suscribete: Posts | Comentarios | Email

UN DÍA EN LA OFICINA DE EMPLEO

Un día laborable cualquiera de este año de este año, miles de personas se agolpan en multitud de oficinas de empleo de todas las comunidades autónomas para llevar a cabo múltiples gestiones entre las que se pueden encontrar: apuntarse como demandante de empleo, solicitar la prestación por desempleo, ir a  sellar la demanda de empleo, consultar las ofertas de empleo, etc.

Las oficinas abren a las 9 de la mañana aunque hay muchas personas que se agolpan horas antes para estar los primeros y poder tramitar lo antes posib12le sus gestiones.

La verdad que la gente tiene mucha paciencia y guarda pacientemente su turno porque hay veces que la espera puede estar en torno a las 2 horas o más. Hay que ir con grandes dosis de paciencia. Entre los funcionarios hay de todo como en todas las partes.

En la información, Petra va con los papeles que le entrego su empresa para tramitar su expediente de regulación de empleo por suspensión y los responsables de su empresa le dijeron “Acude a tu oficina de empleo y ellos ya sabrán lo que tienes que hacer”. El funcionario que le atiende le pregunta “¿Qué quieres?” Y ella le comenta que no sabe muy bien qué tiene que hacer pero que está en expediente de empleo y le han dicho que vaya. Así que él le contesta que si no lo sabe ella, ¿quien lo va a saber?. Tras esta tensión inicial, todo se aclara y le conduce a la maquina para que coja el número del tramite que tiene que realizar.

Pedro va con su demanda de empleo y el funcionario que le atiende le comenta que no tiene activada la misma desde hace más de una mes porque estaba realizando un curso de formación y, tras la finalización del mismo, tendría que haber acudido a la su oficina para comunicarlo y reactivar su demanda. Él argumenta que porque nadie les informó de esto en el curso ni en la oficina de empleo. He de decir con conocimiento de causa que pocas personas transmiten esta información y muchos desempleados lo ignoran.

Laura cobra prestación y se va 3 semanas al extranjero para descansar y reforzar el aprendizaje del idioma francés. Esta ahí porque un amigo suyo le comentó que cuando estás en el desempleo, tienes que solicitar de nuevo la tarjeta sanitaria europea porque la anterior no te vale. Además, sólo tienes cobertura 15 días naturales, por lo que primero debes pasar por el Servicio Público de Empleo para comunicarlo y rellenar un documento en el que se indica la fecha en la que se va uno y el motivo de ausentarte al extranjero. Como mucho, se puede gestionar el día anterior a comenzar el viaje. Con ese documento, hay que dirigirse a la Tesorería General de la Seguridad Social correspondiente para que os den como “tarjeta sanitaria” una fotocopia de un papel original que les sale de forma automática. A la vuelta de su viaje, Laura debe acudir e nuevo a su oficina de empleo para dar la copia que se quedó de la comunicación, en la que indicaba que se iba al extranjero.

A parte el murmullo en la oficina no cesa, por un lado la voz que va anunciando los diversos número A09 a la mesa 12, B49 a la mesa 21 y hay que estar atento para que no se te pase el turno, porque hay veces que corren muy deprisa por personas que cogieron número y se fueron para hacer otras gestiones calculando mal el tiempo. Por otra parte, está el corretear de los niños llenos de actividad que acompañan a sus padres a la oficina de empleo y, por un día, cambian el juego en el parque con los columpios por los suelos y mesas de un mundo nuevo para ellos.Inaemsa

Los funcionarios del Servicio Público de Empleo hacen lo que pueden porque están desbordados y no llegan a más. Suelen ser grandes profesionales y se involucran hasta donde pueden aunque, como siempre, los que más cunden son los incompetentes. En medio del quehacer habitual de la oficina de empleo surge la bronca en la mesa 15 porque Tania se altera porque al comunicar que este verano saldrá dos veces al extranjero el funcionario que le atiende esboza por su boca “y estando en el desempleo, ¿te vas dos veces de vacaciones…? En este caso este funcionario se extralimita y hace un comentario fuera de lugar que no procede, aunque lo piense.

Para los demandantes de empleo, me gustaría comentar que ahora, con el DNI electrónico y solicitando sus claves en su oficina de empleo o a través de la Web del Servicio Público de Empleo, ya pueden hacer bastantes trámites que evitan las filas: la renovación de la demanda, preinscripción a cursos, consulta de las ofertas de empleo vigentes, etc.

Por supuesto, también hay personas que se piensan que estar como demandante de empleo con derecho a prestación son unas vacaciones por el período máximo que les corresponda y que si no encuentran trabajo, responsabilizan al Servicio Público de Empleo. Pero… ¿Qué hacen ellos por salir del desempleo? No olvidemos que este tipo de organismos nos facilitan recursos y herramientas diversas y dependerá de nosotros el usarlas y sacarles partido.

¿Cuéntanos tu experiencia con el Servicio Público de Empleo?

  1. Hola Juan. En mi opinión creo que se podría mejorar muchísimo la eficacia de las oficinas de empleo. Hay varios problemas:

    – Funcionamiento arcaico. Es penoso que a estas alturas haya gente esperando de madrugada para coger un número. Sé que no es la única Administración donde ocurre, pero no se están aprovechando todas las ventajas que nos ofrece la red (¿Por qué no ofrecer un número por Internet con hora y día concreto?.
    – Juicios de valor y actitudes del personal: como tú dices, no podemos generalizar el comportamiento de los funcionarios o de los trabajadores de las oficinas de empleo, pero sí que es cierto que en muchas ocasiones se dan juicios de valor como el que tú expones en el post (“El tío está en paro y se va de vacaciones”, etc…). La situación de desempleo no es agradable para nadie, y se podría solicitar algo más de sensibilidad por parte del personal.
    -Interpretaciones de la norma: En donde yo resido las normas se aplican dependiendo de la interpretación que se haga desde la dirección (por ejemplo, en cuanto al rechazo de una oferta: ¿se sanciona o no se sanciona?).
    -Nula capacidad de intermediación de ofertas de empleo: por desgracia, las oficinas de empleo se han convertido en departamentos burocráticos donde casi lo único que se hace es tramitar las prestaciones y subsidios. Apenas se tramitan ofertas y es sorprendente que nos llamen para ofertas.

    Contaría muchas cosas más, pero sería casi hacer otro post sobre el tema…

    Saludos, Oliver

  2. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Oliver,

    Interesantes apreciaciones que comparto en su totalidad y que confío en que algún dia mejoren.

    Me parece que un dia de estos vamos a tener que escribir un post conjunto sobre esta materia tan amplia y con múltiples factores.

    Saludos,

    Juan

  3. Ignacio Gómez Gascón dice:

    Buenos días Juan, me da rabia llegar tarde al debate del post. Como trabajador de una oficina de empleo, estoy de acuerdo en muchas de las cosas que comentas, pero sobre todo estoy de acuerdo con lo que pone sobre la mesa Oliver, sobre la interpretación de la norma.

    Como coordinador de un programa a nivel provincial, con 12 oficinas de empleo, es increible como se permite que un programa como el PRODI, o el plan de choque de Castilla la Mancha, se gesione de manera tan distinta dependiendo de la oficina a la que se acuda, cada jef@ de oficina es un mundo y si hablamos de jefes de servicio provinciales ni te cuento.

    Sobre que somos malos intermediadores, bueno no somos los mejores, pero el número de ofertas gestionadas, aunque solo sea en programas públicos es bastante importante con la situación actual.

  4. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Ignacio,

    Gracias por pasarte y participar.

    El debate siempre se puede reactivar.

    En efecto, lo más grave es la falta de homogeneidad a la hora de aplicar las normas en las diversas oficinas y centros. Esto falta porque son normativas o programas muy generales que dejan múltiples vacíos que cada uno interpreta como quiere.

    La intermediación se puede mejorar mucho siempre y cuando se dote de herramientas que ayuden a agilizar las gestiones y evitar las múltiples colas para modificar hasta un simple perfil.

    Los servicios públicos de empleo en cada comunidad autónoma es un mundo a parte cuando deberían ofrecer lo mismo.

    Esto que relato en este post es una pequeña realidad que desgraciadamente es la que más se nota.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *