suscribete: Posts | Comentarios | Email

INTERFERENCIAS RECEPTOR/EMISOR

Todos, en más de una ocasión, al mantener una comunicación con uno o más interlocutores hemos tenido problemas para recibir o transmitir el mensaje de forma adecuada.

Cuando se producen las temidas y habituales interferencias entre el emisor y el receptor de mensaje hay que analizar las causas que han motivado esa falta de sincronización entre ambas partes.

Lo peor de todo es que, normalmente, cuando emitimos un mensaje a otras personas no perdemos tiempo en ver si han comprendido el significado real del mismo, produciéndose, por ello, una gran pérdida de tiempo que se traduce, en términos profesionales, en perdidas cuantiosas.

Los errores en unas ocasiones pueden partir del que emite el mensaje, ya que antes de lanzar el mismo, nos tenemos que preocupar de 1) estudiar minuciosamente a quien va dirigido para adaptar el mensaje a ese público (ya que el lenguaje a usar puede ser diferente en función de los receptores, es decir, lenguaje coloquial, técnico, etc.) y 2)tener claro el mensaje a transmitir, ya que tenemos que ser claros y concisos; si mezclamos temas, las personas a las que va dirigido, van a perderse.

Por otro lado, tenemos que cerciorarnos de que las personas han recibido y comprendido de forma correcta el mensaje que les queríamos hacer llegar.

Otras veces el error puede partir del receptor; en la actualidad vivimos en una sociedad en la que no tenemos tiempo para nada y por ello muchas veces cuando recibimos un mensaje que tiene más de dos párrafos lo leemos por encima sin darnos cuenta de que eso es gran error; así, podemos recibir un mensaje equivocado por no dedicarle la atención adecuada.

Esto suele demostrar una falta de organización, ya que para leer nuestros mensajes de forma incorrecta es preferible posponer su lectura para otro momento en el que le podamos prestar la atención que requiere.

Es crucial en el mundo laboral prestar atención a nuestras comunicaciones, tanto cuando actuemos como receptores o como emisores, ya que para aprovechar nuestro tiempo laboral, ser plenamente productivos y no provocar errores evitables, hay que ser consciente de la importancia que tiene la coordinación en las comunicaciones con otras personas.

También hay que indicar que si nuestra parte la hicimos de forma correcta y el error estuvo en el otro interlocutor, se lo tendríamos que hacer ver, suponiendo que tuviéramos la suficiente confianza, y así pudiera corregir esos errores en los cuales ni siquiera había caído.

Para darte cuenta de la importancia de una comunicación efectiva, reflexiona de forma individual y piensa en la última vez que tuviste una interferencia en algún mensaje en el que actuabas como emisor o receptor. Plantéate las siguientes preguntas:

Como emisor:

¿Analizaste a qué personas te querías dirigir? ¿Concretaste el mensaje a enviar?

Como receptor:

¿Dedicaste el tiempo necesario para comprenderlo?

Ahora, el hacer las cosas de forma adecuada, está en tus manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *