suscribete: Posts | Comentarios | Email

EXTERNALIZÁNDOSE

A muchas organizaciones, en un momento, les surge la duda de si externalizan procesos de selección o si, por el contrario, echan mano como de forma habitual de su departamento de recursos para cubrir esas vacantes.

Está claro que pequeñas y medianas organizaciones que no tienen departamento propio de recursos humanos van a externalizar sus procesos de selección mediante consultoras o empresas de trabajo temporal para cubrir las nuevas necesidades de recursos que les vayan surgiendo. De todas formas, en el momento en el que la plantilla empieza a crecer considerablemente, sería conveniente que la dirección de la organización se plantease la creación de un departamento de personal propio porque le va a permitir reducir costes en este área de forma considerable.

En la sociedad actual, aun las medianas y grandes empresas con departamentos de recursos humanos propios tienen que echar mano de las consultoras y empresas de trabajo temporal para poder cubrir determinados perfiles profesionales.

Eso sí, antes de externalizar un proceso de selección tenemos que pensar con detenimiento qué consultora vamos a elegir para que nos realice el proceso de selección, porque aunque nos parezca mentira, todas no son iguales y nos jugamos mucho en la decisión.


Para empezar no dejarnos impresionar por su marketing a la hora de haceros su presentación porque aunque os cause buena impresión no habéis trabajado con ella. Por lo tanto, es conveniente pedir referencias de cómo trabajan esas consultoras a conocidos o amigos de otras empresas que hayan trabajado ya con ellos.

También es aconsejable, antes de llegar a ningún acuerdo con alguna de estas consultoras, tener claro qué fases queréis que tenga el proceso de selección, el perfil concreto del puesto a cubrir, los plazos de tiempo que tenéis para cubrir esa plaza, las condiciones contractuales a ofrecer al seleccionado, sus aptitudes y actitudes…

No olvidéis el presupuesto con el que contáis porque está claro que os va a suponer un ahorro de tiempo. Recordad que la gran parte de estas selecciones os las van a efectuar pasándoos los oportunos informes y presentándoos finalmente a tres o cuatro candidatos finalistas; aun así, el coste de estas consultoras es alto. Para que os hagáis una idea suelen cobrar un porcentaje del salario bruto anual que llevéis idea de abonar para ese puesto. Cuantos más puestos queráis cubrir mayor oferta os harán. Pero a nivel de ejemplo imaginaros que para un perfil intermedio que vayáis a contratar a través de consultora lleváis idea de pagarle 35.000 euros y la consultora cobra un 14% de eso salario nos va a suponer un coste de 4.900 euros más IVA.

Lo normal es reunirse periódicamente con la consultora, sobre todo al principio, para detallar la necesidad a cubrir, los requisitos, plazos, filosofía de la empresa, valores, etc. para que, así, la consultora se pueda hacer una idea concreta en global de lo que buscáis. Además, no olvidéis que es la consultora la que se tiene que amoldar a vosotros para daros los que preciséis.

Si la consultora seleccionada por vosotros se compromete a cumplir unos plazos de cara a presentaros candidatos finalistas para que los veáis, debéis exigir que se cumplan, por muy poco realistas que puedan parecer. Como esto quedará reflejado en el contrato, lo tendréis fácil a la hora de exigirlo.

Como en todo, hay que estar detrás y al tanto sobre todo cuando es la primera vez que trabajamos con esa consultora.

Por lo tanto, tomaros vuestro su tiempo y consultad con varias consultoras para que os cuenten su forma de trabajar, los perfiles más habituales que seleccionan, campo de acción donde trabajan (provincial, nacional, internacional), plazos con los que suelen trabajar, tarifas de sus servicios, formas de pago, clientes con los que trabajan, etc; con todos estos datos comparad unas con otras. Tras esto va bien buscar referencias de las que mas os hayáis gustado para ayudarnos a tomar la decisión que más nos favorezca. Es una inversión importante por lo tanto hay que tomarse su tiempo.

Recordad pedir información sobre todos los aspectos del contrato que firmen y también habrá que tener presente qué hacer en caso de que el candidato finalmente seleccionado no encaje en vuestra organización y a lo que se compromete la consultora elegida.

Tampoco hay que guiarse solo por el coste; ya sabemos todos que a veces lo barato es caro. Es preferible que cobren más si los servicios que van a prestar son profesionales. Eso sí, no la más cara es siempre la mejor. Hay que analizar todas las variables que he indicado anteriormente.

Por lo tanto, tened esto en cuenta a la hora de externalizar un proceso de selección para no encontrarse luego con sorpresas desagradables. Al fin y al cabo, estáis contratando un producto que os tiene que prestar el servicio esperado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *