suscribete: Posts | Comentarios | Email

FLEXIBILIDAD SALARIAL

El tema salarial está complicado en estos tiempos. Bueno, ahora y siempre lo ha estado. Ahora mismo que un desempleado pueda conseguir un trabajo ya es un logro. Puede ser incluso desesperante, según la situación personal de cada uno, pero no por ello, hay que dejar de “jugar sus cartas” para conseguir unas condiciones aceptables.

Las personas que en la actualidad buscan trabajo deben ser más flexibles de lo que hasta hace unos meses era aceptable. Hay que adaptarse a la nueva coyuntura. No ayudará nada la mentalidad de “yo mínimo quiero ganar lo que cobraba en el anterior trabajo”. Desgraciadamente, es algo pasado. Lógicamente en el trabajo anterior se tenía un nivel salarial que costaría su tiempo alcanzar, demostrando valía. No es que sea imposible llegar a un nivel similar o incluso superior, pero en estos tiempos de crisis, la cosa está “chunga”, como se dice coloquialmente y va a ser más normal que la oferta salarial sea inferior para un puesto semejante.

Por supuesto, se tiene experiencia, pero también unas aspiraciones y un ritmo de vida que no gustaría reducir. Pero la situación actual es diferente a la de hace unos meses. No os cuento nada nuevo. Hay mucha más gente buscando empleo, por lo que hay mucha más competencia. También hay menos ofertas laborales. Es por eso, que recomiendo ser prudentes y adaptables inicialmente en el aspecto salarial. De lo contrario, se corre el riesgo de no conseguir trabajo porque otros candidatos saben ser más flexibles. Con esto no estoy diciendo que haya que aceptar cualquier salario. Siempre hay unos mínimos razonables que no se pueden bajar porque entonces incentivamos que se las empresas abusen.

A lo que me refiero es que si surge un trabajo en el área que buscáis, puede ser que las condiciones salariales no sean las que esperabais. Este momento será el adecuado para comenzar a demostrar vuestra valía para el puesto y la suerte que tiene la compañía de contar con vosotros. Una vez conseguido esto ya podréis solicitar mejoras salariales acorde a vuestro desempeño que lo podréis justificar con hechos reales, algo que al empezar a trabajar no podíais demostrar.

Por otro lado, tenemos a las personas recién incorporadas al mercado laboral que, tras acabar sus estudios o formaciones especificas, intentan acceder a un trabajo. Tiene que quedar claro que en estos momentos, vuestras prioridades no pueden ser el aspecto salarial, sino adquirir experiencia profesional en el área que hayáis elegido, que os permita especializaros y revalorizaros en el mercado con el paso del tiempo. Tenéis que mirar con perspectivas de futuro las oportunidades que os salgan porque vuestra meta es alcanzar un rodaje laboral.

Cualquier opción será de ayuda. Un convenio de prácticas (en este caso no hay relación contractual con la compañía) o conseguir un contrato de prácticas, son buenas formas de empezar, para poder tener posibilidades de “meter la cabeza” en una empresa; tras su finalización, si habéis demostrado vuestra valía y la empresa precisa incorporar alguien en ese momento podéis estar en la lista de seleccionados. De no ser así, os llevaréis una experiencia que os habrá permitido aprender muchas cosas. Es el momento de absorber toda la experiencia que podáis para abriros camino. Como digo, todo cuenta.

Pero no hay que olvidar que hay que ser humildes y realistas. Nada más terminar la licenciatura, sólo podéis ofrecer una titulación universitaria como otros tantos, así que deberéis hacer cosas que aporten valor a vuestra candidatura. Si por ser diplomados o licenciados pretendéis ya cobrar un sueldo de alguien con experiencia, siento ser tan duro, pero… la lleváis clara. Aunque parezca mentira, ciertos salarios no los cobran muchos profesionales con estudios y con experiencia de más de 5 años en su sector profesional. Todos podemos intentarlo, claro que sí, pero hay que ser realistas.

Lógicamente, el salario a percibir depende también mucho de la zona geográfica en la que se busque empleo, del tipo de organización en la que se pretenda entrar, incluso, del sector en el que se quiera trabajar. Así que tenéis que ir con los pies sobre la tierra para no daros golpes.

Por ultimo, tenemos las personas que hoy en día tienen la suerte de tener un trabajo pero que pretenden obtener una subida salarial porque creen que ya toca. Ahora mismo no es el mejor momento para ir con exigencias de este tipo aunque tampoco tiene porque ser imposible. No olvidéis que las empresas, a pesar de la crisis, tienen que seguir evolucionado. Cuando se pide un aumento salarial, habrá que justificarlo, es decir, tiene que haber una motivación objetiva por el valor que aporta vuestro trabajo. No podéis tener como argumento para solicitar un aumento salarial “por que me lo merezco”. Porque esto no ayuda a vuestra candidatura sino viene avalado por unas razones sólidas.

Tampoco es buen argumento compararse con otras personas, aduciendo que fulanito no hace tal y tú sí… Cada persona es un mundo. Y vosotros tenéis que preocuparos por vosotros mismos, utilizando argumentos que hagan justificable vuestra subida salarial.

Luego debéis ser flexibles a la hora de solicitarlo porque ahora mismo es mal momento por la crisis y cualquier incremento de costes de cualquier tipo se mira con lupa, es decir, que siempre podéis negociar una subida progresiva en el tiempo para hacerla más llevadera a la empresa o establecer un período de transición y marcar una fecha concreta a corto o medio plazo en el que se ejecute la subida.

La cuestión, para todos los casos que he planteado, es adaptarse a los nuevos tiempos, avanzando hacia delante de cara a conseguir nuestros objetivos. El adquirir ahora mismo posturas rígidas en el aspecto salarial no os van a ayudar a conseguir una respuesta positiva.

Debéis ser inteligentes, pensando muy bien la estrategia a seguir de cara a conseguir lo que pretendéis.

Por ultimo, también me gustaría pedir a las compañías que sean responsables y honestas, sin pretender abusar de la posición dominante que tienen en estos momentos en el aspecto salarial. Porque hay que pagar acorde a lo que se exige que aporte cada trabajador.

  1. Formación y Talento dice:

    Hola,yo particularmente suelo recomendar los universitarios que buscan empleo que busquen un valor añadido para su curriculum: unas prácticas como tí dices suelen ser muy útiles, porque permiten coger experiencia e integrarse en el ritmo de trabajo de una empresa. Por otro lado, y según para qué perfiles, los trabajos de voluntariado son muy útiles también y recomiendo a mis usuarios que lo especifiquen como expericia laboral (siempre y cuando ase deje claro que fue una acción de voluntariado). La gente me suele preguntar si las cosas que se han hecho sin contrato se ponen o no en el curriculum, y yo les digo que lo importante no es sólamente lo que refleja un contrato, sino otro tipo de experiencias vitale so profesionales que nos hayan ayudado a desarrollar las competencias necesarias para desempeñar un puesto

  2. Muy de acuerdo con el post. Es cierto que los tiempos que corren son difíciles pero también es verdad que hay mucha gente inconformista qie rechaza los trabajos por no cubrir sus expectativas laborales.
    Los que más difícil lo tienen ahora son los recién titulados, pero como bien indicáis lo mejor son las prácticas profesionales que siempre ayudan mucho y aprendes mucho.
    Un saludo.

  3. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Formación y talento,

    Gracias por pasarte.

    La verdad que si las personas recién incorporadas la mercado laboral tienen que incentivar su valor añadido haciendo cosas que les ayuden a dar un paso adelante a su candidatura. Todo ayuda menos quedarse parado en casa esperando a que nos llamen. Las prácticas, el voluntariado, etc; yo también recomiendo ponerlo en el currículum ya que es una experiencia que aporta el mismo valor que una relación contractual. Si vosotros no le dais importancia como lo van a hacer los demás.

    Saludos,

  4. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Carol,

    Gracias por pasarte.

    La verdad que son tiempos difíciles pero a pesar de ello las oportunidades están ahí y debemos saber buscarlas y aprovecharlas siendo conformistas y realistas.

    Todo cuenta para marcar la diferencia respecto al resto de los candidatos que compiten con nosotros por un puesto.

    Saludos,

  5. amalgamadeletras dice:

    El tema del artículo gana intensidad, si como opina Paul Krugman, España no es atractiva para la inversión, necesita un pacto social para salir de la crisis, hay que poner en marcha reformas estructurales y sólo le quedan dos opciones: aumentar espectacularmente la productividad de la empresa o bajar los salarios. Pero, ¿quién le pondrá el cascabel al gato? Este puede ser el debate del futuro. Por tanto, es mejor anticiparse a lo que puede parecer inevitable.

    Un saludo y nos leemos.

  6. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Amalgamadeletras,

    Está claro que ahora mismo nuestro país no es demasiado atractivo para nuevas inversiones debido a la crisis aguda que atravesamos y que aun no toca fondo. La productividad lleva su tiempo aumentarla considerablemente porque para que las empresas produzcan más debe de aumentar el consumo cosa complicada ahora.

    El bajar los salarios es mejor opción que perder el trabajo en estos tiempos. Sin embargo, deberían bajar los sueldos de los altos cargos de muchas compañías que están inflados y deben dar ejemplo. Porque como se bajen a los curritos de siempre digo yo ¿cómo van a vivir?

    Sin embargo, en nuestro país pasan cosas indignantes, por ejemplo ahora mientras miles de parados ya no tienen ningún tipo de subsidio porque acaban de finalizar los que les correspondía. Nuestros ex ministros y altos cargos del gobierno tras abandonar sus cargos siguen cobrando un salario mensual elevado por que ocuparon esos puestos y a parte también cobran por el cargo nuevo que tienen ahora. Está ley del 1980 se debe derogar ya mismo porque me parece totalmente aberrante.

    Saludos,

  7. Senior Manager dice:

    Por mi parte pienso que esta flexibilidad era necesaria y en cierta forma contribuirá a valorar más el talento, lo que obligará a los reacios a formarse a hacerlo, contribuyendo con esto en una subida del índice académico de lso españoles; es decir, estoy viendo la parte positiva de lo que podría considerarse un problema. Es un problema sólo para el que no tiene talento.
    SM

  8. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola SM,

    En cierta manera esta flexibilidad es necesaria siempre y cuando no se produzcan abusos por la parte empresarial que ahora tiene el dominio de la situación.

    Las personas deben prestar más atención a su formación y reciclaje para estar preparadas y no sólo preocuparse cuando las cosas se ponen muy feas. El talento es algo que se debe cultivar habitualmente para desarrollarlo.

    Veremos como acaban las cosas.

    Saludos,

  9. Davinia dice:

    Se que es difícil encontrar un buen trabajo, que sea el que buscas y para el que te has estado formando.
    Yo estudio quinto de Psicología y curso un master de RRHH, pronto me tendré que enfrentar a esta situación. Aún no se que me encontraré, pero tengo claro que si tengo que recurrir mientras encuentro lo que quiero, a trabajar en cosas que antes he podido hacer, ahora también puedo hacerlas. Eso si, compaginaría mi trabajo con prácticas en empresas relacionadas con los RRHH para ir adquiriendo conocimientos y experiencia.

  10. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Davinia,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    El espíritu y predisposición que indicas es el que hay que tener. A la hora de comenzar en el mundo laboral todo cuenta para adquirir experiencia profesional y la cuestión es no estar parados y hacer cosas que aporten valor a nuestras candidaturas.

    Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *