no es cuestión tuya y de nadie más.

    Los reclutadores están equivocados pensando que las personas de la misma provincia se van menos de los puestos. Es cierto, que cuando alguien se quiere cambiar de provincia se debe de preguntar cuales son sus motivaciones para hacerlo, plazos, etc. El permanecer o no después depende de muchos factores.

    Tu poco más puedes hacer porque tienes ganas de trabajar independientemente de la provincia donde sea.

    Las empresas meten a todas las personas de otras provincias en el mismo saco, sin embargo, deberían analizar cada caso concreto.

    Saludos,

    Juan

  14. Hola Mónica,

    Gracias por pasarte y participar.

    La distancia también influye en muchos seleccionadores cuando no debería ser tan determinante. Las personas que aceptan un puesto en otra provincia alejada de su lugar de origen deben saber que tendrán flexibilidad en algunas ocasiones pero siempre y en todos los puentes. Dependerá de las políticas de cada compañía.

    Yo pienso que lo determinante son las motivaciones reales que le hacen a cada candidato buscar trabajo en otra provincia.

    Saludos,

    Juan

  15. Hola Juan:

    Buen comentario.

    Coincido plenamente con Chowdon en lo de la “suponitis” y el candidato ideal.
    Lo que provoca que los candidatos se hagan un “uniforme” en cuanto a formación, experiencia profesional, etc… en lugar de un traje a medida de sus inclinaciones, motivaciones y aptitudes. De este modo su curriculum “encaja” en lo que está de moda.
    Luego nos quejamos de la falta de creatividad…. que también lo has tratado en algún otro artículo.

    De todos modos no debemos olvidarnos de la pura realidad y ponernos en el lugar del seleccionador y es un hecho que si hay una distancia importante, o se traslada la familia, o mantener esa situación en España con los transportes públicos que tenemos es complicado.

    En cualquier caso creo que habría que valorar y aprovechar el interés del candidato por el puesto, si se presenta será por algo y exigirle fidelidad de por vida, cuando por otra parte la empresa no tiene ninguna, no me parece lo más inteligente.

    Pilar

  16. Hola de nuevo,

    Me parece tremendamente acertada la apreciación final de Pilar, en la que pone de relieve lo que exigen todas las empresas: fidelidad de por vida.

    Luego, a cambio de tu “matrimonio para toda la vida” puedes encontrarte situaciones tan “agradables” como que te despidan a los pocos meses dentro del periodo de prueba y, además de no estar obligados a darte razones, ves que el “amor” se diluyó pronto a pesar de que tú te mataste trabajando haciendo horas y horas por la empresa sin ver ni un sólo euro a cambio….¡es todo tan injusto!

    Por cierto que a mí, personalmente, me parece excesivo el periodo de prueba de hasta 6 meses para titulados superiores que viene marcado por ley.

    Saludos,

    Belén.

  17. Hola Pilar,

    Gracias por participar.

    Efectivamente cada candidato debe destacar por si mismo y mostrar que le hace único para ese puesto. Los seleccionadores deben de comenzar a centrarse en las motivaciones, aptitudes, etc. y tenerlo en cuenta en la decisión global de esa candidatura.

    Esta claro igualmente que la situación personal pesa y es lógico que el entrevistador analice la situación familiar de cada candidato y más cuando no lleva idea de mover a su familia. Aunque como digo yo esto no puede anular todas las opciones de esos candidatos si muestran un interés real por cambiar de provincia de trabajo.

    Ambas partes deben ser flexibles y coherentes con este tema de la movilidad. Ni la empresa puede exigir fidelidad absoluta ni tampoco el candidato porque la vida es una verdadera incógnita.

    Saludos,

    Juan

  18. Hola Belén,

    Totalmente de acuerdo con tu comentario. Las empresas deben ser coherentes y aplicar el sentido común. No pueden exigir actitud de permanencia de por vida con ellas si estas no hacen nada para adaptarse a las necesidades e inquietudes de sus trabajadores. Porque las empresas cuando deciden despedir a personal por la causa que sea no suelen avisar sino que toman la decisión y punto porque consideran a sus trabajadores como costes y esto es un error.

    Ese es el periodo de prueba que regula el estatuto de los trabajadores como máximo y normalmente los convenios colectivos suelen contemplar uno menor o la empresa puede rebajarlo.

    Saludos,

    Juan

  19. A mí me ha pasado muchas veces que he estado mirando ofertas de trabajo y, cuando encuentro una interesante y que encaja con mi perfil….”Indispensable residir en la provincia de la oferta”.

    Hay veces que el descarte puede ser más lógico; de una oferta que envié para un puesto en México, me contestaron: “cubre usted el perfil del puesto, pásese el martes próximo por la oficina para una entrevista personal” y, segundos después recibí otro email que decía: “lo siento, no me di cuenta de que vivía en España”. Yo intenté convencerles de que estaba disponible a realizar las primeras entrevistas vía skype o cualquier otro medio que consideraran, pero no hubo manera.
    Podían pensar que era demasiado arriesgado para mí llegar hasta México para nada o que temieran que no me adaptara, no lo se; Pero….

    ¿Por qué es tan importante que viva en Barcelona, Maderid u otra ciudad de España para optar a un puesto allí?¿Qué es lo peor que podría pasar?¿Que no pase la entrevista y me vuelva a Málaga?¿No tengo derecho a decidir si me merece la pena?
    En teoría es posible que no te adaptes a vivir en la otra ciudad, pero,si no quisiera trabajar en Barcelona/Madrid/… no enviaría mi CV ¿no?.Además, ¿quién le asegura a la empresa que la persona que viva en “la ciudad de la oferta” no puede tener problemas de adaptación en la empresa?

    Tan “modernos” para unas cosas y tan chapados a la antigua para otras….

  20. Hola Nieves,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Desgraciadamente aun queda mucho camino por recorrer en este aspecto.

    Las empresas y sus seleccionadores en España aun deben abrir su mente hacia la movilidad geográfica de los candidatos dando una oportunidad para ver cuales son los verdaderos motivos para cambiar de residencia.

    Saludos,

    Juan

  21. Javier dice:

    Juan, podría contarte muchas cosas sobre movilidad, pero para no extenderme voy a centrarme en la que más me perjudicó.

    Estando desempleado me inscribí, a través de una web de empleos, en una oferta de trabajo a 300 kms. de mi domicilio habitual. Me llamaron por teléfono para citarme en la sede de la empresa y realizar la entrevista, aunque me pidieron que evitase devolverles la llamada, ya que el puesto estaba ocupado por una secretaria que sería inminentemente despedida y ella aún no lo sabía.

    Cuando me presenté en la sede de la empresa, después de unos cinco minutos tocando el timbre, me abrió la puerta el dueño de la empresa. Me pidió disculpas por tener que decirme que él no había inscrito esa oferta en la web, ni me había llamado por teléfono, ni existía vacante alguna. En definitiva, 600 kilómetros (ida + vuelta) de paseo para nada.

  22. Hola Javier,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Lo que cuentas es una faena bien grande porque te hacen desplazarte y luego resulta que nadie sabe nada del tema. Está claro que antes de aventurarse uno debe asegurarse cada vez más de la veracidad de la información que nos dan. Aunque uno no piensa que se pueda jugar con este tipo de cosas.

    Saludos,

    Juan

  23. Hola,

    En primer lugar agradecer el tiempo empleado en tu blog para orientar y ayudar a solventar serias dudas que en pocos sitios te resuelven.

    A pesar de que no es correcto o no debería serlo si reinara el sentido común, que pasaría si al apuntarme a una oferta de empleo miento al decir en que lugar resido?

    Porque si bien es cierto que los entrevistadores cada vez son más autómatas tal vez por obligación, lo que para mi es insostenible es que también se te descarte por no ser de la misma Ciudad aunque residas a 30 minutos de ella.

    Esto esta ocurriendo mucho en Cataluña, donde aveces residir a más de 10 Km del lugar de trabajo ya es un problema.

    En fin yo puedo vivir en una Ciudad y tener mis Padres viviendo en otra, por lo que tendría 2 residencias, esto supondría que podría considerar mi lugar de residencia en la casa de mis Padres que viven en la Ciudad donde ofrecen trabajo.

    En definitiva…¿ Comprueban si es cierto tu lugar de residencia ?

    Gracias de antemano!

    Saludos

  24. Hola Flash,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Cuando una tiene movilidad geográfica dentro de España siempre suele buscar en sitios donde tenga familia, amigos o conocidos. No pasaría nada por poner cuando se mandan los perfiles profesionales a ofertas de esas ciudades el domicilio de esas personas. Es una forma de pasar el primer filtro y en la entrevista se puede comentar que estas en proceso de hacer el cambio de residencia. El problema radica cuando uno quiere realmente cambiar de residencia, es decir, que hace lo anterior y luego a la hora de la verdad se arrepiente.

    Saludos y ánimo con tu búsqueda.

    Juan

  25. “personalmente pienso que debemos ir cambiando porque es necesario evolucionar y ser más competitivos.”

    ¿Por qué evolución debe ser necesariamente eso? ¿Por qué ser más competitivos debe ser dejar a un lado todo lo que no sea estar al servicio de la economía?

    Todo el día dando el coñazo con que los trabajadores somos unos comodones, y mira tu por donde los seleccionadores no quieren personal de otras provincias. ¡Vaya vaya! Y otro tanto pasa con la movilidad horizontal: Mucho que estemos dispuestos a cambiar de profesión, pero a la hora de la verdad no contratan a alguien sin un titulito y sin experiencia a partir de los 35-40 años.

  26. Coincido con la suponitis que hablaba Chowdon y Pilar.

    Uno de los problemas habituales en España es que el empleador exija al candidato más de lo que realmente se necesita para el puesto de trabajo, llegando a situaciones en el que el perfil del “candidato ideal” que busca el seleccionador nada tiene que ver con las necesidades REALES del puesto a cubrir.

    Esto tiene mucho que ver con el hecho de que quien selecciona no es el jefe inmediato del puesto de trabajo, sino un psicólogo que ya me dirán que capacidad tiene para seleccionar para un puesto de programador, ingeniero, etc… mundos de los que es completamente ajeno y con el que no mantiene un contacto. Por contra el jefe técnico sería capaz de distinguir rápidamente quien es el candidato perfecto para el puesto a cubrir.

    El resultado es llenar los CV de florituras en vez de ir al grano, ya que debes convencer que te contrate a alguien que no tiene ni idea del puesto a cubrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *