suscribete: Posts | Comentarios | Email

SEGUNDAS PARTES ¿NUNCA FUERON BUENAS?

Siempre se recomienda dejar las puertas abiertas en todas las compañías de las que uno sale por lo que pueda pasar, porque nunca se sabe donde volverá a acabar uno a nivel profesional. Si que es cierto que esto a veces es imposible porque, por mucho interés que pongáis vosotros, también lo tienen que poner las empresas.

De todas formas, siempre he pensado que esto tenía algo de hipocresía. Todo es de cara a la galería porque, a la hora de la verdad, muchas empresas no quieren que los trabajadores que se fueron de ellas vuelvan porque piensan que si ya lo hicieron una vez, ¿No lo volverán a hacer?

Por otro lado, los trabajadores que han abandonado la empresa por su propio pie o bien, tendrán que estar muy necesitados para volver a llamar a esa puerta o, por el contrario, las razones que les motivaron a irse deberán de haber cambiado para replantearse volver seriamente. Lógicamente, aquellos trabajadores “invitados” a abandonar la empresa, creo que raramente, volverán a tener futuro en esa empresa, a no ser que haya razones extremas que hayan llevado a la empresa a tomar esa decisión (expediente de empleo…).

Pero a veces no es el candidato el que acude a la empresa, sino ésta a él. En este caso, la parte tanteada va a tener el poder de la negociación si sabe hacerlo de forma adecuada.

Lo primero que debéis preguntaros si alguna de vuestras anteriores empresas os intentan reclutar de nuevo, es ¿Qué os impulso a abandonar esa empresa? Y luego continuar con esta ¿Han cambiado las cosas que os animaron a iros?

La decisión de volver dependerá mucho de aquellos motivos; si por ejemplo fueron razones exclusivamente económicas, tiene fácil solución. Es decir, si os ofrecen la cantidad económica deseada tenéis camino libre, aunque antes de dar un sí precipitado, debéis analizar ¿Por qué ahora os lo ofrecen y no cuando dijisteis que os ibais? Si os consideraban un trabajador valioso, habrían intentado reteneros por todos los medios y quizás ahora les interese que volváis porque vuestro rol va a ser otro. Así que investigad todo para no llevaros sorpresas.

Si por el contrario, los motivos que os impulsaron a iros fueron motivos organizacionales, de gestión o incompatibilidad de caracteres con algún mando directo o superior, debéis pensároslo dos veces porque hay cosas que nunca cambian, por mucho que os lo quieran vender así. A veces, esa persona con la que había confrontación ya no está. Es decir, si por ejemplo, el motivo por el que os fuisteis fue vuestro superior jerárquico y éste continua en la organización, lo tendréis complicado, independientemente de que dependáis o no de él. ¿Quién os dice que no va a haber confrontación?

Antes de volver a la compañía, debéis ser claros y plantear el tema abiertamente preguntando claramente si lo que os preocupa ha cambiado. Y en función de lo que os digan, podréis actuar en consecuencia porque partís con la ventaja de que ya conocéis a esa organización y sus personas. Además, siempre tendréis aun conocidos en ella que os podrán poner al día respecto a si determinadas cosas han cambiado o no. Lógicamente, la decisión final también dependerá de cual sea vuestra situación a nivel laboral.

Si por el contrario algún trabajador que se fue de vuestra organización llama de nuevo para pediros trabajo, antes de dejarle vía libre, debéis plantearos: ¿Por qué vuelve a tener interés ese trabajador en vuestra empresa? Luego continuar analizando ¿Qué motivó que se fuera? Y por último ¿Qué valor aportaba a vuestra compañía?

Por supuesto, va a depender mucho también vuestra decisión de las necesidades de personal que tengáis en vuestras filas. No se va a prescindir de otro trabajador por volver a recolocar a un profesional que ya os dejó en una ocasión. En el hipotético caso de que tuvieseis alguna vacante que encajase con su perfil, debéis hilar fino y hablar largo y tendido con él para ver los motivos reales que le hacen querer volver a vuestra compañía y evitar que os pueda dejar de nuevo en la estacada, aunque eso es imposible de saber a ciencia cierta, así que os tendréis que guiar por el conocimiento que ya tenéis de ese trabajador. Si no os quedan claras sus razones de cambio de opinión, debéis preguntaros si merece la pena arriesgaros. Porque la actitud que tenga es vital para poder apostar de nuevo por él o no.

También se tendrá en cuenta el rendimiento que aportaba al conjunto de la compañía. Si era realmente bueno igual deberíais ser egoístas y mirar por la empresa para sacarle a partir de ahora el máximo partido, planteándoos las cosas con él de otra forma para evitar que vuelva a irse. Por ejemplo, se le pueden dar más responsabilidades y concesiones para que pueda sentirse completo en vuestra empresa.

Las razones por las que se fue (o prescindisteis de él) son clave. Habrá que tener presente que la gente no cambia de la noche a la mañana aunque pongan mucho de su parte. Imaginaros que prescindisteis de un trabajador porque se “escaqueaba” constantemente de sus tareas, a pesar de tener buen perfil; el volver a contar con él, puede ser un error porque ese tipo de cosas no varían y os traerá a la larga más problemas que beneficios.

A la hora de negociar, si se os tantea para entrar a trabajar en la organización, siempre podréis presionar más. Eso sí, habrá que jugar bien las cartas, sin pasarse, si es que tenéis un interés real. A veces se dan casos que las negociaciones son simplemente para sacar información porque en realidad tienen claro que no les interesa. En caso de ocurrir esto lo mejor es ser claro para no crear falsas esperanzas a la otra parte.

Si son los trabajadores los que os llaman a las empresas, tenéis más ventaja que al contrario porque el trabajador es conocedor de su posición inferior y que tendrá que avenirse a vuestras condiciones. De todas formas tengo que comentar que tampoco es adecuado abusar de la posición dominante que se pueda tener porque, ante todo, hay que ser justo.

Ambas partes tiene que ser conscientes de que si se les presenta esta situación, tendrán que actuar de una forma adecuada. Aunque parezca mentira, esto pasa más de lo que os pensáis porque así funciona la ley de la oferta y la demanda. A veces uno no sabe valorar lo que tiene hasta que lo pierde o lo deja perder.

  1. Senior Manager dice:

    Yo he ido y entrado en varias empresas y te puedo decir que es más bien cuestión de no crear malas referencias a tu partida, por el daño que estas puedan hacerte en tu futuro laboral.

    Las multinacionales se llaman entre ellas ante una contratación inminente para verificar tu historial de empleado, creo que eso es lo importante de las puertas abiertas.
    SM

  2. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola SM,

    Cada vez más las personas en su periplo profesional tienen varias empresas a sus espaldas porque lo de la empresa para toda la vida ya no funciona. Es importante lo que tu dices no labrarte malas referencias a tus espaldas y en caso de no poderlo evitar porque tampoco depende sólo de uno aclararlo con la otra parte.

    Las empresas cada vez más chequean el historial empresarial de los candidatos para verificar y buscar información que no es determinante pero influye.

    Saludos,

  3. Facility manager dice:

    En mis 28 de ejercicio he cambiado de trabajo 4 veces, pero en dos compañías. Es decir que regresé dos veces a antiguos trabajos.
    Ahora que me ha tocado revisar curricula de personas, me fijo mucho en la cantidad de trabajos en el tiempo. Una alta rotación, hace que uno piense que no va a estar mucho tiempo con nosotros.
    La pregunta¿Las segundas partes son mejores?
    Para mi lo fueron, y no era porque las empresas fuesen diferentes; el diferente era yo!
    El que cambia es uno. Así lo decía un famoso de la tierra madre, Ortega y Gasset, Yo= yo + MI Circunstancia.
    Quizá debería debatir sobre esto algun día? Sería bueno para SM, Yoriento, CumClavis,RRHH y FacilityaManager. Podemos publicar el mismo post simultaneamente como debate grupal en todos los blogs.

  4. Senior Manager dice:

    Facility Manager… por mi encantado, yo soy de los que piensa que se puede cambiar de actitud desde adentro y por eso en las segundas partes puedo adaptarme mejor a los nuevos entornos.
    SM

  5. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Facility Manager,

    Gracias por pasarte por mi blog y aportar este interesante punto de vista.

    Por supuesto, que hay veces que determinadas personas cambian constantemente de empresas sin darse cuenta que el problema no esta en las compañías sino en ellas. Luego también tenemos compañías que dejan mucho que desear pero claro no ellas sino las personas que las gestionan.

    Luego las personas pasamos por distintas etapas y circunstancias que nos hacen cambiar nuestra forma de ver la vida y de platearnos las cosas. Haciendo que cosas que hicimos anteriormente nos parezcan increíbles ya que ahora actuaríamos de forma distinta.

    Esta pregunta para cada cual tiene una respuesta distinta no siendo una mejor que otra. Muchas veces determinadas cosas no cambian pero si la perspectiva de cómo se ven y esto hace que perezcan otra cosa.

    Me parece interesante poder publicar varios post sobre el tema de el cambio de las personas hace que vean a sus empresas de otra forma. Voy a ponerme a darle vueltas.

    Saludos,

  6. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola SM,

    Gracias por unirte a la propuesta de Facility Manager. Yo también pienso que los cambios de actitud tienen que partir desde dentro de uno mismo viendo que su comportamiento era erróneo. Tenemos que estar en constante adaptación.

    Saludos,

  7. Juan C. dice:

    Hola Juan me gustaria contar con tu consejo hace dos meses me retire de mi antiguo trabajo cuando decidi hacerlo ellos trataron de retenerme, pero yo igual queria experimentar otro ambiente laboral, la empresa donde estoy ahora no ha colmado mis expectativas y me han llamado de mi antiguo trabajo para que vuelva a trabajar con ellos, hay deje buenos amigos y los jefes se quedaron con una buena imagen de mi.

    Que me aconsejas en esta situación.

    Saludos.

  8. Crisálida dice:

    Facility Manager, no eres el único que mira cuantos trabajos ha tenido una persona. Ahí has de tener en cuenta, como dices, la persona y sus circunstancias. Yo te puedo decir que mis circunstancias hoy en día son aceptar lo que me sale porque lo necesito, y ya me gustaría que me ofrecieran algo estable, pero eso hoy día es ciencia ficción.
    Digo esto porque no se malinterprete y se juzgue a quien cambia mucho, que no siempre es dejar trabajos por capricho.

  9. Hola Juan,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    No pasa nada por volver a un trabajo del que te fuiste cuando te esperan con los brazos abiertos. Eso si, debes platearte porque motivo te fuiste realmente y si no te volverá a pesar lo mismo a la vuelta de un tiempo. Luego piensa que si te quieren de nuevo es porque te precisan y si decides volver deberás explicar las razones para limar posibles asperezas.

    Los cambios suponen arriesgarse y a veces no salen como uno quiere. Tu eres el que debe decidir que es lo mejor para ti. Es preciso recular a tiempo que no darse de lleno contra la pared por esperar más tiempo.

    Saludos y ánimo,

    Juan

  10. Saludos,

    Mi caso es que hace años me despidieron injustificadamente y ahora la misma empresa me ofrece trabajo de nuevo. Yo, por orgullo, juré no volver, pero por otro lado puede que necesite ese trabajo.

    Soy profesor, y trabajé por unos años en una universidad privada, en la que tuve un desempeño muy bueno, tanto en lo académico, como lo administrativo, como lo moral, llegando a obtener el reconocimiento de mis superiores y de una parte de los alumnos. Incluso, mis superiores me halagaban y me aseguraban que ellos estaban a mis órdenes para lo que yo necesitara.

    Transcurrieron los semestres, se terminó uno más e iba a iniciar otro. Semanas antes de iniciar el semestre, en otra escuela me pidieron que cubriera unas horas de clase por un semestre (aclaro que siempre he trabajado por horas y me muevo en dos o tres escuelas a la vez, eso es normal). Acepté y avisé a la universidad que mi horario iba a cambiar un poco. Sin embargo, en la universidad no quisieron modificarme el horario (nunca les había pedido ningún favor similar) pues, incluso me habían dado más horas de las que yo tenía antes. Me pareció muy ilógica su actitud, pues aún había tiempo para hacer arreglos y yo antes había accedido a que me cambiaran mi horario para beneficio de otros docentes.

    Aún así, al día siguiente de que hablé con ellos, tuve que ir a la segunda escuela a rechazar la horas. Volví a la universidad a decirles que ya no había problema de horario, pero me recibieron con la noticia de que, en menos de 24 horas, habían contratado a un nuevo profesor para que se hiciera cargo de mis clases. Asimismo, rechazaron toda negociación conmigo.

    Salí furioso de ahí y juré no volver a esa escuela.

    Dos años después, la misma universidad me ofrece trabajo, pues la misma persona responsable de mi despido me recomendó para nuevas clases. Lo pensé mucho, pero acepté. Sin embargo, se dio un problema entre la directora que me contrataba y el departamento de recursos humanos, pues una me aseguraba una cosa y el departamento otra. Es decir, la directora me pedía que me presentara para concretar el trámite de recontratación, pero en el departamento de RH me rechazaban o negaban la atención por cualquier cosa. Así fue en cuatro ocaciones. Sin embargo, terminé entregándoles todo lo que me pidieron. Y sucedió que, días antes de iniciar el ciclo escolar, me hablan para decirme que siempre no me iban a necesitar, pues mejor les dieron las clases a otro maestro. Por ello, exploté y abiertamente les reclamé su actitud, calificándolos de ineptos y de tener una administración del asco. Ellos sólo se disculparon, afirmando que fueron desiciones de la alta administración.

    Un mes después, otra coordinarora de la misma universidad, me ofrece clases para el próximo semestre.

    Yo no sé si aceptar o no. En realidad necesito el trabajo, pero mi orgullo me hace sombra y me impide aceptar.

    ¿Será mejor no personalizar, ser práctico y aceptar, dejándo a un lado el orgullo?

    Gracias.

  11. Hola JJes,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    El que hacer debes decidirlo tú en función de tus circunstancias y necesidades actuales. Hagas lo que hagas al menos ya sabes cómo actúan en esa anterior empresa para que actúes en consecuencia en función de sus actos.

    Saludos y ya me cuentas.

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *