suscribete: Posts | Comentarios | Email

EL PAPEL DE “POLI MALO”

Las entrevistas de trabajo, como ya he comentado en más de una ocasión, no son una reunión espontánea sino que tiene un fin muy claro y definido para ambas partes.

No hay una única forma de hacer las entrevistas de trabajo porque cada entrevistador tiene sus trucos y estrategias para obtener la información que precisa. Cada candidato también tiene una forma diversa de enfocarla. Debéis de ser flexibles ambas partes y adaptaros a cada entrevista y a cada interlocutor porque son distintos y eso nos tiene que hacer comportarnos de la forma más precisa a esa situación única.

Hoy quiero abordar la estrategia de algunos entrevistadores de personal que escogen el papel de “poli malo” y están decididos a toda costa en hacérselo pasar mal a los candidatos.

Cada entrevistador puede seguir su rol ideal o el que le manden interpretar en función de la empresa o cliente para el que trabaje, siempre y cuando tenga educación y respeto por todos los candidatos. Me parece una falta de respeto la actitud de esos entrevistadores que de una forma correcta les dicen de todo a los candidatos. Por ejemplo, imaginaros que algún entrevistador pone en duda que la institución donde cursasteis vuestros estudios sea buena o directamente se ría y menosprecie vuestro esfuerzo por estudiar eso porque lo considera carente de valor. O por otro lado, que os considere y os increpe que sois un mal estudiante porque os costo algún año más acabar la carrera. Estas preguntas pueden ser de tensión, sin embargo, esto que comento a modo de ejemplo no lo debéis de tolerar bajo ningún concepto o así lo veo yo. Es decir, deberíais interrumpir amablemente a este tipo de entrevistador, agradecerle su tiempo y decirle que tu no vas a tolerar esa falta de respeto porque estabas ahí para intentar obtener un puesto de trabajo que, gracias a su actitud, ya no te interesa.

Tampoco se debe permitir que os insulten, griten, infravaloren, ignoren o hagan perder vuestro tiempo porque este tipo de cosas se pasan de castaño oscuro y no es tolerable porque, como candidatos, tenéis derecho a que os traten correctamente y sino lo hacen os podéis plantear denunciarlo por trato inadecuado o abusivo. Esto dice mucho de los profesionales que usan este tipo de técnicas que, para mí, dejan mucho que desear.

Se puede obtener toda la información precisa de cada candidato mediante una entrevista planteada de forma distendida y relajada en la que se produzca un intercambio de información. Los candidatos relajados cooperan y se sinceran más. Con estas situaciones agresivas por parte de los entrevistadores se pretende que los candidatos pierdan los nervios al ponerles ante situaciones límite.

A otros entrevistadores les encanta meterse con la vida privada de cada candidato o con su forma de vestir o de actuar, etc. Determinadas preguntas íntimas no tenéis obligación de contestarlas, es decir, que podéis contestar que no veis relevante esa pregunta para el puesto de trabajo que vas a desempeñar. Igualmente, respecto a ideologías políticas o religiosas que pertenecen al ámbito más privado.

Pensad que los entrevistadores son la imagen de las empresas a las que queréis entrar a trabajar y si ya os tratan así en el proceso de selección, os pregunto yo ¿Cómo lo harán cuando os incorporéis a la empresa? ¿Os merece la pena ese tipo de organización?

Ya es hora de que los candidatos se planten y defiendan sus derechos en la selección de personal. No olvidéis que las empresas precisan de vuestros servicios para sacar adelante las tareas de sus organizaciones y que cuando os han citado para una entrevista es porque encajáis dentro del perfil ideal que buscan. Si no os incorporan, pierden más ellas que vosotros porque eso les supondría demoras y, a la par, pérdidas y quejas por falta del personal adecuado para determinadas funciones.

Para determinados puestos, las situaciones de stress son habituales y se debe comprobar la tolerancia a situaciones de presión sin necesidad de preguntas irrespetuosas y ofensivas. Mediante las pruebas in Basket que son hacer que los candidatos se enfrenten durante un rato a situaciones reales del puesto de trabajo para ver cómo reaccionan y su comportamiento no distará mucho de lo que harán si finalmente los incorporáis.

Por la tanto, llamo a la reflexión a las empresas para que vigilen más el trabajo de sus reclutadores para que den un trato profesional que haga que las organizaciones a las que representan sean consideradas impecables porque tratan a todos los candidatos correctamente, independientemente de que encajen o no con el perfil. Los candidatos transmiten luego imagen de todas las empresas con las que tienen contacto y sus comentarios pueden haceros mucho daño por no prestar importancia a las personas.

¿Cuéntanos situaciones desagradables que hayas vivido en alguna entrevista de trabajo? ¿Y como reaccionaste?

  1. Me ha gustado mucho la entrada Juan, pero me temo que tal como está el patio, hay pocas personas dispuestas a denunciar un trato que no es del todo adecuado, porque saben que están en desventaja y se pueden jugar el puesto.
    Como mucho te vas acordando de toda la familia del entrevistador cuando sales por la puerta.

  2. Mari Cruz dice:

    Enviar el cv para un puesto de responsable de recursos humanos con iniciales en el nombre y sólo indicar apellidos (obviamente lo hice para pasar y comprobar si era cierto lo que intuía); llegar a la entrevista, esperar en sala con otros 3 canditatos y decirme tras esperar una media hora e ir viendo como entrevistaban a mis compañeros, que mi cv no reunía todos los requisitos de perfil para el puesto (ya lo podían haber visto antes y no hacerme ir, claro si hubieran sabido mi nombre) que me tomaban en consideración para el inmediato siguiente proceso ya que el perfil era bueno. No hace tanto, el año pasado, supongo que consideran que una mujer no es capaz de llevar negociaciones de ERE's por lo espinosos en esta época, ni idea, allá ellos/as. No creo que me vuelvan a llamar de esa consultora, es más ni me importa.
    Teniendo en cuenta que en la sociedad somos más mujeres que hombres se pierden un % grande de visión femenina, que nos guste o no es diferente porque somos diferentes, de ahí lo interesante de complementarnos en la sociedad y en la empresa, para abarcar muchas formas de solucionar temas.
    un abrazo. mari cruz

  3. Senior Manager dice:

    Muy de acuerdo contigo en lo de hacer valer los derechos del candidato y dejar los miedos de lado…
    También decir que podría pasar que el mismo candidato con su actitud puede predisponer a que la entrevista se transforme en otra cosa al hacer que el entrevistador se convierta en poli malo… Aunque es el seleccionador el que debe mantener el control, existen candidatos que obligan a cierta rigidez (me ha pasado)… Me gusta cuando puedo entrevistar junto a un colega, e incluso me gusta cuando me entrevistas dos, aunque uno sea el poli bueno y el otro el malo.
    SM

  4. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Arama,

    Esta clero que ahora mismo el candidato aun esta más en desventaja debido a la poca oferta de trabajo que existe. Esto hace que muchos traguen con cosas intolerables aunque luego se acuerden del entrevistador.

    Aunque no olvidemos que hay veces que debemos pensar las cosas fríamente y no dejarnos llevar por la desesperación del momento porque determinados trabajos dejan mucho que desear. Esta claro que dependerá también de las circunstancias de cada persona.

    Saludos,

    Juan

  5. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Mari Cruz,

    Gracias por el ejemplo que dice mucho. Esto que comentas pasa más de lo que nos gustaría y aun queda mucho camino por recorrer.

    Saludos,

    Juan

  6. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola SM,

    Los candidatos tienen que hacer valer sus derechos.

    Si es cierto que la actutid pasota o prepotente de algunos candidatos hace que determinados entrevistadores les metan caña para que aprendan. No digo que no lo merezcan, sin embargo, pienso que no hacemos nada poniéndoos a su altura.

    Por supuesto, en ocasiones hay que ser tajante que es algo muy distinto de ser borde.

    Saludos,

    Juan

  7. Carolus dice:

    Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama “Manual y espejo de cortesanos”, de C. Martín Pérez.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html
    http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

    Simula, disimula, no ofendas a nadie y de todos desconfía: antiguo consejo para un joven Rey Sol que te servirá para desenvolverte y medrar en la Corte en la que todos sobrevivimos. Donde hay un grupo de personas, existirá una lucha por el poder, alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder dentro de su Corte. Tal vez aún no te hayan contado cómo funciona todo esto. Te guste o no, ya estás metido de lleno en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

    Saludos

  8. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Carolus,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Procederé a mirar los enlaces que me comentas.

    Saludos,

    Juan

  9. Soy mujer y tengo 32 años. En breve me va a tocar buscar trabajo y muchas veces me planteo qué debería contestar si me preguntaran sobre si quiero tener hijos… puede que nadie lo haga, pero no me extrañaría, ya que estoy en esa edad en al que a una le recuerdan de vez en cuando que se le pasa el arroz.
    ¿Qué se puede contestar para no quedar como un futuro problema para la empresa o una bruja que odia a los niños?
    ¿Tiene derecho el entrevistador a tocar temas tan personales?

    Felicidades por el blog.

  10. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Lila,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    Es habitual que en algunas empresas pregunten a las mujeres si tienes planes de familia próximamente. Por supuesto, no es algo relevante para el puesto y puedes comentar esto. Aunque si vuelven a insistir contesta con naturalidad diciendo cuales son tus planes porque la empresa que no te quiera porque puedas tener próximamente hijos ya te dice mucho del tipo de organización que es y no creo que te convenga.

    Por fortuna la gran mayoría de las empresas tienen políticas avanzadas para este tipo de cosas y no suelen prestar atención a esto porque lo que les importa es la valía de la persona.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *