suscribete: Posts | Comentarios | Email

DE LA URBE AL POLÍGONO

Con el traslado de la mayoría de las empresas de los cascos urbanos a los polígonos industriales de la periferia, hemos tenido que cambiar de mentalidad para adaptarnos a estas nuevas circunstancias. Ha supuesto un cambio tanto para el empresario como para el trabajador.

Cuando la empresa decide trasladar sus instalaciones a un polígono se encuentra con el primer obstáculo: el desplazamiento de sus trabajadores. No todos dispondrán ni de carnet de conducir ni de vehículo. Consecuentemente, habrá que dotarles de alguna opción. Si queremos que sigan en nuestra organización, tendremos que pensar que habrá que dar facilidades.

Hay muchas opciones: autobús de empresa, autobús de polígono (últimamente implantándose y sufragado por el polígono y/o las propias empresas).

Aquellos trabajadores que, aun existiendo esta opción, decidan acudir a trabajar en su vehículo particular, no pueden reclamar compensación porque la empresa ya les da una opción alternativa. Aun así, ocurre que empresas, para mantener contentos a estos trabajadores, deciden abonarles un pequeño plus de transporte que no deja de ser simbólico para el coste que tiene hoy en día el combustible.

Otro obstáculo es el horario; me voy a centrar sobre este tema.

Cuando las empresas están en el caso urbano el horario que suelen llevar es partido (de mañana y tarde) con un parón para comer de entre 2 y 3 horas no subvencionado, en la que los trabajadores en su gran mayoría acuden a su domicilio a comer para volver posteriormente al trabajo. Con el traslado a los polígonos industriales esto ya no es posible. Las distancias se alargan y tiene que haber un cambio en la empresa, por mucho que le cueste entenderlo al empresario. Es un cosa que van a agradecer todos los trabajadores y que les va a permitir conciliar mejor su vida personal y profesional.

Las horas anuales de trabajo se tienen que seguir cumpliendo, claro está, siguiendo las indicaciones del convenio colectivo por el cual se rige la empresa. Simplemente se procede a distribuirlo de otra manera. La mejor opción son los horarios continuos con flexibilidad a la entrada y la salida con un pequeño parón para comer de entre media hora y una hora a elección de cada trabajador en función de sus circunstancias particulares.

Esto suele ser muy bien acogido por los trabajadores y es una forma de hacerles más atractivo el traslado a un polígono industrial porque perciben que nos adaptamos a ellos. Mientras la productividad no baje con el horario continuo y flexible no se va a tener ningún problema. No olvidemos que esto se tiene que seguir controlando. Por otro lado, con este nuevo horario hay que seguir poder atendiendo a nuestros diferentes clientes en función de sus horarios por lo que tendremos que hacer que el horario continuo abarque más horas, estableciendo turnos.

Esto supone un cambio de cultura para el cual muchos trabajadores no están preparados y confunden la flexibilidad horaria con el “escaquearse” y hacer menos horas al día de las que se estipulan. Hay que ser conscientes de que la flexibilidad a la entrada y a la salida supone que el que entra más tarde tiene que salir más tarde para seguir cumpliendo con las horas diarias establecidas. A parte, con esta flexibilidad, el trabajador cada día puede entrar a trabajar a distintas horas y, en función de cuando llegue, saldrá antes o después. La gran mayoría de los trabajadores son adultos y responsables, sin embargo, hay una minoría de irresponsables que hacen que paguen las consecuencias de unos pocos toda la plantilla.

Por lo tanto, es normal que en las organizaciones que llevan este tipo de horarios se implanten sistema de fichajes con tarjeta , huella dactilar (para las más tecnológicas) o un simple reloj con impresión de entrada y salida en cartulinas (vamos, el de toda la vida) para controlar el horario que hace cada trabajador.

Este sistema también tiene que estar implantado en el comedor de la empresa. Las empresas que tienen implantados estos sistemas suelen ser de un volumen de trabajadores elevados por lo cual es preciso tener personal que se dedique exclusivamente a controlar todo este tipo de registros, sacando informes detallados que especifican las incidencias diarias.

Muchos trabajadores son reticentes a este tipo de controles, sin embargo, esto va en beneficio de los trabajadores que cumplen sus horarios porque va a permitir detectar a los trabajadores que se quieren ausentar antes de tiempo, que alargan sus pausas intentando salir antes de cuando les corresponde por esto. Pero también se verá quien realiza más horas que nos permitirá evaluar su progresión en la empresa, si además de tiempo, es productivo. No por quedarse más tiempo en la empresa quiere decir que trabaje más.

Normalmente la oposición a este tipo de sistemas se debe a miedos infundados por el desconocimiento a lo nuevo. Aquellas personas que persisten en su oposición tendrán algo que ocultar o porque no les conviene ser controlados debido a que su horario posiblemente, no sea el debido.

Desgraciadamente, la flexibilidad conlleva más control para cerciorarnos de que todos los trabajadores cumplen con sus obligaciones laborales dentro de los horarios. El incumplimiento reiterado del horario de trabajo por parte de un trabajador puede ser objeto de sanciones leves, graves y muy graves acabando en el peor de los casos en despido por este motivo.

No es algo tan descabellado porque todos los trabajadores controlamos que, en la fecha estipulada, se nos pague el salario que nos corresponda, que se nos permita disfrutar de las vacaciones que marca la ley, etc. Pues el empresario tiene que controlar que los trabajadores cumplan con su horario y con su trabajo y si fuera necesario, amonestar a los que no lo hagan por su propio beneficio, además de por interés y respeto hacia los trabajadores que lo hacéis.

Este tipo de medidas se basa en la confianza mutua entre el empresario y el trabajador. Por lo tanto, estos sistemas de control se implantan para cumplir con esa confianza. Sería incumplirla hacia los trabajadores si el empresario no controla que todos cumplen lo pactado. El permitir que algunos trabajadores hagan menos horas de las que les correspondes sin justificar es una falta de respeto hacia el resto de los trabajadores.

En resumen, todo cambio lleva unas consecuencias en el día a día de los trabajadores. Cuanto antes nos acostumbremos mejor será para todos. La empresa nos ofrecerá un horario flexible. Seamos como tenemos que ser y cumplamos con nuestras obligaciones.

  1. Anonymous dice:

    Que dia abandonaremos esa falsa premisa de que permanencia es igual a rendimiento, esto era válido para empresas industriales asociadas a cadenas de montajes pero hoy en dia este planteamiento es cada dia más falso!!!

  2. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola,

    En primer lugar darte las gracias por participar.

    Totalmente de acuerdo contigo que la permanencia de más horas en el puesto de trabajo no va asociada a mayor rendimiento. Hay ratios que determinan que personas producen más independientemente del tiempo que estén en su puesto de trabajo.

    Sin embargo comentar que las empresas de cierto tamaño tienen que tener estos sistemas de control simplemente por temas de organización interna.

    Espero que algún día se puedan eliminar debido a que ha cambiado la cultura hacia la flexibilidad en las organizaciones por parte de todos los implicados.

  3. Muy interesante la reflexión sobre el horario laboral, en las grandes ciudades se pierde mucho tiempo en desplazamientos, llegas ya cansado al trabajo, poco motivado, luego todo el día…pienso que la productividad aumentaría mucho si hubiese un cambio de horario, la gente sería más feliz y trabajaría mejor.

    Tambien deacuerdo en productividad en lugar de horario, pero a veces es difícil de medir.

    Un saludo y enhorabuena por el post.

  4. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Oscar,

    Efectivamente hay que intentar amoldarse a los nuevos hábitos de vida de la gente y poner un horario que se acople a los trabajadores dentro de lo posible para tenerlos contentos.

    Esta claro que cada vez importa más los que producimos en nuestro trabajo independientemente del tiempo que se este en la oficina. Sin embargo es más complicado de controlar de lo que parece cuando el número de trabajadores ya es importante.

    Me alegro que te guste el post.

  5. De acurdo con anónimo y Oscar.

    El 9-5 es un resultado de la revolución industrial, ahora cuándo la mayoría de los trabajadores somos “trabajadores capacitados” (knowledge workers) es hora de empezar mirar alternativas.

    España especialmente tiene que aflojarse un poco.

    Claro, como dices, hay empresas que necesita sistemas de control.

    Un saludo!

  6. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Eric,

    Gracias por participar.

    Coincido contigo que dados los tiempos en los que estamos en los que abundan los trabajadores cualificados debería abrirse la mente hacia este tipo de barreras desde ambas partes no solo desde el lado empresarial.

    A nivel teórico parece muy fácil de implantar cuando en la práctica cuesta aunque es necesario.

    Saludos,

  7. La DobleM del motor. dice:

    una consulta te haria trabajo en la expo y tengo un viaje cerrado de hace meses y ese dia tengo que trabajar no podria pedirme ese dia como asustos propios enseñando los billetes o tengo que peder todo el dinero,porfavor contestame

  8. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola,

    Comentarte que antes de cerrar un viaje hay que asegurarse que esas fechas vas a poder tener vacaciones en el trabajo sin problema.

    En caso de que te hayas incorporado al trabajo con el viaje ya cerrado hay que comentarlo antes de comenzar para ver si les supone inconveniente.

    Por eso muchas veces al contratar un viaje es fundamental hacerse un seguro de cancelación que pueda cubrir estos imprevistos para no perder el dinero.

    Siempre te queda la posibilidad de intentar cambiar el turno con algún compañero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *