suscribete: Posts | Comentarios | Email

“MI EMPRESA ES UN COLADERO”

Vuestras empresas, aunque no lo creáis, están trasmitiendo su imagen 24 horas los 365 días del año por los canales y formas más dispares que os podáis pensar. Por lo tanto, debéis de prestar más atención a lo que se piensa y se comenta de vuestras compañías, no sólo dentro de vuestras filas sino también fuera.

Por eso, es importante que actuéis de forma profesional con todo el mundo para que nadie tenga ningún motivo objetivo para poder hablar mal de vosotras. Por ejemplo, ex trabajadores decepcionados porque no se cumplieron las expectativas que les prometisteis, pueden hacer mucho daño porque el mensaje que van a trasmitir no será positivo y pueden llegar a muchas personas porque el boca a boca corre muy deprisa.

Luego debéis preocuparos por que vuestras compañías se den a conocer en los canales adecuados, haciendo las correspondientes campañas de difusión. Además, siempre es recomendable sondear los canales que más os interesen (universidades, centros de negocios, etc.) intentando averiguar qué imagen que se tiene de vuestras empresas y si se os conoce. En caso de que la imagen que se tenga sea mala, será necesario invertir en un esfuerzo radical para cambiarla; en caso de que no se conozca, quedará patente que no se han hecho campañas de marketing adecuadas.

Es decir, vuestra empresa tiene que vender imagen para que las personas incorporadas recientemente al mercado laboral y los candidatos experimentados con mayor valía tengan interés en querer trabajar en vuestra compañía.

En caso de que los candidatos con más talento no intenten ser seleccionados por vuestras empresas es significativo de que no os ven atractivas por lo que sea y debéis averiguarlo para ponerle remedio. Por ejemplo, imaginaros que a vuestras empresas las ven como una buena opción para formarse y adquirir experiencia en forma de rodaje durante un período de tiempo limitado, para así poder dar el salto a empresas de mayor renombre e interés para los profesionales de vuestros sectores.

Si esto que menciono ocurre con vuestra empresa, está claro que os hace bastante daño y deberéis acabar con ello porque como dice este refrán “cuando el río suena es porque agua lleva”.

Habrá que actuar rápido e intentar hacer más atractivas a vuestras organizaciones para que os vean como una alternativa de futuro y eso se tiene que hacer con cambios radicales prolongados en el tiempo que tienen que ser promovidos por la dirección organizativa de las compañías.

También debéis prestar atención a las políticas de reclutamiento de personal para que consideren a vuestra empresa como selecta a la hora de seleccionar a su personal y que no os vean como un saldo en el plan de “echa ahí tu currículum porque cogen a todo el mundo”. El hecho de no tener demasiados candidatos donde elegir, supondrá que la imagen no es buena, además de que las condiciones ofertadas serán menos atractivas.

Las empresas deben tener unos mínimos de calidad para que los profesionales que entren tengan unas características concretas que ayude a dar prestigio a vuestras empresas. La labor reclutadora la tienen que realizar los departamentos de recursos humanos, sabiendo vender de forma adecuada a sus compañías. Eso sí, no sólo se consigue con buenos profesionales de personal sino que también sus compañías tienen que darles margen a los mismos a nivel de condiciones para que en conjunto tengan un paquete de condiciones atractivas para el mercado, que hagan que los candidatos os vean como muy buena alternativa para trabajar ahí y poder hacer planes de futuro.

Porque no olvidéis que los seleccionadores de personal no pueden hacer milagros, ni vender montañas de humo, que luego no se realizan. Es decir, tienen que intentan reclutar a los mejores exponiendo claramente todas las condiciones actuales y las posibilidades de futuro de forma concreta. Hay que ser claros y que las personas que sean seleccionadas se vayan a vuestras empresas convencidas realmente y no porque se les han contado cosas que nunca se producirán porque tarde o temprano se darán cuenta y esto se llama mentir.

Si vuestras compañías están por debajo del mercado va a ser muy complicado llamar la atención de un gran volumen de candidatos de calidad y en caso de que se vaya alguno con vosotros, será de forma temporal hasta que le salga otra oferta mejor. Por ejemplo, imaginaros que vuestra compañía ofrece solamente un salario competitivo como todas, contrato indefinido y poco más. Luego otras muchas del sector ofrecen eso que tenéis vosotras más una serie de beneficios sociales (seguro medico, ticket de comida, planes de pensiones, ayudas al estudio, etc.) garantizados para todos los trabajadores que se incorporen a ellas. Pues esta claro que los candidatos, en caso de tener opción de elegir, van a tener claro irse a la compañía que les ofrezca la mejor opción a escala global como es lógico. Porque de ser vosotros los candidatos ¿qué haríais?

Cuando se reclutan personas, se hace con hechos concretos y no con posibilidades futuras de buena voluntad que no se saben si se llegarán a llevar a cabo en algún momento.

Recordad que todas las personas de vuestras compañías son importantes y que hay que saber retenerlas para poderlas sacar rendimiento. Una persona recién incorporada, para que aporte valor a lo que hace, tiene que pasar un período mínimo de adaptación entre 4 y 12 meses en función de las capacidades de cada trabajador.

De todas formas esto es la pescadilla que se muerde la cola porque muchas veces las empresas echan la culpa de esto a sus departamentos de recursos humanos sin querer escuchar sus peticiones.

Muchas veces las empresas les dicen a sus departamentos de personal “necesitamos a tantas personas” pero no exigen personas con calidad porque sólo tienen en cuenta el número de forma global. Siempre es preferible incorporar pocos y buenos que muchos y malos. Suele ocurrir que es necesario bajar el listón para captar a candidatos.

Con todas estas cosas que he comentado, la empresa esta vendiendo imagen que llega a las personas e instituciones. Es duro asumir que vuestra compañía tiene mala imagen, sin embargo, es mucho peor, no querer ver la realidad tal y como es.

Ahora mismo, tal y como esta la situación, los candidatos van a ser menos selectivos y les dará igual una empresa que otra, a pesar de que en otras circunstancias, no hubieran mandado su candidatura a más de una a la que lo han hecho. Pero está claro que en el momento que tengan oportunidad, se irán de la empresa.

Así que las empresas debéis de averiguar qué imagen se tiene de vosotras a todos los niveles, con resultados objetivos que no dejen lugar a dudas. Así que manos a la obra o,… ¿tenéis miedo a lo que os vais a encontrar?

  1. Ufff, eso se llama meter el dedo en la llaga 🙂

    Que gran verdad y que dificil ser consciente de la realidad que proyecta cualquier empresa.

    En algunos casos es un coladero y en otras la porteria del Malta-España 🙂
    Saludos

  2. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Gorka,

    La verdad que a veces asumir la realidad es dura, sin embargo, nos puede hacer ver la luz al final del túnel. Hay que evolucionar y ponerse manos a la obra para cambiar las cosas a mejorar de las organizaciones. No hay nadie perfecto y una vez que tengamos claro eso ya tenemos mucho ganado.

    Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *