suscribete: Posts | Comentarios | Email

ACEPTAR LAS CRITICAS

En la sociedad actual, las personas no llevamos bien el recibir críticas a nuestra labor, de cualquier faceta de nuestra vida, de otros individuos cercanos a nosotros.

Tenemos que darnos cuenta que el que otras personas nos indiquen aquellas cosas que podemos o tenemos que mejorar de nosotros mismos, no es negativo, sino todo lo contrario, peor seria que no nos dijesen nada directamente y posteriormente se dedicasen a chismorrear sobre nuestros defectos o debilidades con el prójimo (cosa habitual…).

Mucha culpa de esto radica en la teoría de la perfección que nos quieren inculcar a todas las horas en el siglo XXI. Esto es algo erróneo, porque para llegar a la perfección, antes tenemos que encontrar aquellas cosas a mejorar de nosotros mismos. Una vez conseguido esto podremos ponernos a mejorar nuestras debilidades y conseguir pulirlo al máximo de nuestras posibilidades.

Siento decepcionaros, pero el individuo perfecto no existe. Las personas que se consideran perfectas suelen ser las que más defectos tienen. Simplemente se niegan a ver la realidad y viven en mundo paralelo al del resto de mortales.

El recibir críticas (constructivas) es positivo porque nos puede permitir ver errores imperceptibles a nuestros propios ojos y así ponernos a trabajar para mejorarlos.

La crítica siempre debe ser constructiva, es decir, se produce para ayudar a otra persona a conocer sus carencias o debilidades y poder ponteciarlas a partir de ese instante.

No las confundamos con sus contrarias, las críticas destructivas o maliciosas. Éstas van a intentar ridiculizarnos o avergonzarnos antes otros individuos. En la mayoría de los casos, la persona que las realiza nos ve como una amenaza o peligro, producido por su total inseguridad.

Por lo tanto, las personas que nos indican aquellos aspectos a cambiar de nosotros mismos, nos quieren ayudar, haciéndonos ver lo que no queremos o podemos ver.

No olvidemos, que los buenos amigos, son aquellos que nos dicen lo que piensan u opinan sobre nosotros y nuestros actos de forma sincera. Tenemos la idea equivocada de que los amigos nos tiene que decir lo queremos oír, sin embargo es todo lo contrario. Incluso a veces (la mayoría) nos enfadamos por sus comentarios, cuando ellos lo que nos dicen es para que intentemos mejorar.

Tenemos que saber encajar las críticas de aquellas personas que nos rodean en nuestro día a día, a nadie nos gusta, que nos digan cosas a mejorar, sobre nuestro trabajo, nuestra vida o nuestra persona. Seria peor que no nos lo dijesen a la cara.

Es excelente recibir criticas ya que nos hacen ver aquello que debemos mejorar, para conseguir ser mucho más exigentes con nosotros mismos.

Y para finalizar un dicho popular que decía mi abuela Amparo para que penséis en ello y me deis vuestro parecer. “El que bien te quiere te hará llorar”

  1. Hola, soy Jefe y creo que no sirvo para esto. Estoy rodeado de personas que tienen problemas personales y los transmiten en el trabajo, con salidas de tono, chismorreos, etc.La verdad es que al tener que enfrentarme a los problemas que esto genera me cuesta horrores, porque llego a mi casa y sigo dándole vueltas a la cabeza. ¿Cómo relativizar?…

  2. Juan Martínez dice:

    Hola Juan,

    Comentar que lo que indicas esta a la orden del día ya que la teoría es muy fácil sin embargo la práctica es más complicada.

    La gente en España no sabes diferenciar la faceta personal de la profesional. Uno puede tener problemas personales porque todos somos humanos, eso sí, tiene que saber canalizarlo y no pagarlo en ambientes fuera de sitio para ello.

    Todos ponemos tener un mal día, dar una mala contestación a un compañero de trabajo de forma puntual, si esto pasa se pide disculpas y solucionado.

    Otra cosa es las personas que este tipo de comportamiento poco maduro lo tienen como habitual. Encima intentas hacerles ver que no es el camino adecuado para ayudarles y te crucifican.

    Si haces lo correcto antes estas situaciones tienes que saber desconectar al salir del trabajo porque la solución no depende de ti.

    Sino lo único que vas a conseguir es quemarte y eso no es nada bueno.

  3. Anonymous dice:

    Hola, yo soy maestra y a veces vienen madres a quejarse del comportamiento de otros niños que según ellas se portan mal con sus hijos, pero no saben ver lo malo que hacen ellos. total, que pasan por encima de tu opinión y encima critican tu trabajo, o la forma de actuar en el aula, yo lo llevo fatal, aunque sea mínimo el comentario, me pongo muy mal y luego incluso lloro. No aguanto la tensión de las conversaciones. Qué puedo hacer para superar ésto?

  4. Juan Martínez de Salinas dice:

    Hola Anónimo,

    En primer lugar gracias por pasarte y por participar.

    Comentarte que esto que índicas nos pasa a todos en alguna ocasión.

    Criticar es muy fácil sobre todo a los demás porque no saben la realidad y dan su opinión bajo una percepción sesgada desde su realidad ficticia por lo que les han contado.

    Tienes que saber estar por encima de estas críticas y saber aceptar a pesar de que muchas veces no sean verdad. Debes canalizar esa tensión de forma positiva viendo que te produce la misma y analizar como la puedes superar.

    Si necesitas más ayuda no dudes en ponerte en contacto conmigo.

    Saludos,

  5. Hola!!
    Lo que tu propones me parece muy interesante, pero mi pregunta es ¿como afronto la crítica que no es constructiva?¿como puedo evitar los fantasmas de la sensibilidad excesiva? gracias,

  6. Hola Diana,

    Gracias por pasarte y participar en mi blog.

    La crítica destructiva es para hacer daño y por tanto se debe ignorar con independencia de quien venga porque no se hace para ayudar sino para perjudicar. Tienes que tener seguridad en ti misma para saber pasar. A esas personas se les hace daño con la ignorancia. No es fácil, es cuestión de practicar y asumir que no le podemos caer bien a todo el mundo.

    Saludos,

    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *