suscribete: Posts | Comentarios | Email

¡HOLA! SOY UN HEADHUNTER

El otro día, leía en Twitter que un headhunter había llamado a una persona directamente a su puesto de trabajo para ponerse en contacto con él y, claro, le he estado dando vueltas a este tema y paso a dejar mis reflexiones. Para empezar os lanzo esta pregunta ¿Os parece adecuada esta estrategia? La Llamada, obviamente, no es tan directa como el título, pero no dista de la realidad.

Un cazatalentos es una persona que busca nuevo talento para alguno de sus clientes y que lo hace, fundamentalmente, a través de recomendaciones de otros  que les dan referencias de terceros, profesionales con buena trayectoria. O simplemente, los encuentran ellos investigando en la red diferentes perfiles profesionales. Esto hace que cuando un headhunter entra en contacto con el talento nuevo que pretende tentar, no sabe en absoluto si esta persona está interesada en escuchar ofertas de trabajo; sin embargo, estos profesionales lo intentan porque quieren dar lo mejor a sus clientes. Por otro lado, quieren tener la mejor cartera de profesionales en múltiples disciplinas para ofrecer cuando sea necesario.

Pienso que una de las características que debe primar en los cazatalentos es la discreción a la hora de ponerse en contacto con los profesionales a los que llaman para ver si les puede interesar determinada oferta y para conocerlos con detenimiento. El llamarles a su puesto de trabajo puede ser arriesgado porque, para empezar, estos profesionales no se esperan la llamada y se quedan cortados al decirles el otro interlocutor para qué les llama. Los cazatalentos deben ponerse en el lugar de la otra persona para comprender como se pueden sentir. Para empezar, un headhunter debe preguntarse ¿es buena idea llamarle a su puesto de trabajo? Personalmente creo que no, porque no sabe que situación tiene esa persona en su empresa, si comparte despacho, como reaccionará esa persona y desconoce la discreción del entorno laboral de esa persona (siempre se dice que hasta las paredes oyen).

Es cierto, que si nos ponemos en la situación del cazatalentos, lo más fácil es llamarle al trabajo. No obstante, éste debería intentar investigar y encontrar varias formas de ponerse en contacto con él y seleccionar aquella que sea menos brusca. Si no es posible, deben de investigar en la red para encontrar una dirección de email o entrar en contacto con ellos  a través de las redes profesionales o sociales vía mensajes individuales y así hacer un comienzo más discreto.

El Cazatalentos, normalmente, se pondrá en contacto con él pero dejará para otro rato el poder hablar más detenidamente, para profundizar en su perfil y ver si encaja para el puesto que llevan en mente. Esto ya, debe ser fuera del trabajo, para que se pueda hablar con más comodidad y tranquilidad.

¿Qué pasaría si un posible candidato recibe la llamada de un headhunter, se presenta, le dice el motivo de la llamada y el candidato responde que no puede hablar y que mejor le llame a otro número de teléfono por la tarde? Puede generar una situación controvertida porque quizás le están escuchando otras personas de la oficina y, aunque no pregunten, comiencen a sacar sus propias conclusiones y pueda afectar su continuidad en la empresa.

Los cazatalentos jamás revelan las fuentes que les han recomendado a un candidato por profesionalidad y discreción; deben hacer lo mismo con las personas con las que tratan porque, al fin y al cabo, son talento potencial para ellos para ahora o para un futuro y el resultado obtenido, dependerá de cómo sean tratados.

Por supuesto, la gran mayoría de cazatalentos son grandes profesionales que no hacen este tipo de actuaciones o antes de hacerles ponen encima los posibles riesgos y los analizan. Sin embargo, en esta vida existe de todo.

Además, muchas personas dicen “a mi jamás me llamará un cazatalentos” pero ese día, llega; cada vez está más en auge la búsqueda de talento porque, aunque parezca mentira, el talento de calidad escasea. No es lo mismo cantidad que calidad. Pienso que una de las profesiones del futuro es la de buscador de competencias específicas muy especializadas que poder ofrecer para situaciones puntuales y no para trabajos permanentes. Y para esto, la red es un gran filón del que debemos saber sacar partido.

¿Qué opináis de l0s cazatalentos?

  1. Yo creo que depende de cómo el headhunter contacte al talento. Llamarlo al trabajo puede ser la única manera de hacerlo, aunque se puede hacer de forma discreta. La gente no suele colgar su número de móvil en Internet. Me parece interesante que los profesionales de RRHH sean los que vayan proactivamente a por lo que buscan.

    También me gusta la conclusión del artículo: Una de las profesiones de futuro es la de buscador de competencias específicas muy especializadas que poder ofrecer para situaciones puntuales y no para trabajos permanentes.

  2. Juan, en esta ocasión discrepo contigo. Creo que el cazatalentos debe llamar por teléfono al potencial candidato y las opciones de que éste tenga sus teléfonos disponibles en la red es remota. ADEMÁS, No pasa absolutamente nada por decir a un headhunter que en ese momento no puedes hablar. Puedes pedirle que te llame luego (no te suelen dar su teléfono así como así) o decirle que espere un momento mientras vas a un sitio desde el que poder hablar con tranquilidad. Los cazatalentos trabajan con plazos muy agresivos y por lo general tienen que hablar con muchas personas para encontrar un grupo reducido de potenciales interesados. Francamente, si una persona no sabe reaccionar con naturalidad ante una llamada inesperada o inoportuna y gestionarla con soltura, yo la iría tachando directamente de la lista de talento…

  3. Hola Alberto,

    Por supuesto, que los candidatos no tienen su número de teléfono en la red pero en la gran mayoría de las ocasiones el headhunter se pone en contacto con el potencial candidato porque alguien le da sus referencias. Y eso significa que su contacto le dará al headhunter una forma de ponerse en contacto con el.

    La gestión de personas será en un futuro una búsqueda proactiva en la que se interactuara en primera persona con el candidato por múltiples vías.

    Saludos,

    Juan

  4. Umm, cuando llegue el día en que me llame un headhunter al trabajo ya pensaré si se me agranda el ego o me da corte 🙂

  5. Hola José Miguel,

    Todas las veces no podemos estar de acuerdo.

    Es lógico tu planteamiento y esta claro que nadie con dos dedos de frente tiene sus teléfonos personales disponibles en la red por razones obvias.

    Soy consciente de que el headhunter dispone de plazos muy ajustados y debe acelerar para llegar. Sin embargo, debe hacerlo adaptándose porque todo el mundo no tiene libertad para poder hablar desde su puesto de trabajo. Hoy con las redes profesionales se le puede hacer llegar un pequeño mensaje al potencial candidato para que si esta interesado este le responda facilitándole un teléfono al que luego le llame el headhunter.

    Igualmente los candidatos con talento deben estar preparados para que esto pueda pasar y sepan reaccionar con rapidez facilitándole otro número de teléfono y cuando les va bien que les llamen. Porque cada vez es más factible esta actividad.

    Saludos,

    Juan

  6. El otro día llamó a mi oficina un headhunter pidiendo por un colaborador (soy el propietario :)). Afortunadamente yo sabía que esa persona buscaba empleo, pues se trata de una colaboración a tiempo parcial. El headhunter no sabía que yo lo sabía, y para disimular dio un nombre falso de empresa, ¡otro headhunter! Imagino que debía ser un poco cortito… Afortunadamente la pifia no tuvo más transcendencia que podernos reir un rato.

    Un saludo:

    Fernando

  7. Anécdota anterior a parte, estoy de acuerdo que llamar al trabajo es posiblemente la solución más fácil para el headhunter, que tienen necesidad de ser eficiente en su trabajo a la par que discreto. Lo mejor que puedo uno hacer es practicar delante del espejo del ascensor (para aprovechar el tiempo de desplazamiento vertical, la cara de poker correspondiente a una inoportuna pero feliz llamada de headhunter.

  8. Muy buenas,

    Estoy de acuerdo con la agresividad que supone en ciertos contextos llamar al teléfono del trabajo y que es necesario buscar todas las vías disponibles. No obstante, lamentablemente todo el talento no está presente en las redes profesionales y lógicamente no podemos dejar de lado ese nicho de mercado.

    Para ello debemos tratar de pensar en las diferentes vías disponibles haciendo una labor exhaustiva de investigación.

    A pesar de todo, si finalmente sólo queda la llamada al centro de trabajo, lógicamente dependerá también de la habilidad del headhunter para gestionar la estrategia de entrada y la toma de contacto. Como tantas cosas en esta vida, el problema tal vez no esté en el qué sino en el cómo.

    Un saludo,

    Iñigo

  9. Personalmente me parece una falta de respeto y profesionalidad enorme. Se rompen totalmente las barreras de la privacidad y ética profesional.

    Hace unos meses me llamaron al trabajo para ofrecerme un puesto. Pero no solo me llamaron al teléfono fijo de mi trabajo… fueron haciendo llamadas por mi empresa hasta que dieron con mi número directo. Lejos de subirme el ego por las molestias que se tomaron, me sentí totalmente agredido.

    Imaginad la situación: yo, sentado en mi mesa, respondiendo a la llamada de una empresa de selección rodeado de mis compañeros y mis jefes. Y por cierto, sorprendido de que una empresa con cierto prestigio se comporte así.

    Ni tan solo quise saber qué me ofrecian. Si buscan mi nombre en Google aparecen cientos de páginas en las que pueden contactarme: mi página personal (con mi dirección de correo), foros, LinkedIn, Xing, etcétera. A mi ese gesto me hizo pensar que si son tan poco profesionales para la primera toma de contacto, puedo tener el mismo tipo de expectativas para otros áspectos.

    Yo valoro muchísimo las empresas de selección que se toman molestias por los candidatos: enviar primero un correo, preguntar si es un buen momento para charlar, llamar fuera de horas de trabajo. Sí, es un esfuerzo, pero ese esfuerzo es el que me hace pensar que realmente les interesa mi perfil.

  10. Hola, Juan. Evidentemente, hay casos y casos, y habrá headhunters discretos y otros a los que no les importe o no se planteen ni siquiera si lo que hacen pueda suponer un problema para la persona a la que llaman (la cual, por otra parte, también debería saber mantener la cabeza fría y gestionar la situación adecuadamente, quizás sea una prueba que el headhunter hace a propósito).

    Ahora bien, también es cierto que hoy en día puede ser relativamente fácil buscar otros medios de contacto, y a partir de éstos, tener esta charla telefónica o personal, en la cual entrar en detalles, sin ocasionar problemas ni molestias.

    Un saludo, y buen fin de semana
    Pablo Rodríguez

  11. Hola Fernando,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    En este caso acabo bien la anécdota pero imagínate que tu no hubieses sabido que ese colaborar busca trabajo y lo averiguas de esa manera, pues en más de un caso ese trabajador esta en un serio aprieto.

    El headhunter debe ser eficiente pero sin olvidar la profesionalidad y discreción. El llamar al trabajo es la mejor forma pero siempre que sepa hacerlo sin levantar sospechas. Aunque hoy e dia tiene muchos medios telemáticos en la red de contacto básico.

    Saludos,

    Juan

  12. Hola Diego,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Deben buscarse otras alternativas posibles, es cierto que no todo el mundo esta en las redes sociales. Aunque los headhunters buscan perfiles medios y altos que suelen ser los que abundan en esos medios aunque nunca se puede generalizar.

    Deben investigar antes de ir a la opción más rápida. Y si llaman al trabajo deben saber hacerlo con una forma adecuada que no levante ninguna sospecha y más cuando no llaman a un teléfono que tienen dialogo directo con el. Deberán usar una buena excusa de contacto para no levantar sospechas.

    Saludos,

    Juan

  13. Hola Tedi.

    Gracias por pasarte y participar.

    Comparto tu opinión porque un headhunter debe ser profesional y discreto y llamar por media empresa para que le den tu teléfono directo no me parece lógico. Es más lógico que a la persona de recepción le diga que es un cliente o un proveedor que tiene que resolver contigo una incidencia.

    Y la incomodidad de hablar con el delante de todos tus compañeros, es cuando menos violento porque no siempre uno puede salirse fuera. Antes deben verificar si estas en las redes profesionales y hacer una primera aproximación vía email o mensaje si es posible. Esa forma agresiva y directa de contacto de algún headhunter deja mucho que desear.

    Como bien dices aquellos cazatalentos que se molestan por dar un trato adecuado al candidato demuestran interés y diferenciación dando una imagen profesional.

    Saludos,

    Juan

  14. Hola Pablo,

    Como bien dices tiene que existir de todo. Pero el headhunter debe tener mucha empatia para saberse poner en el lugar del otro. El potencial candidato por si acaso debe estar preparado para estas situaciones para saber reaccionar con normalidad y provocar otro momento para hablar. Pero creo que hoy en dia tienen otras muchas otras herramientas previas para evitar malos momentos.

    Saludos y buen fin de semana,

    Juan

  15. begoña dice:

    Buenas noches a todos.

    Caramba, estoy algo sorprendida con algunas reacciones.

    Os cuento mi caso:
    a mí no me llamó una empresa de Headhunter, pero sí de selección, y además de origen Suizo dentro del marco de las energías renovables, hace cosa de un mes. Me llamó directamente a mi número de teléfono directo de la empresa en la que actualmente presto mis servicios. La reacción fue totalmente inesperada, pues además se da el caso que yo no utilizo actualmente el inglés en mi entorno laboral; mi jefe está justamente a mi lado, mesa con mesa. No dudé: se presentó cortésmente, y sólo con oír el nombre de una web profesional a través de la cual había dado con mi perfil, la dejé hablar y la traté como si fuese una de mis amigas con las que en mis tiempos universitarios compartí exchange conversation english-spanish, y le dije que ahora no me iba bien y que luego, “marta”, te llamaría desde casa, un abrazo, etc.

    No me sentí para nada invadida, pero sí sorprendida. Y la posición, era verdaderamente muy concreta y con gran proyección, eso sí, a desarrollar desde otra ciudad europea:-).
    Posteriormente, cuando se requirieron varias conversaciones y entrevistas telefónicas de cierta duración, en ningún momento aceptaron contestarme por escrito (sólo me dejaban mensajes orales en mi buzón de voz, forzando la llamada oral y no escrita).

    Bajo mi punto de vista, para mí fue un orgullo, y entiendo fehacientemente esta postura agresiva y no el “buscar el momento apropiado”, porque es el modo de matar dos pájaros de un tiro: 1- saber realmente si ese candidato trabaja donde dice que trabaja. 2- saber si ese candidato tiene el nivel adecuado de conversación que “vende” en su web profesional o CV. Por escrito, casi todos sabemos inglés. Pero es a nivel oral donde no sólo nos comunicamos, sino donde se puede valorar la riqueza y construcción, así como habilidad de comunicación y dominio real de un idioma.

    Conclusión: hoy en día casi todos tenemos muchos títulos y experiencia. Pero el mejor modo de demostrarlo, es la capacidad de superar los imprevistos y demostrar in situ todo aquello que constatamos.

    Saludos.

  16. Hola Begoña,

    Depende mucho de la experiencia de cada uno. En tu caso veo que al menos la empresa de selección que te contacto te llamo directamente al telefono directo de tu oficina. De la misma forma tú fuiste capaz de reaccionar con naturalidad y posponer la llamada y ellos seguirte la corriente.

    Sin embargo, tienen que darse cuenta que todo el mundo no reacciona como tu y al menos deben encontrar un momento en que el candidato este centrado en el tema que les ocupa. Es una forma igualmente de averiguar si el candidato miente pero se puede hacer de formas menos agresivas.

    Estoy contigo en que los candidatos debemos tener capacidad de adaptación y flexibilidad para demostrarlo en cualquier momento. Porque eso muchas veces es lo que marca la diferencia.

    Saludos,

    Juan

  17. Y qué problema acarrea, eso?

    Esa técnica ya se utilizaba, antes de las redes sociales y la internet, porqué nos escandalizamos….

  18. Hola Toni,

    Gracias por participar.

    A determinadas personas esa forma agresiva de actuar les acarrea incomodidad y apuro.

    Por supuesto, que este tipo de tácticas no han venido de la mano de las redes sociales. Simplemente era una reflexión en alto para analizar el tema y conocer otros puntos de vista.

    Saludos,

    Juan

  19. Antonio Alfaro dice:

    Pues en mi opinión, y a través de mi propia experiencia, puedo deciros que no creo que suponga un problema o apuro recibir la llamada de un headhunter en el puesto de trabajo.

    No veo la razón por la que alguien en la empresa (estoy pensando en jefes sobretodo) podría molestarse por esto, teniendo en cuenta que tú has sido un sujeto pasivo en el proceso, simplemente recibes una llamada. Diferente sería si esa llamada fuera respuesta a una acción previa por tu parte tratando de buscar trabajo (Que evidentemente no me parece mal, pero puede ser incómodo si te descubren antes de anunciarlo).

    A mi me ocurrió hace un par de años, recibí la llamada de un headhunter, fue amable y tuvo cierta precaución, la suficiente. Escuché la oferta y unas semanas después tenía una invitación para entrevista personal y una pre-oferta formal.

    Bien clara quiero dejar mi opinión: Bienvenidas sean todas las llamadas de headhunters!!!

    Un saludo a todos.
    Antonio

  20. Hola Antonio,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Muy interesante tu opinión. Coincido contigo en que depende de la circunstacia de que seas un candidato pasivo o activo y de cómo te encuentres en la organización actual. De la misma forma el factor de actuación del headhunter es crucial en la forma de plantear el asunto al profesional al que se dirige. Que asumo que en la gran mayoria de las ocasiones lo hacen con discrección y profesionalidad.

    Saludos,

    Juan

  21. Javi Martin dice:

    Yo me considero un talento, pero desgraciadamente he terminado la carrera en el peor momento posible.

    ¿Como puedo llamar la atención de un señor/a de estos?

    Me da que solo buscan gente con experiencia y que los entry-level les importamos bien poco… como si no fueramos talentosos…

  22. Hola Javi,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Mucho ánimo en tu búsqueda porque en estos momentos la búsqueda esta complicada para todos aunque no es imposible.

    Un headhunter y una consultora de recursos humanos se alimenta de una diversidad de perfiles de todo tipo. Es decir, que también buscan perfiles recién licenciados con potencial. Es cuestión de hacer que te encuentren y se fijen en ti.

    No dudes en solicitarme ayuda si la puedes precisar.

    Saludos,

    Juan

  23. Interesante articulo!!

    Éxitos con el blog!

    Patricia
    head hunters peru

  24. Interesante articulo!!

    Éxitos con el blog!

    Patricia
    head hunting

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention ¡HOLA! SOY UN HEADHUNTER: El otro día, leía en Twitter que un headhunter había llamado a una persona directamente ... -- Topsy.com - [...] This post was mentioned on Twitter by Jose Miguel Bolivar, Juan Martínez and Juan Martínez, Agusti Brañas. Agusti Brañas…
  2. links for 2010-03-26 – t-orienta.info - [...] ¡HOLA! SOY UN HEADHUNTER | El Blog de Recursos Humanos (tags: headhunters consejos opinión) [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *