suscribete: Posts | Comentarios | Email

SUPUESTO PRÁCTICO: QUE GUAY ES MI PRESIDENTE

En una empresa se celebra la reunión trimestral de las diversas delegaciones nacionales de una compañía que tiene su sede central en Logroño. Este tipo de reuniones duran un par de días.

Uno de los dos días comen todos en un lujoso hotel de la ciudad en el que han preparado un menú para todos los asistentes a petición de la dirección de la compañía. Les han reservado un ala del comedor para que nadie les moleste. En este hotel no se puede fumar en el comedor y lo indica por todos los lados.

Todos se sientan en la misma mesa alargada en plan boda en la que es imposible poder hablar con el que está en la otra punta de la mesa. La comida va transcurriendo con la algarabía propia, unos hablando del tiempo, otros cuchicheando, otros pasando el rato como pueden y los pocos que quedan saliendo a fumar a la calle entre plato y plato. Además, el servicio es un poco lento, algo que facilita las pausas.

Llegado el momento del café en el restaurante, el presidente de la compañía saca un enorme puro que no duda en encenderse en el comedor, como hace en todos los sitios. Amablemente un camarero le indica que está prohibido fumar y que deberá salir a la calle para poder fumar, el presidente le contesta de forma cortante que el va a seguir fumando y que como siga insistiendo llamará a su encargado para pedirle explicaciones de lo mala que estaba la carne que ha comido. Tras esto el camarero desapareció y no volvió por esa mesa. Mientras pasaba esto se hizo el silencio en la mesa y todos los asistentes menos un par que estaban avergonzados le rieron la gracia al presidente, alguno hasta con aplausos incluidos. Por supuesto, nadie comentó nada de la situación y quedó como anécdota graciosa de ¡que guay es mi presidente!

Las preguntas que quiero que respondáis son:

1.- ¿Qué ocurre aquí?
2.-
¿Cómo hubieseis reaccionado vosotros si fueseis el camarero?
3.-
¿Qué os parece la reacción de los compañeros?
4.-
¿Cómo es este tipo de responsable? y ¿Cómo podemos cambiar sus hábitos?

Cuando respondáis todos yo daré mi opinión al respecto. Un tema inventado pero que no está tan lejos de la realidad.

  1. El duende de la empresa dice:

    1. El jefe se cree superior al camarero al tener una posición jerárquica elevada en su empresa y se aprovecha de esa situación frente al camarero. Es preocupante porque de la misma forma que ha actuado el jefe con el camarero, actuará el jefe con sus empleados imponiendo sus decisiones siendo un jefe autoritario.

    2. Existen tres conductas que se pueden determinar en este tipo de situaciones:
    – la conducta pasiva que es la que tomo el camarero no diciendo nada y no apareciendo mas por la mesa del jefe
    – la conducta agresiva que es insultando al jefe o contestándole de malas maneras, etc,
    – la conducta asertiva (que es la que tomo el camarero al principio diciéndole que no se podía fumar en la sala, pero su asertividad se convirtió en pasividad. Yo hubiera ido a mi jefe y le hubiera dicho lo que pasa que hay una persona que esta fumando y que la ley o las normas del hotel se aplican para todos por igual y que el ha amenazado con decirle que la carne estaba mala aunque se le notaba que disfrutaba comiéndola. Si le explico a mi jefe lo que pasa de forma correcta y educada sin ponerme nerviosa, lo entendera perfectamente.

    3. Me parece incorrecta la actuación de los compañeros al reírle la gracia, porque si siguen asi el jefe se crecerá cada vez mas, al ver que hace gracia a sus empleados.

    4. Yo diría que responde al perfil de un jefe autoritario donde el dicta las decisiones sin consensuar con sus empleados y ellos obedecen. Una reunión en la que no hay una mesa redonda no se pueden tomar las decisiones de forma consensuada. Los empleados no serán participativos ni tendrán iniciativa, este tipo de jefes puede llegar a ser toxico porque solo se van a preocupar de la orientación de los resultados y no van a tener en cuenta la orientación de las personas.

    Esperemos que no pasen muchos jefes como este de la historia en nuestra vida….

  2. Danzarina dice:

    Hola, sólo decirte que me parece muy buena idea la que planteas en esta sección nueva. La verdad es que esa situación la he visto y vivido muchas veces…la prepotencia, el autoritarismo, el peloteo, reir las gracias … Es bastante tarde y hoy soy de pocas palabras. Buen comienzo de Septiembre. Saludos.

  3. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola el Duende de la empresa y Danzarina,

    Gracias a ambos por participar y dar vuestra opinión en esta nueva sección de mi blog.

    1. Yo también opino que el jefe supremo se cree superior al camarero y a cualquiera que se cruce en su camino y es de los que piensan a mi tu no me vas a decir que no.

    2. El camarero tendría que actuar de forma asertiva diciéndole sin que se enfade el cliente que no se puede fumar ahí y que su responsable le dirá lo mismo porque esas son las normas del restaurante. Se deja influenciar y lo deja correr.

    3. Los compañeros de trabajo actúan fatal porque lo hacen para pelotear al presidente y deben saber diferenciar. El no estar de acuerdo en determinadas conductas de los otros no quiere decir que les rechacemos.

    4. Es el típico responsable autoritario y déspota que tiene que llevar siempre la voz cantante sin que nadie se le lleve la contraria y en caso de que esto pase que se prepare el que se atreve para sufrir las consecuencias. Para cambiar la situación el primero que tiene que asumir que su conducta esta mal es el presidente para poder ponerle remedio y eso es casi imposible.

    Saludos,

    Juan

  4. Brisha, la venganza dice:

    Jajajaj yo he tenido un jefe asi, era el hijo del dueño. Un tio muy majo pero un gilipollas profundo en algunas ocasiones, a mi personalmente me cae estupendamente esta gente cuando salgo de fiesta.. Pero para la empresa?? no de cerca. Aunque todo es saber manejarlos, suelen ser unos tipos engrandecidos por el alcohol pero al final son todos un pedacito de mierda minusculo..

    Muy mal por el camarero, lo primero que se debe hacer en esos casos es avisar al encargado, explicarle la situacion y que se apañe el que para eso le pagan.

    En caso de ser otro cliente el que proteste se puede "invitar" al jefazo de marras a salir a la calle o llamar a la policia, ya que es un delito contra la salud publica lo que el señor esta haciendo.

    Los empleados lo de siempre, si el jefe cuenta un chiste se aplaude con las orejas y fiesta, mas aun con estos tiempos que corren con la crisis que sirve de escusa para que tipejos como el descrito hagan y deshagan a voluntad. Voluntad es lo que falta en este pais, y asi nos va.

    Resumiendo: esta situacion se da mas de lo que parece, yo los he visto insultar a proveedores y clientes por igual, menospreciar a sus empleados y humillarlos muchas veces. Son personajes a los que se les ha de parar los pies pronto y de forma cortante. Pero como no tenemos agallas (si no viviriamos dentro del mar) nos dejamos pisotear demasiado, claro que echarle un "par de huevos" suele acabar con nuestras huesos en el paro…

    Quien cree de verdad que estamos en 2009? yo sigo viviendo en 1946, a las pruebas me remito…

  5. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Brisha,

    Gracias por pasarte y participar.

    Veo que coincides con lo expuesto por todos los contertulios así que poco más tengo que añadir. Sólo ratificar que por desgracia como bien dices pasa más de lo que no creemos y eso le hace dudas a veces de en que año vivimos.

    Saludos,

    Juan

  6. Brisha, la venganza dice:

    El problema, que yo veo aqui, es que todavia existe esa especie rara y en extincion (en otros paises) de "jefe" o "dueño" que hace las funciones de capataz y semi-dios ante sus empleados. Y que muchas veces se le rien las gracias por no quedar mal (vamos que si lo hacen los otros porque yo no?).

    Aunque ya es cada vez menos comun ver esto, y es que existe una nueva especie de jefe que va saliendo en nuestro pais, uno mucho peor (aunque mas eficiente) y que basa su estrategia en sistemas agresivos (como el arte de la guerra, que recomiendo). Creando mejor ambiente profesional pero olvidando el ambiente "familiar" que es donde se produce esa situacion que describes.

    Me explico: El jefazo que se enciende el puro suele ser (segun mi exp) aquel que no solo lleva en el puesto mucho tiempo, si no que ademas conoce a sus empleados y mantiene una "pequeña familia" al mas puro estilo capo italiano. Suele ser un ser estrabagante pero en la mayoria de los casos es comprensivo con los problemas personales de sus empleados (al fin de cuentas él es el "Don" y los demas sus acolitos.)
    El caso contrario (vease tiburon/comadreja/etc..) es un tipo de jefe que solo pide productividad, que le importa un pimiento los problemas de cada uno y que no conoce en absoluto a su empleado (en lo que a personal/familiar se refiere). Suele tener, eso si, una clara idea de lo que podemos o no realizar, y hasta que punto.

    A mi no me gusta ninguno de los dos claro, y siempre que he podido elegir prefiero un tipo intermedio, primero porque el "Don" no es productivo y ademas lo mas normal es que nos impida progresar en la empresa, y segundo, el tipo "tiburon" es un ser frio e impersonal, que exprime nuestros conocimientos (cosa buena) pero sin importarle nuestros sentimientos (cosa mala).

    Asi que pensandolo mejor me quedo con el "Don" del puro, al menos un rato. Hasta que venga la local y le claven la multita de 1000 euretes, que me quiero reir.. Ademas pago la cena el..

    XDD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *