suscribete: Posts | Comentarios | Email

DAR EJEMPLO Y PONERSE EN EL LUGAR DEL OTRO

Desde un principio hemos necesitado de la ayuda de otras personas para poder cumplir nuestros objetivos, bien sea a nivel profesional o personal.

También hay que saber que, antes de pedir nada a nadie, tenemos que estar dispuestos a hacer algo por los demás. No podemos exigir a nadie que nos ayude si jamás nos planteamos poder prestar nuestra ayuda a los demás.

Por lo tanto, el primero que tienes que dar ejemplo a los demás eres tú mismo.

Centrándonos más en el ámbito profesional es muy fácil exigir a las personas de nuestro entorno el cumplimiento de determinadas normas o procedimientos; sin embargo, de nada va a servir si tú mismo te las “saltas a la torera”. No olvides que las personas de tu alrededor tienen que ver ese hábito en ti también para sentirse vinculados a hacer lo mismo.

Muchas veces criticamos actitudes o comportamientos del resto de compañeros de forma trivial sin parar a pensar porqué actúan así o qué motivo les puede llevar a semejante comportamiento que nos resulta tan especial.

Así que, antes de criticar, plantéate como estarías tú en esa misma situación en la que se encuentra tu compañera/o de trabajo. Hay que ponerse en el lugar de los demás si queremos comprendenderles.

Por lo tanto, me gustaría que te hicieses estas dos preguntas:

¿Eres un ejemplo a seguir en aquello que exiges a los demás?

¿Te pones en el lugar de prójimo antes de juzgarle?

Si las respondes de forma objetiva te ayudaran a entender muchas cosas que hasta ahora no comprendías por falta de visión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *