suscribete: Posts | Comentarios | Email

ALGUIEN TE ACONSEJA, TÚ DECIDES

Nos hemos vuelto en muchos aspectos una sociedad muy cómoda y conformista cosa que no es nada bueno.

Hay a gente que le cuesta tomar decisiones e intentan pasar esa responsabilidad a personas a las que piden consejo. Así, creen poderse “evadir” de los problemas que puedan surgir de la toma de dicha decisión e incluso, responsabilizarles de las consecuencias.

Si nos situamos en la sociedad actual, en estos momentos de incertidumbre económica y laboral, es difícil decidir sobre el futuro, pero hay que hacerlo para avanzar.

Surgirán miles de preguntas, como por ejemplo ¿qué pongo en mi CV? ¿Qué curso hago? ¿Me preparo unas oposiciones? ¿Me monto un negocio? ¿Dónde busco trabajo? ¿Me voy a buscar trabajo al extranjero?

Para dar respuesta a estas o las preguntas que os surjan, debéis recopilar toda la información, los pros y los contras de cada decisión. Suele ser normal acudir al círculo más cercano o incluso, a determinados profesionales que darán su opinión de una forma objetiva, sin dejarse influenciar por aspectos subjetivos que puedan surgir en el ámbito afectivo, que en personas cercanas es difícil de dejar a un lado.

Pero habrá que tener claro que pedir consejo no significa que vayamos a escuchar lo que nos gustaría oír. Cada persona nos dirá lo que piensa y lo que él te recomienda, hacer sin vinculación alguna; luego, tú tendrás que sopesar y decidir. Esto supone también que, para obtener un consejo adecuado, tendremos que dar todos los datos necesarios y no sólo los que interesen.

Al pedir consejo a varias personas sobre un mismo tema, se podrán obtener tantas opciones como personas hayamos preguntado.

A parte de pedir consejo y opiniones a otras personas, es aconsejable buscar información real sobre esas alternativas, qué salidas tienen, etc.

Por ejemplo, vamos a analizar una de las preguntas que planteaba por ejemplo ¿Me voy a buscar trabajo al extranjero?

A parte de pedir consejo y reflexionar, habrá que hacer un estudio sobre la situación laboral en el país que elijáis. Igualmente, habrá que ser realistas a la hora de determinar el nivel de conocimiento que tenéis del idioma hablado en ese país. Si no es aceptable, habrá que buscar alternativas de cara a ponerle remedio. De la misma manera, habrá que contrastar el nivel de vida en ese país de cara a llevar más o menos ingresos para empezar. No habrá que olvidar tener clara la finalidad que tiene vuestro viaje al extranjero; si simplemente se quiere aprender el idioma, podría valer cualquier tipo de trabajo siempre que os ayude a conseguir la finalidad principal.

Luego también buscar herramientas que os den información sobre a donde acudir a buscar trabajo, pisos, ayudas, etc.; en caso de que finalmente decidáis iros habrá sido tras pensarlo y analizarlo concienzudamente todo.

Pero lo más importante será el análisis que hagáis vosotros mismos, con toda la información y opiniones. Al fin y al cabo, el recabar información o consejos nos permiten ver incluso más cosas de las que nos hayamos podido plantear en un principio. Pero no nos van a aportar LA DECISIÓN. Esa, desgraciadamente, nos toca a nosotros mismo.

Decidáis lo que decidáis, tenéis que estar plenamente convencidos de que es la mejor opción para vosotros, independientemente de lo que piensen los demás. Si por cualquier circunstancia las cosas salen mal, no es cuestión de lamentarse y buscar culpables. Habrá que quedarse con los aspectos positivos; al fin y al cabo, la experiencia es lo que vale.

En resumen, las decisiones las tiene que tomar cada uno, ¿quién mejor que uno mismo?

¿A que esperas?

  1. Senior Manager dice:

    Pues eso, decidir no sólo involucra un análisis de las variables involucradas, sino que requiere de un profundo auto-análisis que nos ayude a determinar desde nuestro interior qué es lo que debemos hacer.

    Mientras la gente no se trate de leerse interiormente, seguiremos viendo cómo comenten errores en este sentido.
    SM

  2. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola SM,

    Por supuesto, a parte de analizar todas las variables posibles de cada opción, debemos hacer una reflexión interna para saber que es lo que mas nos conviene a todos los niveles sopesando todo y siendo realistas. Porque a veces las cosas salen mal por que no se pensaron adecuadamente en la fase previa de decisión.

    Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *