suscribete: Posts | Comentarios | Email

ENTREVISTA A…. CARLOS ANDRÉU SPEAKER

Para empezar por situar a la gente que aun no te conozca ¿Quién es Carlos Andréu? y ¿A qué te dedicas?

Carlos Andréu es alguien que procura ser feliz. Y se dedica a demostrar que es posible serlo. Mi principal ocupación es dar conferencias sobre este tema. No sólo es que sea posible ser feliz, sino que es nuestro derecho, y nuestro deber. Para con nosotros y para los que tenemos a nuestro alrededor. Por otro lado, soy Licenciado en Derecho y MBA del IESE pero sin duda de lo que más orgulloso me siento es de mi mujer y de mis cinco niños.

¿Cómo surgió la idea de trabajar como speaker?

Desde siempre me ha gustado el micrófono. En el colegio, en la facultad… Después de unos años como directivo de empresas multinacionales decidí empezar a compatibilizar el trabajo ejecutivo con la formación en algunas escuelas de negocios. El gusanillo me enganchó del todo hasta decidir dedicar toda mi vida profesional a la formación. Una vez dentro de este mundo, si te gusta mucho lo que haces no es difícil destacar. Hay que esforzarse pero como en todo. La figura del speaker es relativa mente reciente, porque tienes que ser capaz de condensar con gran brillantez e impacto en muy poco tiempo un mensaje o unos mensajes que quieras que tu audiencia se lleve. Pero no es más que –una vez más- trabajarlo bien.

¿Defínete en 140 caracteres? al estilo twitter.

Soy la suma de lo que recojo de toda la gente con la que me cruzo en el mundo. Todos tienen algo positivo. Yo les dejo algo de lo mío y ellos me dan algo de lo suyo.

¿Cómo motivas a la gente en tus charlas?

Sin duda hay un fondo de contenido detrás de las conferencias muy potente. Hablo mucho de autoresponsabilidad, de exigencia, de esfuerzo, de excelencia. Y eso hoy en día nos renueve del asiento. Si además todo ello lo trufamos en medio de una disertación más o menos vertiginosa llena de anécdotas, chistes, vivencias, movimiento… y, sobre todo, muchas risas… el éxito está asegurado. Si eres capaz de mantener la sonrisa (¡ya no te digo la risa!) de alguien durante una hora de conferencia, hables de lo que hables, esa persona sale motivada. Nos falta recuperar el deporte de reír.

Cuéntanos la anécdota más curiosa que te paso en una de tus charlas. Y la más embarazosa también.

No se si es la más curiosa, pero desde luego es la que más me ha impactado. Fue en Canarias. Una tarde daba una sesión en Las Palmas y al día siguiente la repetía en Santa Cruz de Tenerife. Al acabar en Las Palmas se me acercó un señor y me preguntó cuando iba a volver por allí. Le dije que no tenía fecha en Las Palmas, pero que al día siguiente estaba en Santa Cruz. Llamó allí mismo a su hijo adolescente, para que se sacara un billete de avión para estar en Tenerife al día siguiente escuchándome. Me dijo: “lo que tú has dicho llevo diez años intentando explicárselo a mi hijo y no me hace caso, pero seguro que si te escucha a ti, te hará”. Al día siguiente el chaval estaba en la sala del hotel Mencey de Santa Cruz. Por lo que le he seguido la pista, parece que el chico “entró en vereda”. Pero no fue culpa mía, sin duda. Yo sólo le repetí lo que su padre le llevaba diciendo años.

Quizá la más embarazosa fue la Navidad pasada en Sevilla. Comida de Navidad de una gran empresa andaluza y en los postres, antes de las copas, una conferencia mía. Más de 500 personas en un enorme salón de un enorme hotel de la ciudad. Me presentan, y cuando empiezo a hablar se apaga la megafonía. Fueron incapaces de arreglarla. Cambiaron los equipos, los bafles… imposible. No funcionó. Así que a gritos conseguí que la mayor parte de la sala escuchara la sesión. Luego estuve sin voz dos días.

¿Cómo definirías tu estilo de dar las charlas? Porque al menos yo que te visto en acción, diría que es innovador. ¿Que añadirías tú?

Impactante, directo, fresco y, sobre todo, distinto. Como te decía antes, es una mezcla de historias que se entrelazan a una velocidad de vértigo que te obliga a no perder la atención porque si te despistas, ya no sabes cómo termina aquello que empezaron a contarte hace un rato… Este estilo que a veces sorprende, no creas que es fruto de “la improvisación”. Hay muchas horas de estudio, de prueba y error… por detrás.

¿Qué es lo más importante que debe tener un formador?

Pasión y entusiasmo por lo que hace. Lo mismo que un bombero, un director comercial, un policía… Para triunfar en tu trabajo debe encantarte lo que haces. Si esto es así, las destrezas más “técnicas” que puede requerir un formador, están superadas: superar el miedo al público, capacidad de empatía, gestionar bien la psicología de la audiencia e ir modificando sobre la marcha tu discurso si es necesario…

¿Qué proyectos profesionales tienes en la actualidad?

Sigo haciendo “la vuelta a España” con conferencias, sesiones y talleres. Además está a punto de publicarse mi primer libro, y para principios del 2010 tengo previsto un largo periplo por Latinoamérica. Mientras tanto no dejo de estudiar cada día un poco sobre lo que me gusta.

Tengo entendido que en breve vas a publicar tu primer libro ¿Podrías adelantarnos de que va a versar? Y ¿para cuando lo podremos adquirir?

El libro estará a la venta el 22 de Septiembre en toda España. Quizá en algún sitio se pueda encontrar un poco antes, pero bueno. El título es “Del Ataúd a la Cometa”. Hasta que no hayas leído el libro no sabrás porqué ese título tan raro. Pero si quieres saber de qué va, creo que el subtítulo lo explica muy bien “Las personas felices no nacemos, nos hacemos”. Se trata de un recorrido por varias herramientas que te pueden ayudar a ser feliz. A vivir mejor. Hay un montón de consejos prácticos. Algunos te servirán, otros no. Quédate con lo que te guste, te interese, pero sobre todo, ponlo en práctica.

Igualmente, me gustaría saber ¿Qué finalidad tiene este libro? Y ¿Cuál es su público objetivo?

Simplemente poner por escrito lo que hablo en mis sesiones. El libro siempre ha rondado mi cabeza. Pero hará cosa de un año recibí un correo electrónico de una chica que me contaba que a su hermano lo iban a operar de algo en la cabeza. No tenía buena pinta. El había estado en una sesión mía hacía un tiempo y me preguntaba si tenía publicado algún libro para que pudiera leerlo mientras estuviera ingresado. Me dio tanta pena decirle que no, que…
Va dirigido a todo el público en general. Le puede servir a un estudiante universitario, a un bachiller, a una secretaria, a un padre de familia, a un Director General. La felicidad no tiene rangos ni categorías. Todos estamos llamados a ella.

¿Qué opinión te merecen las herramientas 2.0?

Un cambio revolucionario en la forma de entender la relación con los demás. Creo que todavía hay que pulir algunas cosas, como por ejemplo el exceso –salvaje- de información disponible y la fiabilidad de la misma, pero es una nueva manera de relacionarnos con amigos, clientes, proveedores, socios… Hay que estar en ellas y conocerlas bien para saber aprovechar todo lo que de bueno tienen, que es mucho.

Dentro de tu polifacético perfil, también eres blogger y bajo tu punto de vista, ¿Cuáles deben ser las herramientas para que un blog enganche al público?

El blog enganchará al público si el blogero es bueno. Hay que ser constante. Publicar, no hace falta todos los días, pero con regularidad. Hay que ser interesante. Aportar cosas novedosas y válidas… y para ello la principal herramienta es leer. Leer mucho. Leerlo todo. Así tendremos información suficiente para ir alimentándolo. Y sin duda, verlo como una carrera a largo plazo, para la que hay que prepararse todos los días.

¿Qué opinas de la crisis?

Que creo que ha llegado la hora de dejar de hablar de ella y ponerse a trabajar de verdad. Confío muy poco en los gobernantes (gobierno y oposición por igual) y esta crisis la vamos a salvar los ciudadanos de a pie con nuestro trabajo. Pero creo que ya es hora de que nos dejen centrarnos en nuestro trabajo para salir de ella y dejen de lanzarse los trastos a la cabeza por el tema.

Luego esta la pregunta del millón ¿Qué se te ocurre para salir de la misma?

Cada uno debe buscar su ámbito de influencia. Como decía Kennedy no te preguntes qué puede hacer este país por ti y pregúntate qué puedes hacer tú por este país. En cualquier caso creo que si este país quiere salir fortalecido de la crisis es necesario un gran pacto por la Educación. Está claro que nuestro futuro empresarial no va a ser la fabricación sino el diseño, y la innovación. Y para eso hace falta jóvenes preparados. Da miedo asomarse cada día a los periódicos que comentan estudios sobre el nivel de educación en este país. El último informe de la OCDE es demoledor, aunque la realidad en el informe está algo maquillada ¡en positivo!… así que… Hay que ponerse las pilas. O ponemos las bases para el futuro o lo tenemos claro.

Para las personas que no tienen trabajo y que están encasilladas en un perfil profesional y quieren cambiar ¿Qué les recomiendas?

Son dos situaciones muy distintas. Para los que no tienen trabajo, que sepan que ya tienen uno: buscar trabajo de forma activa (cultivar relaciones, conocer gente, presentarse en sitios, estudiar, formarse…). Además yo les recomendaría que no “apagaran sus motores” y que todo ese conocimiento que tienen sobre cosas en vez de desperdiciarlo lo aporten a la sociedad a través de ONGs, voluntariado… Para los que quieren cambiar, como decía San Ignacio, en tiempos de tribulación no hacer mudanza. Mejor esperar un poco.

¿Qué cambios consideras necesarios para que los recursos humanos lleguen a ser 2.0?

Bueno, bueno, estás tocando un tema muy peliagudo. El 2.0 implica transparencia, compartir… y en este país todavía hay mucha mentalidad de RRHH como “fiscalizador” del trabajo, “los que nos van a echar”, “los que controlan a qué hora entramos y salimos”. Sin duda como herramienta para compartir experiencias y buenas practicas entre la gente del sector está muy bien, pero tanta transparencia “dentro de una empresa” todavía puede suponer un cambio demasiado radical.

¿Todos tenemos habilidades directivas que poder desarrollar?

Sin duda. Pero no hay que obsesionarse con ello. No es necesario es bueno en todo. Es más. Sería imposible. Hay que ser muy bueno, el mejor, en algo. Por ejemplo. Seguro que Casillas tirando penaltis es mucho mejor que cualquiera de nosotros, pero el entrenador del Real Madrid no lo pone en los entrenamientos a lanzarlos, sino a tirarlos. No necesita tirarlos, para eso ya hay otros. El que se entrene parando 200 penaltis por entrenamiento. Por eso no debemos agobiarnos por no ser más creativos que otros, o mejores negociadores, o mejores motivadores… Seguro que tenemos otras habilidades en las que somos buenos. Por ello deberíamos trabajar en aquellas funciones que precisen de estas.

¿Tú tienes síndrome postvacacional?

Ninguno de nuestros padres lo tenía, así que yo tampoco lo tengo. Y nadie debería tenerlo. Hay que saber disfrutar del verano, y de la vuelta del verano. Todo tiene algo positivo. Si estuviéramos toda la vida debajo de un cocotero con una piña colada fresquita delante del mar, también acabaríamos quejándonos… No se, del “síndrome del cocotero”…

¿Dónde esta la línea a que separa la motivación de la desmotivación en uno mismo?

¡Uf! Habría que escribir un tratado para responder a esta pregunta. Por un lado hay gente –se les llama ciclotímicos- que cambia de la euforia al hundimiento en muy cortos periodos de tiempo. Hablamos de personas sanas, claro, no de enfermos. Para este tipo de gente cualquier elemento externo les afecta sobremanera y es capaz de alterar su motivación. Tanto para estos como para el resto de personas yo siempre digo que la motivación ha de depender de cada uno de nosotros, y que hemos de ser capaces de generar a lo largo del día suficientes momentos positivos que nos mantengan motivados el mayor tiempo posible. Darse pequeños premios a lo largo del día es algo interesante, porque nos reta a conseguir el objetivo que nos llevará a ese premio (un bombón, un vaso de agua, un paseo…) pero ojo, sin olvidarnos que donde de verás debemos disfrutar es en el camino hacia conseguirlo.

¿Cuándo te volvemos a tener de nuevo por Zaragoza dando charlas?

En Octubre, el día 19 estaré dando una sesión para los Jóvenes Empresarios, y en Noviembre, el día 18 para el Consejo de la Juventud. Quizá haya algo en Diciembre también y en el mes de Febrero impartiré un seminario de dos días en Ibercide, la escuela de negocios de IberCaja. Este es especial porque durante un día trabajaremos en grupo y el segundo día tendremos un coaching individualizado con los asistentes que quieran diseñar un plan de mejora.

  1. Gestion dice:

    Una excelente entrevista. No conocia a Carlos Andreo pero me ha parecido un profesional muy interesante.

  2. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Gestión,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Me alegro que te guste esta sección. Pues merece la pena que sigas a Carlos Andréu porque es un gran profesional.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *