suscribete: Posts | Comentarios | Email

BIENVENIDO A LA EMPRESA

El comenzar con buen pie en las organizaciones es fundamental.

Para que la acogida sea un éxito tiene que haber predisposición de la organización a brindar un recibimiento adecuado y, por otro lado, el recién incorporado tiene que estar receptivo, predispuesto e ilusionado por comenzar a trabajar en esa compañía. Ambas partes tendrán que comenzar a colaborar desde el primer día para que el gran equipo siga funcionando.

El “nuevo” tiene que tener claro que el momento de demostrar su valía comienza a partir de ese momento. Tendrá que tener su mente abierta. Además, al llegar a una nueva organización, tendrá que adaptarse con rapidez.

La prudencia y el sentido común serán los mejores aliados. El aprendizaje tendrá que ser dinámico evitando dar nada por supuesto. Todos los comienzos tienen dificultades, simplemente por ser nuevo, así que no te busques otras complicaciones.

Al comenzar, va muy bien ser muy observador. Esto nos permitirá percibir las formas de trabajar y más importante, al resto de compañeros. Eres el nuevo, por lo que el punto de mira, siempre lo vas a tener tú. Procura no hablar más de la cuenta, hasta no saber como funciona la organización. Tendrás que ser flexible al principio y tener claro que, antes de exigir, deberás demostrar tu valía y talento para el puesto. Aquello que no sepas pregúntalo. Es preferible preguntar al principio para conocer las reglas del juego a actuar sobre la marcha.

Habrá que “ganar puntos” y el tener información va a ayudar a ir con paso firme en la nueva compañía. Normalmente, las personas que ya están en la compañía ayudarán, aunque no ocurre siempre esto. La empresa es como una pequeña familia, con sus afines y enemigos, que habrá que identificar. Siempre habrá alguien a quien poder acudir en caso de necesidad, aunque puede que después, también esperen algo a cambio. Por lo tanto, habrá que estar preparados para buscarse la vida por si acaso. Demostrará autosuficiencia. No es bueno depender demasiado de los demás a pesar de que nos necesitemos unos a otros.

Muchas compañías han masificado el protocolo de acogida de sus nuevos empleados, haciendo que se olvide que esta primera toma de contacto tiene que ser única y especial porque conlleva muchas cosas.

Las empresas deben involucrar lo máximo posible a todos sus integrantes en la inserción de los nuevos empleados. Esto hará que todos los trabajadores se sientan importantes porque se cuenta con ellos para recibir al nuevo talento.
A veces no es cuestión de contar con una gran inversión en las políticas de acogida de los nuevos empleados. Sino prestar atención a los pequeños detalles para que cada nuevo empleado se sienta especial en su primera toma de contacto.

También se dará el caso en el que habrá que dejar los protocolos y la formalidad rigurosa a un lado para romper el hielo. Esto hará que el recién llegado sienta una cercanía necesaria para romper el hielo inicial.

Los comienzos en una compañía son duros porque el recién incorporado no conoce a nadie y todo es nuevo para él. Por muchas ganas que tenga de comenzar, hay que intentar facilitarle las cosas lo máximo posible. Sorprender a los nuevos empleados es muy importante.

Una gran idea es asignar a cada nuevo empleado un anfitrión (persona que ya forma parte de la organización que puede ser de cualquier departamento y ocupar cualquier puesto en el escalafón) dentro de la organización que le introducirá en la compañía. Presentándole poco a poco a los demás compañeros y explicándoles aquellas pequeñas cosas muy necesarias de una forma natural.

Lógicamente, alguien del departamento de personal supervisará este recibimiento y ayudará al anfitrión asignado a hacer los comienzos lo más agradables posibles.

El primer día debería ser bastante relajado y distendido, procediendo a introducir poco a poco al nuevo empleado en la filosofía de la compañía.

Igualmente hay que enseñarle su entorno de trabajo y presentarle a sus compañeros de trabajo. El hacer una pequeña comida de departamento el primer día ayuda a romper la frialdad que provoca el desconocimiento mutuo y así, comenzar a conoceros. Esto supone un coste pequeño para la organización.

Los compañeros deben tener asignado un tiempo diario cada uno para introducir en materia al nuevo compañero en las tareas diarias del departamento para facilitarle las cosas. Irle enseñando como funciona todo poco a poco, para que vaya asimilando todo sobre la compañía. A pesar de que los recién llegados ya traen conocimientos y experiencias de sus etapa anterior, no es lo mismo; cada empresa funciona de una misma manera.
Esto, a nivel teórico, parece muy fácil y la realidad es muy dura, haciendo que la carga de trabajo y la falta de tiempo no permitan prestar atención al nuevo. Obviamente, requerirá un esfuerzo por ambas partes para adaptaros unos a otros. Sin embargo, merece la pena y es cuestión de querer hacerlo. Que vosotros no tuvieseis ese recibimiento no quiere decir que los demás no deban tenerlo.
Es cuestión de echarle imaginación para hacer que el primer día sea especial para esa persona. ¿A quién no le haría ilusión encontrarse con un cartel personalizado en la entrada, anunciando que ese día comienzas a trabajar en la empresa? O que te recibiese todo tu departamento en la puerta. Hay miles de formas de sorprender al recién incorporado. La cuestión muchas veces es querer. Habrá que ir variando en intentar recibir a cada nuevo compañero de una forma distinta variando pequeñas cosas.
Hará que el nuevo vea que su compañía se preocupa por él desde el primer día, que comienza contando con él y haciendo que forme parte de ellos lo antes posible.
Por supuesto, para poder implantar este tipo de políticas personalizadas de acogida, se requiere la involucración de toda la compañía para que haya una coordinación de todos los miembros de la misma. Requiere que los impulsores de este tipo de iniciativas sea la cúpula directiva de la compañía, participando activamente en su implantación para que sea algo que se sienta por todos los miembros de la compañía.
El transmitir “buen rollo” desde el primer día es más importante de lo que algunos se creen. El recibimiento que se brinda a los recién llegados dice mucho de las compañías.
Por supuesto, este trato especial no tiene que ser algo único del primer día y continuar de otra forma durante todo el tiempo que se esté en la compañía. De nada sirve brindar un recibimiento especial que se quede en algo aislado del primer día y a partir del segundo día la actitud hacia él cambie por completo.
Las acogidas adecuadas tienen que prolongarse a lo largo del tiempo para que sean efectivas. Los nuevos empleados necesitan un período de adaptación mínimo de 3 a 6 meses durante los cuales deberían contar con la ayuda y apoyo de todos los integrantes de la compañía.

Todos los involucrados en la acogida tienen que estar coordinados para que la misma funciones adecuadamente. De nada sirve que alguien cumpla su papel si los demás olvidan hacerlo. La descoordinación se percibe rápidamente hasta por los recién llegados. El ser nuevo no significa ser ingenuo.

De la misma forma, el que este tipo de acogidas no se hayan utilizado hasta la fecha en la compañía no es excusa para no cambiar las cosas y comenzar a hacerlas poco a poco, adaptándose a las nuevas necesidades. Habrá que ir evolucionado para adaptarse a las necesidades del momento.

Esto hay que extenderlo a todos los integrantes de la compañía, haciendo que todos se sientan especiales, dentro de lo posible, a pesar de llevar más tiempo en la compañía. ¿A quien no le haría ilusión recibir un mensaje global de su empresa felicitándole por su cumpleaños y anunciando el mismo para que se sienta mucho mejor en ese día tan importante para él?

Para avanzar, las compañías deben arriesgarse y demostrar a sus integrantes que cuentan con ellos. De esta forma, se conseguirá que los trabajadores se comprometan desde el primer día y estén dispuestos a colaborar para lo bueno y lo malo. No olvidéis que para recibir también hay que dar.
  1. Jose Miguel Bolivar dice:

    El primer día en la empresa es fundamental y, en mi opinión, el supervisor directo debería dedicarle 3 ó 4 horas al menos al nuevo empleado dándole una visión general de la empresa, su estrategia y objetivos y los del departamento; sentando las bases sobre como va a ser la comunicación entre ellos, estableciendo reuniones periódicas…
    En resumen, creando el vínculo que todo líder debe tener con su equipo.

    Luego está el papeleo del primer día, conocer a otros compañeros, etc.

    JM

  2. José Luis del Campo Villares dice:

    Muy buuenos consejos y muy buen artículo.

    Yo en este caso para el primer día recurriría a la sabiduría popular: “Donde fueres haz lo que vieres”. Puede que para el primer día fuese un buen recurso.

    Saludos

  3. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola JM,

    En efecto, el supervisor inmediato el primer día tiene un papel importante con el recién llegado para sentar las bases de una buena relación desde el primer momento y así evitar posibles problemas.

    Saludos,

  4. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola José Luís,

    Me alegro que te guste el artículo.

    El dicho popular que aplicas va muy bien porque para pasar desapercibido nada mejor que mimetizarse con el entorno desde el primer minuto y ser uno más.

    Saludos,

  5. Muy bonito el artículo. Así debería ser el primer día de todo nuevo empleado.
    Lo que más me gustó a mí de mi primer día fueron las presentaciones de los compañeros.
    Saludos.

  6. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Carol,

    Me alegro que te guste. La verdad que así deberían ser los comienzos de todos los nuevos trabajadores en alguna organización aunque parezca complicado no lo es tanto.

    Las presentaciones de los compañeros suelen ser muy importantes ya todos nos gusta siempre y cuando vaya bien.

    Saludos,

  7. Muy buenas ideas esa de poner el cartel con el nombre y sorprender al recién incoporado. La verdad es que si uno encuentra eso cuando entra a una organización seguro que la impresión será muy pero que muy satisfactoria.
    El primer día hay que tener mucho cuidado, desde los departamentos de RRHH se establece que haya un plan de acogida, que en principio está establecido, pero luego, cuando vas al departamento que te toca, te encuentras que la persona que te recibe no está “preparada” para hacer un buen plan. Es decir, casi casi se ha enterado el día anterior de que llegas no sabe muy bien lo que tienes que hacer, etc, etc. Creo que en este caso el departamento de personas flojea un poco, se centra únicamente en su parte sin dar un soporte al resto de deparamentos.
    Creo que deberían encargarse de aleccionar a todos los posibles supervisores para que persona tenga una entrada por la puerta grande

  8. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola JAM,

    La verdad que hay que intentar sorprender al recién incorporado el primer día para que empiece con buen pie en la compañía. A veces cuesta muy poco y se da al incorporado más de lo que espera.

    Cierto con tener un buen procedimiento de acogida no hacemos nada si todo el mundo encargado de hacerla la misma no sigue los mismos criterios. Así que como índicas debe producirse una coordinación para que todo salga bien.

    El departamento de personal debe encargarse de dar soporte y enseñar a los supervisores como enfocar y hacer una buena acogida de las nuevas personas de sus departamentos para evitar que por esto comiencen las cosas torcidas.

    Saludos,

  9. ALEXIS BLANCO BLANCO dice:

    HOLA AMIGOS FELICITACIONES POR SU IMPORTANTE BLOGS, ESTAMOS EN LA MISMA ONDA EDUCATIVA DE SERVICIO A LOS DEMAS A TARAVES DEL CONOCIMIENTO…………….. Lic. ALEXIS BLANCO
    MI BLOGS ES http://WWW.CALIDADYSUPERVISION.BLOGSPOT.COM
    E-MAIL: blanco_blanco_alexis@hotmail.com

  10. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Alexis,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    No conocía tu blog procederé a chequearlo y a seguirlo desde ahora.

    Saludos,

  11. Execelente articulo amigo, mi blogs esta a la orden cuando quieras escribir algun articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *