suscribete: Posts | Comentarios | Email

LE LLAMABA PARA HACERLE UNA ENTREVISTA…

Las entrevistas de trabajo no solo son presenciales. También se pueden efectuar vía telefónica; muchas organizaciones tienen esta modalidad de entrevista como forma habitual de trabajo para contactar y contrastar los datos de interés de cada candidato.

Personalmente, creo que las entrevistas telefónicas tienen una finalidad clara que es la de establecer una primera toma de contacto con los candidatos que, a priori, cumplen el perfil buscado, para verificar que cumplen los requisitos mínimos y contarles, a nivel general, la oferta para comprobar si tienen interés en continuar participando en el proceso de selección.

No podemos pretender realizar una entrevista exhaustiva para un puesto de trabajo vía telefónica porque no vas a limitar a la hora de poder sacar conclusiones claras sobre cada candidato. En primer lugar tenemos
la barrera de la distancia de no poder hacer observación directa de cómo reacciona, se comporta y responde a nuestras preguntas.

El candidato está en ventaja, ante los entrevistadores, porque al no tener contacto visual directo con nosotros, puede no contarnos toda la verdad y no darnos cuenta porque nos falta información. Así, el candidato puede “maquillar” sus respuestas con intención de acceder a la siguiente fase: una entrevista personal. Siempre es un riesgo y vamos concertar entrevista con candidatos que, a lo mejor, en una entrevista personal, no hubiesen pasado la primera criba.

Por otro lado, el candidato puede tener delante su CV y estar leyéndolo sin sabérselo. En las entrevistas cara a cara, no tiene delante su CV y nos permite saber si lo que nos cuenta coincide con los que está plasmado por escrito en su curriculum.

Si en un momento dado tenéis que realizar entrevistas telefónicas, no olvidéis que tenéis que llamar vosotros a los candidatos porque al fin y al cabo sois vosotros los que queréis hablar con él. En caso de que le dejéis un aviso y os llame el, debéis indicarle que cuelgue y que le volvéis a llamar vosotros. Necesitamos que durante el tiempo que dure la entrevista, esté relajado y tranquilo, es decir, que si ha llamado el va a intentar colgar cuanto antes porque es consciente que el coste de la llamada corre de su parte e inconscientemente va a ser lo más breve posible.

En el momento de localizarle, hay que preguntarle si en ese momento le va bien poder mantener una breve entrevista telefónica y en caso de que nos diga que le va mal, debéis preguntarle a qué hora puede atendernos y, así, llamarle cuando el pueda. Es recomendable que les aviséis con un tiempo razonable para que los candidatos se puedan preparar la entrevista telefónica. Aunque juguéis con ventaja, la preparación para este tipo de entrevistas, es igual de importante, aunque os cueste creerlo.

Nos va a suponer invertir como máximo un 30% del tiempo dedicado a las entrevistas personales y nos muestra rápidamente la adecuación o no del candidato al perfil requerido.

En muchos casos, nos ahorra tener que realizar desplazamientos innecesarios a candidatos que se alejan de los datos objetivos requeridos por el perfil o que tienen poca motivación sobre todo cuando tenemos que desplazarnos a otra ciudad a realizar el proceso de selección.

Los entrevistadores podemos, con este tipo de entrevistas, estructurar y sistematizarlas sin problema y marcar el ritmo de la misma de forma más cómoda que en la entrevista personal. Esto nos permite hacer una rápida recogida de la información objetiva precisa, aparte de situar en igualdad de oportunidades a todos los candidatos, debido a que nos vamos a tener que guiar fundamentalmente por lo que nos cuenta y no podemos sacar conclusiones por otros canales que si los tenemos en la entrevista personal.

Cuando estemos desarrollando la entrevista telefónica hay que tener cuidado y no hacer ruido porque, aunque no lo parezca, se oye todo. Olvidaos de mascar chicle (y va para los dos interlocutores) durante una entrevista telefónica porque es molesto.

El tono es importante. No olvidéis mantenerlo adecuado para que vuestro interlocutor os oiga correctamente, además de buscar un sitio sin ruido para evitar posibles interferencias.

Da mala sensación a los candidatos que todas las entrevistas de un proceso de selección se realicen vía telefónica sin conocer a ningún representante de la empresa.
Puede, incluso, hacerle sacar conclusiones negativas de vuestra organización por el contacto impersonal que suponen este tipo de entrevistas.

A los candidatos que les hicimos una primera entrevista de trabajo para recopilar datos básicos y ver si finalmente encajan en el perfil y que fueron desechados por no cumplir los requisitos buscados, hay que llamarles para decirles en qué estado ha quedado su candidatura y agradecerles su tiempo. Es una formula poco extendida entre los departamentos de recursos humanos y que considero fundamental realizar.
Cuesta poco tiempo en comparación con lo que lo agradecen los candidatos y que va a causar una buena imagen de vuestra organización; así vosotros marcaréis la diferencia.

Por ir concretando hay tres etapas claras en el desarrollo de las entrevistas telefónicas que son:

1.- Establecer contacto con el candidato siguiendo los siguientes pasos:

– Identificaros (especificando nuestro nombre, departamento al que perteneces, cuál es tu organización y cómo recibiste su CV).

– Explicarle el motivo de vuestra llamada.

– Informarle del tiempo requerido para la entrevista y asegurarnos de su disponibilidad para realizarla en ese momento.

2.- Recogida de información básica prestando atención sobre todo a:

– Sus datos personales.

– Verificar si cumple los requisitos específicos del puesto (conocimientos académicos, conocimientos específicos requeridos, experiencia profesional necesaria, etc.).

– Comprobar la motivación del candidato por nuestra oferta.

– Conocer su banda salarial actual y que nos determine sus expectativas económicas con respecto al puesto al que opta.

3.- Despedida y cierre con los siguientes pasos:

– Agradecerle su tiempo.

– Informarle de los siguientes pasos en el proceso de selección.

Mi consejo para los profesionales que estáis comenzando en el mundo de la selección es que analicéis y plasméis por escrito el plan de acción de cada proceso selección, especificando los objetivos que tenéis que alcanzar y determinar qué herramientas selectivas os ayudan de forma más adecuada a conseguir cada uno de ellos.

El usar la entrevista telefónica para hacer una entrevista en profundidad es un error que os puede costar muy caro y que no os vais a dar cuenta del mismo hasta que no se incorpore el candidato seleccionado finalmente.

Querer ahorrar tiempo os va suponer invertir posteriormente el doble de tiempo por no saber elegir el tipo de entrevista adecuada para cada fase del proceso selectivo.

En conclusión. La entrevista telefónica puede ayudarnos pero en ningún caso, ha de ser el único tipo de entrevista que realicemos.

  1. Senior Manager: dice:

    Siempre va bien concocer ésta información desde los dos puntos de vista… Una vez me llamaron desde Alemania para entrevistarme telefónicamente, me hicieron algunas preguntas y al final el entrevistador me confesó que realmente su misión era determinar si podía mantener una conversación en inglés, ya que todos mis datos habían sido confirmados satisfactoriamente por otras vías…así que no sé si me sentí aliviado por haber pasado la prueba o un poco desilusionado porque no me dijeron desde el principio que sólo querían confirmar mi nivel de inglés… De hecho decidí continuar con el proceso porque se trataba de una reconocida head hunter, pero si me quejé verbalmente cuando vinieron a Barcelona a entrevistarme, su explicación fue que muchos envían el CV en inglés y luego no lo saben hablar (¿?)

  2. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola SM,

    Efectivamente muchas veces es para comprobar requisitos imprescindibles en los candidatos y es muy habitual para comprobar el conocimiento de un idioma.

    Muchos demandantes de empleo se mienten a si mismos a la hora de plasmar sus conocimientos en un CV. Además mira que se les dice que mintiendo no se ayudan porque las empresas comprueban todos los datos.

    Con esto de los idiomas salen mil y una anécdotas.

  3. Hoy he encontrado tu blog y me he suscrito. Curiosamente hace poco hice una entrada, menos profunda y detallada, sobre la llamada para concertar la entrevista:

    http://historias-de-jp.blogspot.com/2008/04/llamando-un-candidato-para-una.html

    Me he permitido enlazar este post desde ahí.

    Saludos,

    JP
    http://historias-de-jp.blogspot.com

  4. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola J P,

    Muchas gracias por participar.

    Un artículo muy interesante también el tuyo.

    Voy a poner tu blog entre mis enlaces interesantes.

    Estamos en contacto.

    Saludos,

  5. Juan:

    Me encanta poder compartir ideas y este caso casi hasta temática. Gracias por el enlace y cuenta con uno en Historias de JP, ya hoy he tirado de posts antiguos de tu blog y me encanta la temática.

  6. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola JP,

    Si la verdad que es agradable encontrase en la red cada vez más páginas sobre esta temática.

    Me alegro que te parezca mi blog interesante.

  7. ledys ramirez dice:

    muy satisfactorio poder contar con estas paginas

    que nos ayudan mucho para nuestra preparación,
    muchas
    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *