suscribete: Posts | Comentarios | Email

PRIORIZAR

La gestión de nuestro tiempo es vital para poder organizarnos en nuestras vidas profesionales. Sin embargo para poder gestionar nuestro tiempo de forma adecuada tenemos que saber priorizar entre la totalidad de nuestras tareas y asuntos de trabajo.

Si no somos capaces de saber priorizar entre la totalidad de nuestras tareas laborales vamos a ser incapaces de gestionar nuestro horario laboral de forma eficaz.

Estaréis conmigo que entre el el volumen total de tareas que tenemos asignadas y que nos van surgiendo en nuestro día a día, hay tareas urgentes, importantes, habituales, rutinarias, etc.

Esta claro que tenemos que llegar a realizar todas estas tareas, desde las más urgentes hasta las tareas más rutinarias, ya que todas son necesarias para algún miembro de nuestra organización. Hasta aquí estoy de acuerdo, comienzo a discrepar, cuando veo trabajadores que no saben diferenciar entre unas tareas y otras.

Por no saber catalogar nuestras tareas de trabajo por orden de importancia real, nos generamos una carga de trabajo excesiva, unas veces por nuestra culpa, otras veces por culpa de otros.

Tenemos que educarnos a nosotros mismos y al resto de las personas que cada cosa tiene su tiempo y su momento.

No olvidemos que todos dejamos de ser objetivos en la priorización de las tareas que encomendamos a otros compañeros y tenemos que ser conscientes de que una cosa puede ser muy importante para nosotros por nuestro propio egoísmo e interés, sin embargo eso no quiere decir que realmente sea tan importante desde un punto de vista objetivo.

Mis consejos para saber priorizar son los siguientes:

– A primera hora del día recapitular tareas a tener que realizar estimando el tiempo que no van a llevar.

– Establecerse un periodo de tiempo al día para atender el correo electrónico que nos va entrando a lo largo del día (ya que si estamos constantemente mirándolo se pierde mucho tiempo).

– Educar a la gente para que respete los tiempos establecidos para la gestión de cada asunto, ya que mucha gente tiende a saltarse los procedimientos y horarios fijados para determinadas gestiones.

– Reflexionar sobre los motivos que nos hacen no llegar a realizar en plazo aquellas tareas fundamentales para el buen desempeño de nuestro trabajo.

– Aceptar nuestros errores y estar dispuestos a ponerles solución. Todo tiene solución si estamos dispuestos a poner de nuestra parte para mejorarlo.

Haciendo estas cosas tan sencillas nos vamos a dar cuenta de aquellos fallos que nos hacen prestar más atención a tareas rutinarias que se pueden ir haciendo en pequeños ratos libres, que a las realmente urgentes y necesarias cumplir sin demorarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *